Elecciones eeuu

Obama tumba a McCain en otro debate 'económico'

  • Las encuestas y los analistas dan como ganador al candidato demócrata, que refuerza aún más su imagen en el segundo debate · McCain no aprovecha la oportunidad para recortar distancias.

Comentarios 11

El candidato demócrata, Barack Obama, ha derrotado este miércoles en el segundo debate presidencial en EEUU a su rival republicano, John McCain, según las encuestas dadas a conocer tras su conclusión.

El sondeo difundido por la cadena de televisión CNNindica que un 54% de los espectadores creen que el senador por Illinois lo hizo mejor en el debate en Nashville (Tennessee), mientras que el 30% cree que el vencedor fue McCain.

Obama, según esta encuesta, mejoró su imagen con este debate y si antes del cara a cara un 60% de los electores le veían favorablemente, ahora es el 64%. Un 38% tenía una opinión negativa y esa cifra se ha reducido al 34%.

La opinión acerca de McCain permanece invariable y un 51% de los votantes tienen una opinión favorable del candidato, mientras que un 46% la tiene mala.

El público, entrevistador

Barack Obama y John McCain afirmaron, en su único debate con preguntas del público, que entienden la "frustración" de los ciudadanos con los políticos en Washington pero discreparon sobre cómo resolver la crisis económica.

Durante el debate en la Universidad Belmont en Nashville (Tennessee), ambos candidatos ofrecieron propuestas opuestas sobre cómo sanear la economía estadounidense, aquejada por un abultado déficit, el desempleo y una deuda nacional que ronda los 10 billones de dólares (7,35 billones de euros).

En esta "asamblea popular", ambos candidatos respondieron a 80 votantes "indecisos" presentes en el recinto, además de contestar algunas de los seis millones de preguntas que los votantes sometieron a través de MySpace.

La mitad del debate giró en torno a la crisis económica, otros 15 minutos abarcaron temas de consumo interno, y los 30 minutos restantes fueron para temas de política exterior como Rusia, Pakistán, e Irán, además de la lucha contra el terrorismo.

En ningún momento se mencionó América Latina o la reforma migratoria, dos asuntos sobre los que Obama y McCain han chocado en esta contienda.

El encuentro, pensado para promover la espontaneidad, se convirtió en una repetición de los ataques mutuos y las propuestas de Gobierno enumerados durante la campaña.

Así, lejos de la frescura que se esperaba del encuentro, ambos candidatos ofrecieron pocas novedades, pero sí se mantuvieron el ataque.

"Ese"

En una ocasión, McCain se refirió a Obama como "ése", algo que sentó mal en la campaña del demócrata, que en los últimos días ha querido destacar el temperamento irascible del senador republicano.

Además de la crisis económica, también abordaron asuntos como la escasez de cobertura médica, la educación, la independencia energética, la guerra en Iraq y el papel de EEUU en el mundo, en los que destacaron sus "desacuerdos fundamentales".

McCain, rezagado en las encuestas a raíz del descalabro del sistema financiero, insistió en que Obama busca elevar los impuestos y el gasto fiscal, una acusación constante de los conservadores contra la oposición demócrata.

El senador rechazó las críticas de Obama de que su política beneficiará a los ricos e insistió en que su propuesta para ayudar a los propietarios de viviendas está pensada para la clase media.

Pero el candidato demócrata procuró durante todo el debate vincular a McCain con las "fallidas políticas económicas" del presidente George W. Bush, al afirmar que su propuesta fiscal beneficiaría a las grandes corporaciones y no a la clase media.

McCain "cree en la desregulación. Eso es lo que hemos visto en los últimos ocho años. No ha funcionado y necesitamos un cambio fundamental", planteó Obama.

Obama también recurrió a la ironía al contestar a la crítica de McCain de que él "no entiende" lo que está en juego.

"McCain ha dicho (en los debates) que no entiendo. Sí, es cierto. Hay cosas que no entiendo. No entiendo como acabamos invadiendo un país que no tuvo nada que ver" con los atentados del 11 de septiembre de 2001, dijo Obama, refiriéndose a la guerra de Iraq.

Pero McCain, que propone mano dura contra los terroristas, volvió a defender su postura de mantener las tropas en Iraq sin imponer un calendario de salida.

También aseguró que sabe cómo dar con la captura del cabecilla de Al Qaeda, Osama Bin Laden, "pero no voy a telegrafiar" las estrategias.

Obama intentó captar la atención del ciudadano de a pie al recordar los problemas por la pérdida de empleos, casas y pensiones que afrontan miles de hogares frente a "la peor crisis financiera desde la Gran Depresión" de 1929.

McCain también lo hizo, pero en tono más íntimo, recurriendo con frecuencia a su consabida frase de "amigos míos".

Al término del debate, las campañas de Obama y McCain desplazaron a la sala de prensa a sus portavoces para reclamar la victoria, e insistir en que cada uno de ellos mostró más fortaleza y capacidad de liderazgo que su rival.

Seguridad nacional para McCain, economía para Obama

Según el sondeo de la CNN, En lo que respecta a la seguridad nacional, McCain es el vencedor por cinco puntos (51% frente al 46%).

En la economía, la ventaja es mucho más marcada para Obama: un 59% considera que este candidato sería mejor para hacer frente a los problemas que afronta la economía, mientras que sólo un 36% cree que el indicado es McCain.

Una encuesta elaborada para la cadena de televisiónCBS también otorga la victoria al candidato demócrata, por un 39 % contra un 27%.

En los medios de comunicación, los analistas consideran que el vencedor del debate fue el candidato demócrata.

En la cadena CNN, varios analistas dan su opinión. David Gergen consideró que Obama "hiló bien sus respuestas y supo conectar con las mujeres".

Por su parte, en la misma cadena, el analista Jeffrey Tobin aludió a un momento en el que McCain se refirió a su rival como "ése", y opinó que "ése es un momento que la gente recordará porque sonó despectivo".

En la cadena MSNBC, la presentadora Rachel Maddow consideró que Obama, al que las encuestas dan ventaja en la carrera por la Casa Blanca, ganó porque se comportó "como si McCain, directamente, no estuviera allí".

Un grupo de votantes indecisos de Pensilvania, uno de los estados bisagra, reunidos por esa cadena atribuyó en un 60% el triunfo al candidato demócrata y en un 40% al republicano.

El debate, en Nashville y moderado por el periodista de la NBCTom Brockaw, se planteó de manera que el público hiciera sus preguntas a los dos candidatos y ambos pudieran moverse por el escenario a su gusto.

Pero las reglas pactadas por las dos campañas impidieron que hubiera mucha interacción entre los dos candidatos ya que no estaban permitidas las réplicas entre ambos.

Según los analistas, el formato hizo que el debate fuera más aburrido y favoreciera a Obama, que se mostró más dinámico sobre el escenario, que a su rival.

En opinión de Robert Kaiser, para el The Washington Post, "McCain perdió hoy porque no fue el claro ganador y está detrás (en las encuestas). El impulso está contra él, y se encuentra en un punto muy difícil en estos momentos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios