Mundo

Belgrado expulsa al embajador macedonio tras el reconocimiento de Kosovo

  • El Gobierno serbio declara persona non grata al diplomático y le insta a abandonar inmediatamente el país.

El Gobierno serbio ha declarado persona non grata al embajador macedonio en Belgrado y le ha instado a abandonar el país después de que Macedonia reconociera la independencia de Kosovo, según informó el Ministerio de Exteriores macedonio.

El embajador Aleksandar Vasilevski deberá abandonar Belgrado en el plazo más corto posible, informó el Ministerio en un comunicado.

La medida fue comunicada a Vasilevski hoy, después de que Macedonia decidiera anoche reconocer la independencia unilateral de Kosovo.

El portavoz del Ministerio, Petar Chulev, consideró la medida serbia como "inadecuada y precipitada, teniendo en cuenta las buenas relaciones bilaterales que han tenido hasta ahora Macedonia y Serbia".

También el Ministerio de Exteriores serbio confirmó en Belgrado que ha quitado la hospitalidad a Vasilevski y precisó que este diplomático tendrá que abandonar Serbia en un plazo de 48 horas.

A su vez, el embajador serbio en Macedonia, Zoran Popovic, entregó a las autoridades de Skopje una nota de protesta en la que, entre otras cosas, pide que reconsideren su decisión.

Es la misma medida que Belgrado tomó contra el embajador de Montenegro, otro país vecino que también anoche reconoció Kosovo, en un acto que Serbia concibió como un revés que no contribuye a la estabilidad regional ni a las relaciones de buena vecindad.

Serbia considera ese acto como una violación de su soberanía e integridad territorial y dejó claro que las medidas de retorsión contra Montenegro y Macedonia, sus vecinos más próximos, serán más serias que las tomadas contra otros países que han reconocido Kosovo. No obstante, las autoridades serbias no han informado hasta el momento qué otras medidas piensa aplicar como muestra de su descontento.

Belgrado ya decidió retirar "la hospitalidad" a la embajadora de Montenegro en Belgrado, Anka Vojvodic, quien tendrá que abandonar Belgrado en un plazo de 48 horas.

En los días pasados, al conocer los primeros indicios de la postura de Montenegro favorable al reconocimiento de Kosovo, Serbia respondió que concebiría esa actitud como "una puñalada en la espalda" por parte de su vecino más próximo, con quien formó hasta hace dos años un Estado común.

Para Belgrado es sobre todo inaceptable el hecho de que esos reconocimientos llegaran después de que Serbia recibiera el apoyo hace dos días en la Asamblea General de la ONU para su iniciativa de que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) se pronuncie sobre la legalidad de la independencia unilateral de Kosovo.

"Los países que hasta ahora se han abstenido de reconocer Kosovo, ahora, cuando la CIJ debe empezar el proceso sobre la legalidad, no tienen en absoluto ningún motivo para hacerlo si no es para prejuzgar con su postura la decisión de esa corte", insistió anoche el ministro serbio de Exteriores, Vuk Jeremic. Según las autoridades de Belgrado, la decisión de Macedonia y Montenegro se tomó "bajo fuertes presiones políticas".

Serbia considera Kosovo como parte inalienable de su territorio y su independencia la juzga una violación del derecho internacional, por lo que anunció que proseguirá sus actividades diplomáticas y pacíficas para preservar su soberanía.

Hasta ahora, 50 países han reconocido Kosovo, entre ellos EEUU y la mayoría de los países de la Unión Europea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios