Mundo

Detenido tras retener a varios rehenes en una oficina de París

  • El atacante amenazó supuestamente con detonar dos bombas y exigió charlar con el embajador de Irán

Una mujer y una niña, en el centro, son evacuadas por las fuerzas policiales durante la toma de rehenes ayer en la calle des Petites Ecuries de París. Una mujer y una niña, en el centro, son evacuadas por las fuerzas policiales durante la toma de rehenes ayer en la calle des Petites Ecuries de París.

Una mujer y una niña, en el centro, son evacuadas por las fuerzas policiales durante la toma de rehenes ayer en la calle des Petites Ecuries de París. / YOAN VALAT / efe

Las fuerzas de seguridad francesas detuvieron ayer por la tarde al hombre que había tomado a varios rehenes en un edificio del centro de París, según informó el ministro del Interior, Gerard Collomb, que señaló que los liberados se encontraban a salvo y no había ninguno de ellos heridos. "El individuo ha sido arrestado y los rehenes están fuera de peligro", escribió en su cuenta de Twitter Collomb, quien felicitó a las fuerzas policiales galas, especialmente a la unidad de élite BRI, por su "profesionalismo y reactividad".

Uno de los dos rehenes liberados había sido rociado con gasolina por el secuestrador, señaló la Prefectura de Policía a medios franceses. El digital Actu17 indicó que el secuestrador aseguró estar en posesión de dos bombas y que quería hablar con el embajador de Irán y con el Gobierno francés. Otros medios indicaron que el autor de los hechos estaba armado con un cuchillo. Sin embargo, las autoridades francesas no confirmaron ninguno de estos dos detalles.

El suceso comenzó sobre las 16:00 en la sede de una agencia de comunicación, informó a Efe un portavoz del Ministerio del Interior. Las fuerzas de seguridad consiguieron liberar en el asalto a al menos dos personas que permanecían en el patio interior del edificio junto al secuestrador, con quien se negociaba desde unas horas antes.

Fuentes policiales señalaron a los medios galos que las demandas del autor de la toma de rehenes parecían "incoherentes" y apuntaron a la posibilidad de que el atacante se tratara de una persona con un desequilibrio psicológico.

La calle de Petites Ecuries, en el distrito X de la capital francesa, fue totalmente acordonada por un amplio dispositivo de la Policía y los bomberos, que se movilizaron en masa ante la mirada de cientos de curiosos y vecinos del lugar, en el que tienen su sede muchas empresas de comunicación y publicidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios