Mundo

Israel completa la retirada de sus tropas de Gaza

  • La operación 'Plomo Fundido' ha provocado la muerte de más de 1.400 palestinos y heridas a unos 5.500, convirtiéndose en la ofensiva más sangrienta en la región desde la Guerra de los Seis Días, en 1967.

Comentarios 8

El Ejército israelí se retiró hoy por completo de una devastada Gaza tras más de dos semanas de invasión por tierra y cuatro días de un alto el fuego declarado unilateralmente tanto por Hamas como por Israel.

La población de la Franja escuchó por radio esta mañana el anuncio de una fuente cercana al Ministerio del Interior de Hamas que aseguraba que las tropas israelíes se habían retirado y replegado en el exterior de la Franja.

En un comunicado, el Ejército israelí confirmaba el repliegue de sus tropas de madrugada y asegura que se mantienen en posición a las afueras de la Franja en situación de alerta ante "cualquier acontecimiento" que pudiera tener lugar.

La retirada de las tropas se produjo horas después de que entrara en funciones el nuevo presidente de EEUU, Barack Obama, quien aseguró en su discurso de investidura ante el Capitolio de Washington que tratará de iniciar una nueva relación entre su país y el mundo musulmán.

La salida de las fuerzas israelíes deja tras de sí varios escenarios totalmente devastados, sobre todo en el norte de la Franja, cuya población tendrá que enfrentarse en los próximos meses a la dura tarea de la reconstrucción.

Buena parte de los edificios gubernamentales, controlados por Hamas, así como la sede del Parlamento y otras instituciones han quedado convertidas en escombros, al igual que cárceles, escuelas, universidades, mezquitas y más de cuatro mil viviendas.

Otras veinte mil viviendas y cientos de edificios e infraestructuras resultaron dañados en un territorio que sufre un férreo bloqueo israelí que apenas permite la entrada de materiales de construcción.

El secretario general de Hamas, Muhamad Awad, anunció hoy que a pesar de que todos los Ministerios en Gaza han sido bombardeados, éstos comenzarán a trabajar en sedes provisionales dentro de dos días, informó la agencia de noticias palestina Maan.

"El Gobierno de facto ha enviado un comunicado a todos los empleados gubernamentales pidiéndoles que acudan a las nuevas sedes de sus ministerios para ofrecer sus servicios a la población", dijo Awad.

El Ministerio de Educación también ha informado a los estudiantes que el sábado se reiniciarán las clases y ha pedido a los profesores que se incorporen hoy mismo a sus centros de trabajo.

El regreso a la normalidad en el terreno educativo será un proceso lento y difícil puesto que, según datos de ese Ministerio, alrededor del 80 por ciento de los colegios han sido dañados, por lo que se ha decidido hacer turnos de clases nocturnas en las escuelas que han quedado en pie.

El recuento de víctimas continúo aumentando hoy, al encontrarse los cadáveres de dos mujeres de 90 y 62 años sepultados bajo escombros de sus viviendas en el norte de la Franja y sucumbir otras dos personas por las heridas recibidas durante la ofensiva, lo que elevó el número de muertos a 1.420.

Por primera vez desde que Israel inicio su ofensiva militar el pasado 27 de diciembre, hasta primera hora de la tarde no se había registrado ningún incidente armado en Gaza ni en el sur de Israel.

Alrededor de 400 palestinos con doble nacionalidad salieron de Gaza a través del paso fronterizo de Erez, en el norte de la Franja, después de que Israel -tras recibir peticiones de varias embajadas-, les permitiera entrar a su territorio para trasladarse a Jordania y, desde allí, viajar a sus respectivos países.

Israel reabrió esta mañana parcialmente tres de sus puestos fronterizos para permitir la entrada de ayuda humanitaria y combustible a Gaza, confirmó Naser Al Sarraj, viceministro de Economía de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en Cisjordania.

Los puestos de Kerem Shalom, Karni y Nahal Oz operaron hoy para permitir la entrada de los cargamentos humanitarios y se esperaba que unos 170 entren a lo largo de la jornada en Gaza, una lengua de terreno de cuarenta kilómetros de largo por quince de ancho, cuyo millón y medio de habitantes se disponían a iniciar una reconstrucción que los más optimistas consideran que durará años.

.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios