Mundo

Corea del Norte confirma que ha realizado con éxito su quinta prueba nuclear

  • China se opone a la acción y pretende "desnuclearizar" la península norcoreana. EEUU y Rusia exigen el "riguroso" cumplimiento de las resoluciones del Consejo de Seguridad.

Corea del Norte confirmó este viernes en la televisión estatal que ha llevado a cabo su quinta prueba nuclear, en el día en que el país celebra el 68 aniversario de su fundación. 

La detonación atómica se llevó a cabo "con éxito", indicó la locutora Ri Chun-hee, encargada de radiar los principales anuncios del régimen, en un breve espacio informativo especial emitido por la televisión estatal KCTV alrededor de las 13:00 hora local. 

El ensayo atómico tuvo lugar en la base de Punggye-ri, al nordeste del país, el mismo lugar donde Corea del Norte ya detonó explosivos nucleares en 2006, 2009, 2013 y en enero de este año, que le reportaron fuertes sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU. 

La nueva prueba atómica es una "medida de respuesta a EEUU y nuestros enemigos que nos han sancionado, negando nuestro estatus de orgullosa potencia nuclear y criticando nuestras acciones basadas en el derecho a la autodefensa", expresó la locutora del medio estatal. 

"Vamos a seguir reforzando nuestras capacidades para impulsar nuestra fuerza nuclear", concluyó. 

En el anterior ensayo nuclear de enero Corea del Norte aseguró haber usado una bomba de hidrógeno, algo que los expertos pusieron en duda, mientras en la detonación de hoy la televisión estatal del país comunista no ha hecho alusión al tipo de explosivo. 

La prueba nuclear de hoy habría liberado 10 kilotones de energía, según cálculos del Ejército surcoreano, lo que la convertiría en la más potente llevada a cabo hasta la fecha, y causó un seísmo de magnitud 5 en la escala Richter al noreste del país. 

El Gobierno de Corea del Sur ha condenado la acción al considerarla una "provocación intolerable", mientras Japón la calificó como una "grave amenaza" para su seguridad. 

La anterior prueba nuclear de enero y el lanzamiento un mes después de un cohete espacial con tecnología de misiles balísticos acarrearon al país duras sanciones de la ONU que prácticamente están ahogando su comercio exterior. 

Tras la detonación de hoy se espera una fuerte reacción de la comunidad internacional, alarmada por los rápidos avances en armamento nuclear y misiles del régimen de Kim Jong-un.

China, "firme opositora"

El Ministerio de Asuntos Exteriores de China expresó su "firme oposición" a la quinta prueba nuclear llevada a cabo por su aliado Corea del Norte. Así lo indica en un comunicado el citado Ministerio chino, poco después de que el Ministerio de Protección Medioambiental del país activara la respuesta de emergencia por radiación tras el movimiento sísmico detectado en Corea del Norte, indicativo del test nuclear. 

"El Gobierno chino se opone contundentemente", subraya el departamento de Asuntos Exteriores chino en el comunicado, publicado en su página web, en el que lamenta que Corea del Norte ha llevado a cabo la prueba "sin considerar la oposición general de la comunidad internacional".

"La firme posición de China es lograr la desnuclearización de la península norcoreana, prevenir la proliferación nuclear y mantener la paz y la estabilidad del noreste de Asia", añade. Pese a ser el mayor aliado de Corea del Norte, Pekín ha enfriado su relación con el régimen de Kim Jong-un tras las pruebas nucleares. 

El pasado marzo secundó las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU contra Pyongyang, las más duras adoptadas por ese organismo en 20 años. 

Obama exige "serias consecuencias" 

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, propuso a los países "aliados y socios" que el ensayo nuclear de Corea del Norte tenga "serias consecuencias", según informó la Casa Blanca en un comunicado. 

Obama calificó de "provocación" la prueba nuclear y reiteró "el compromiso inquebrantable de Estados Unidos con la seguridad de los aliados en Asia y en todo el mundo". En ese sentido, Obama mantuvo conversaciones telefónicas con la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, y con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe. 

Esto después de recibir un informe por parte de la asesora de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Susan Rice, sobre la actividad sísmica registrada en Corea del Norte y provocada por la prueba nuclear. 

Obama realizó todas estas gestiones a bordo del avión presidencial Air Force One, con el que regresó a Estados Unidos proveniente de una gira asiática. 

"El presidente indicó que seguirá las consultas con nuestros aliados y socios durante los próximos días para asegurar que las acciones provocadoras de Corea del Norte tengas serias consecuencias", apuntó la Casa Blanca en el comunicado. 

Condena a casos similares

Rusia y Estados Unidos reaccionaron hoy al nuevo ensayo nuclear de Corea del Norte reclamando a este país el respeto de las resoluciones de Consejo de Seguridad de la ONU que en el pasado han condenado acciones similares. 

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, dijo que se debe transmitir de manera "muy fuerte" al Gobierno de Pyongyang un mensaje sobre el cumplimiento de esas resoluciones. 

Por su parte, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, sostuvo que su país "está intentando determinar exactamente lo que ha ocurrido" y adelantó que deberá haber nuevas discusiones sobre este caso en la ONU. 

"Nosotros estamos muy preocupados por la realización de esta prueba (nuclear). Las resoluciones del Consejo de Seguridad deben cumplirse rigurosamente", comentó Lavrov a los periodistas en una pausa de su reunión con Kerry. "Vamos a dar un mensaje adecuado y muy fuerte a este respecto", añadió. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios