Mundo

Hamas e Israel desoyen a la ONU y mantienen los combates en Gaza

  • "Israel ha actuado, actúa y seguirá actuando de acuerdo a sus necesidades", ha dicho la viceprimer ministra y titular de Asuntos Exteriores hebrea, Tzipi Livni

Comentarios 5

Israel continuó con su ofensiva contra la Franja de Gaza, a pesar del llamamiento de la ONU para que cesaran el fuego de inmediato. El primer ministro israelí, Ehud Olmert, alegó que esa resolución es "inviable" mientras que no se adhieran a ella las organizaciones "asesinas" palestinas.

Además, Israel estaría convocando a varios miles de reservistas para aumentar la presión sobre Gaza. Por su parte, Hamas también rechazó la resolución, debido a que no tiene en cuenta las aspiraciones del pueblo palestino, y desde Gaza se lanzaron al menos 20 cohetes contra el sur de Israel.

Mientras tanto, los diplomáticos aseguran que la iniciativa franco-egipcia para el alto el fuego "no va a ninguna parte".

"El Estado de Israel nunca ha decidido que algún organismo externo pueda determinar su derecho a defender la seguridad de sus ciudadanos" dijo Olmert. "El ejército seguirá con sus operaciones para defender a los ciudadanos israelíes y llevará a cabo las misiones que se han asignado en la operación". Por ese motivo, durante la jornada del viernes las fuerzas del aire del ejército de Israel anunciaron que acabaron con 50 objetivos. Así, Israel desoía la resolución de la ONU, y después de que 20 cohetes cayesen en el sur del país lanzados desde la Franja, aseguraba que eso demuestra "que la resolución de la ONU no es práctica".

El Consejo de Seguridad de la ONU exigió en la tarde del jueves un alto el fuego inmediato en la Franja de Gaza, expresando su "profunda preocupación" por la situación. 14 de los 15 miembros del Consejo votaron a favor de la resolución 1.860, con la única excepción de Estados Unidos. Dicha resolución señala la "urgencia y necesidad" un alto el fuego duradero y que se respete plenamente, "hasta que se complete la retirada de las fuerzas israelíes de Gaza".

Sin embargo, al poco de que se hiciese publica la resolución, Hamas expresó su negativa a cumplirla, debido a que no tenía en cuenta las aspiraciones del pueblo palestino.

Movimiento de reservistas

Por otro lado, Mark Regev, el portavoz del primer ministro israelí, anunció que el Gabinete de Ministros discutió por segunda vez la posibilidad de movilizar a varios miles de reservistas para aumentar la operación terrestre en la Franja de Gaza, aunque se negó a dar más detalles sobre los resultados del debate. "No puedo entrar en detalles operativos. La presión militar sobre Hamas continuará".

Mientras tanto, aviones de combate de Israel lanzaron bombas en las afueras de la ciudad de Gaza, según declaraciones a Reuters de varios residentes.

En otro punto, varios tanques bombardearon una casa en Beit Lahiya, al norte de la Franja, acabando con la vida de seis miembros de la misma familia.

Estos ataques, a pesar de que en ellos fallecen civiles y niños, tienen el respaldo masivo de la población de Israel. Una encuesta reveló el viernes que el 90 por ciento de los judíos de Israel apoyaban las operaciones militares en la Franja. La encuesta muestra también que la imagen del ministro de Defensa, Ehud Barak, ha mejorado desde el inicio de la guerra, pero la ministra de Exteriores y candidata de Kadima en las próximas elecciones no logra subirse a ese carro y sigue por detrás del líder de Likud, Benjamin Netanyahu, que también apoya la guerra.

Dificultades diplomáticas

Por su parte, numerosos diplomáticos han dado la voz de alarma sobre las negociaciones de tregua que se iniciaron esta semana, y que aseguran que también pueden acabar fracasando.

Representantes de Hamas aseguraron que habían estudiado en profundidad la resolución de la ONU, y que se plantearon el aceptarla, pero que no es posible debido a que no consultaron con ellos. A pesar de todo, funcionarios del partido aseguraron que una delegación de Hamas va a ir a El Cairo el sábado para responder a la propuesta de alto el fuego realizada por el presidente egipto, Hosni Mubarak.

Desde Hamas aseguran que para que ese alto el fuego salga adelante es necesario que Israel se comprometa a llevar a cabo una serie de medidas, que incluyen el fin del agobiante bloqueo económico al que han sometido a la Franja, y la retirada de todas las tropas del ejército israelí.

Por su parte, Israel pide para aceptar el alto el fuego que Hamas deje de lanzar cohetes contra suelo israelí, y que haya garantías internacionales de que de que se va a detener el rearme del grupo islamista a través de los túneles de contrabando que tienen en la frontera con Egipto.

En ese sentido, Regev dijo que continuará con las conversaciones con Egipto, pero no especificó ni cuando ni donde. Sobre la iniciativa de paz egipcia, Estados Unidos dijo que esperará a ver como resuelve el plan, y que después procederá a dar su opinión sobre el conflicto. Sin embargo, la iniciativa de Egipto, que también está patrocinada por el presidente francés Nicolas Sarkozy, podría estar en problemas. "Las conversaciones para alcanzar la tregua no van a ningún lado en estos momentos", explicó un alto diplomático en declaraciones a Reuters.

"Hay un sentimiento creciente de que el plan franco-egipcio no va a funcionar", dijo el diplomático. Uno de los principales problemas es que el propio egipto se opone a que técnicos y tropas extranjeras se ubicasen en sus 15 kilómetros de frontera con la Franja, para evitar el contrabando de armas.

En cambio, desde El Cairo aseguran que están dispuestos a establecer un cordón con sus propias tropas para evitar el contrabando. Sin embargo, Israel asegura que los egipcios ya han fracasado anteriormente en esa misión, por lo que no están dispuestos.

Mientras tanto, médicos palestinos de la Franja de Gaza aseguran que el número de víctimas es ya de 780, mientras que por el lado de Israel 10 militares han muerto, junto con dos civiles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios