Mundo

Violentos combates entre las tropas israelíes y Hamas en las calles de Gaza

  • El Ejército judío realiza incursiones nocturnas rápidas y seguras para sacar a los milicianos de sus escondites

Las tropas israelíes acosan cada vez más el centro de la ciudad de Gaza, donde estrecharon ayer el cerco al tiempo que proseguían los ataques en el resto de la Franja, desde donde las milicias palestinas cada vez lanzan menos cohetes contra Israel.

En el decimoctavo día se vivieron en los suburbios de la ciudad de Gaza los combates terrestres más virulentos desde que las tropas israelíes comenzaron su ofensiva Plomo fundido el pasado 27 de diciembre y posterior invasión terrestre en la Franja palestina.

"Esta noche se vivieron las batallas más violentas y los soldados se adentraron más que nunca en la ciudad", dijeron los testigos en Gaza, los cuales añadieron que las tropas israelíes por el momento "no han entrado en el núcleo urbano".

Las tropas "mantienen las posiciones que tomaron hace diez días, cuando cercaron parcialmente la ciudad, pero por la noche envían patrullas que hacen incursiones rápidas y seguras para sacar a los milicianos de sus escondites", indicaron las fuentes.

Estas incursiones nocturnas sirven para "estrechar el círculo sobre la ciudad, exprimirlo y dejar extenuados a los combatientes", agregaron.

El Ejército israelí aseguró ayer que alcanzó al menos 30 bajas entre los milicianos durante la última incursión.

Desde el lunes, el Ejército israelí ha atacado más de 60 objetivos en Gaza, en los que han resultado heridos al menos ocho soldados, uno de ellos de gravedad, según el último parte de guerra.

Entre los objetivos atacados están un hotel usado por los milicianos para agredir a las fuerzas israelíes, diez lanzaderas de cohetes, quince túneles con Egipto, añade la nota.

También figuran más de una decena de puestos avanzados de Hamas, quince patrullas de milicianos, siete almacenes de armas y una instalación para la fabricación de armas en la casa de un miembro de Hamas.

Además, "docenas de otros objetivos fueron atacados para asistir a las fuerzas terrestres", refiere el parte de guerra, que añade que, en distintas operaciones, los soldados descubrieron cuatro lanzaderas de mortero y un artefacto explosivo.

El jefe del Estado Mayor para la Defensa de Israel, Gabi Ashkenazi, advirtió ayer en el Comité de Defensa y Asuntos Exteriores del Parlamento israelí que "queda mucho por hacer" en Gaza.

"Los soldados están haciendo un trabajo extraordinario, hemos logrado dañar a Hamas y su infraestructura, su régimen y su brazo armado, pero todavía queda mucho", dijo Ashkenazi, quien señaló que las tropas "trabajan para profundizar el golpe al ala militar, minimizar los ataques y fortalecer la disuasión, con el fin de crear una verdadera situación de seguridad para los residentes del sur de Israel que están bajo amenaza de fuego" por los cohetes lanzados desde Gaza."La batalla es compleja y continúa", añadió.

El general Eyal Eisenberg, comandante de la operación Plomo fundido, precisó que las fuerzas terrestres "están constantemente moviéndose", para no convertirse en blanco fácil para los milicianos, en declaraciones a un pequeño grupo de periodistas que entraron con el Ejército en Gaza.

Por otro lado, ayer se registró un nuevo incidente de disparos contra territorio israelí, esta vez desde Jordania, a la altura de la terminal fronteriza de Yitzhak Rabin (Araba), al norte de la ciudad israelí de Eilat.

El ataque se suma a los dos de la semana pasada desde Líbano y Siria atribuidos a grupos palestinos que actuaron en represalia por la ofensiva israelí en la Franja de Gaza, que ha causado alrededor de 920 muertos palestinos desde su comienzo. En el lado israelí han muerto trece personas: diez militares y tres civiles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios