francia

Le Pen y Macron se atacan con dureza en la recta final de la campaña

  • La ultraderechista acusa al centrista de ser "la cara del mundo financiero", mientras que éste del riesgo de la salida de la UE si pierde.

Macron y Le Pen. Macron y Le Pen.

Macron y Le Pen. / EFE

A una semana de la segunda vuelta en las elecciones presidenciales francesas, los dos candidatos se atacaron este lunes con dureza: la ultraderechista Marine Le Pen acusó al centrista Emmanuel Macron de ser el rostro del mundo financiero, mientras que éste acusó al Frente Nacional de mentir e incitar al odio.

"Los llamo (...) a impedir la arrogancia y el dominio del dinero", dijo Le Pen, candidata del Frente Nacional (FN), en un mitin ante miles de seguidores en la población de Villepinte, cercana a París. Según Le Pen, Macron es el rostro del mundo financiero, un candidato apoyado por multimillonarios, un banquero que hasta ahora nunca ha sido elegido. "Decir 'nuevo' cuatro veces seguidas no basta para que usted se convierta en la encarnación de la innovación", espetó Le Pen en alusión a Macron, que figura como favorito en los sondeos. Antes de entrar como ministro de Economía en el Gobierno del presidente socialista François Hollande, Macron, líder del partido ¡En Marcha!, trabajó como banquero de inversiones.

Le Pen anunció el sábado que, en caso de ganar las elecciones, nombrará primer ministro al ex candidato conservador-nacionalista Nicolas Dupont-Aignan. Hablando ante la multitud de seguidores del FN, Dupont-Aignan dijo que elegir a Macron equivaldría a "decir adiós a nuestros valores, a nuestra identidad".

Dupont-Aignan tachó de "traidores" a los líderes del partido conservador Los Republicanos, incluyendo al candidato presidencial derrotado François Fillon, quien ha llamado a votar por Macron para impedir la llegada al poder del Frente Nacional.

Una vez más, Le Pen intentó cortejar a los que votaron por el candidato izquierdista Jean-Luc Mélenchon, quien obtuvo casi el 20 por ciento de los votos en la primera ronda, y acusó a los medios de haber condenado a su ex rival por su negativa a pedir el voto para Macron. "Está prohibido, so pena de la excomunión, llamar (a apoyar) a un candidato en la segunda vuelta que no es el candidato del sistema".

También habló hoy el padre de la candidata ultraderechista y fundador del FN, Jean-Marie Le Pen. "Nacionalismo es el amor a la nación, nacionalismo es lo que somos", dijo tras depositar una corona ante la estatua de Juana de Arco en París. Jean-Marie Le Pen, de 88 años, fue expulsado del partido por su propia hija pero por decisión de los tribunales sigue siendo el presidente honorífico del FN.

Macron, por su parte, acusó a Le Pen de querer llevar a Francia al aislamiento. El programa del FN es "un programa del aislamiento, del proteccionismo, del nacionalismo", dijo el candidato centrista durante un mitin en París. "Utilizan la ira, propagan mentiras, incitan al odio, avivan las divisiones", advirtió en referencia al partido de Le Pen. Macron llamó a sus adversarios políticos a votarlo para "proteger la democracia y la república" y advirtió que los resultados de la votación del domingo podrían decidir el futuro de Francia "durante décadas". También se mostró consciente de que algunos de los que votarán por él se opondrán en el futuro a sus políticas. "Mi lucha hoy se convirtió en una lucha para que puedan expresar su desacuerdo mañana", afirmó.

Los mitines coincidieron con la celebración del Día del Trabajador. Según el portavoz del Ministerio de Interior, Pierre-Henry Brandet, al menos 30.000 personas participaron en una gran manifestación en París, casi el doble que el año pasado. En todo el país se manifestaron unas 142.000 personas.

La marcha de París, que transcurrió en un ambiente festivo, estuvo dominada por pancartas y cánticos en contra de la candidata del FN. Algunas de las consignas eran "Le Pen no" y "Primera generación, segunda generación, tercera generación: todos somos hijos de inmigrantes".

El sindidato moderado CFDT ha llamado a votar a favor de Macron el domingo, mientras que el radical CGT y otras organizaciones sindicales no se posicionaron a favor del candidato liberal.

Según el canal BMTV, se produjeron altercados al margen de la manifestación de la CGT en el este de París. Varios encapuchados lanzaron bombas incendiarias contra la policía, que según la televisión utilizó gas lacrimógeno para dispersarlos. Según el Ministerio de Interior francés, resultaron heridos cuatro policías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios