Mundo

La apuesta por el crecimiento económico gana las elecciones en Grecia

  • Kyriakos Mitsotakis propone un modelo político basado en bajar los impuestos.

  • Los analistas coinciden en que reducir la carga impositiva conlleva el riesgo de un fuerte desvío de los objetivos fiscales.

Kyriakos Mitsotakis saluda tras asumir como primer ministro griego. Kyriakos Mitsotakis saluda tras asumir como primer ministro griego.

Kyriakos Mitsotakis saluda tras asumir como primer ministro griego. / Alexandros vlachos (Efe)

Comentarios 3

Grecia ha votado este domingo por el cambio y ha optado por dar la confianza a un modelo político basado en bajar los impuestos, sobre todo los empresariales, como herramienta para atraer las inversiones y fomentar el crecimiento.

Aunque el margen financiero de Grecia es muy limitado si quiere seguir manteniendo sus compromisos fiscales, el ganador de las elecciones y líder de Nueva Democracia, Kyriakos Mitsotakis, que ha jurado este lunes como primer ministro, cree que hay suficiente espacio para reducir no solo la carga impositiva sino también las cotizaciones a la Seguridad Social.

El impuesto de sociedades caerá en ocho puntos (al 20%) en dos años y las cotizaciones en cinco (al 15%). Habrá también una reducción del tipo mínimo del IRPF en nada menos que 13 puntos (del 22 al 9%) para los ingresos que no superen los 10.000 euros.

Por ahora no se ha hablado del coste de estas medidas, pero Mitsotakis cree que el mero hecho de adoptarlas dará un gran impulso a las inversiones y a la economía.

El líder conservador cuenta con que en los próximos años las inversiones privadas sumarán al menos 50.000 millones de euros, que esto llevará a la creación de medio millón de empleos "de calidad" y a un crecimiento económico de hasta un 4% anual, más del doble que en la actualidad.

Su primera iniciativa legislativa consistirá en desbloquear el proyecto urbanístico del antiguo aeropuerto internacional de Atenas, Elinikón, cedido en 2014 a un consorcio que promete invertir hasta 7.000 millones de euros y que ha estado bloqueado por el Gobierno de Syriza. Mitsotakis confía en que solo el desbloqueo de esta inversión servirá para crear hasta 60.000 puestos de trabajo.

Los analistas coinciden en que reducir la carga impositiva conlleva el riesgo de que haya un fuerte desvío de los objetivos fiscales, pues a corto plazo habría una fuerte reducción de los ingresos del Estado.

El programa posrescate firmado con los acreedores contempla que Grecia debe generar un superávit primario -que excluye el servicio de la deuda- del 3,5% del PIB hasta 2022, y del 2% hasta 2060. El líder conservador ha prometido que renegociará estos objetivos, una iniciativa para la que contaba con el apoyo explícito de Manfred Weber cuando este era candidato a presidir la Comisión Europea.

"En teoría el programa de Nueva Democracia no pone en peligro el cumplimiento de los objetivos fiscales. Sin embargo, es muy temprano para pronunciarse porque todo dependerá de cómo va la ejecución de los presupuestos del Estado en este año", señala el catedrático de Economía en la Universidad de Atenas Panayiotis Petrakis. Este catedrático cree que la reducción del peso impositivo contribuirá a acelerar el crecimiento de la economía aunque "su impacto será limitado", es decir, que el 4% quizás sea un objetivo demasiado ambicioso.

A su juicio, la economía podrá cobrar realmente fuerza si Mitsotakis logra que los acreedores acepten reducir el objetivo para el superávit primario.

Aunque las primeras reacciones de las instituciones europeas -antes de las elecciones- han sido negativas, Petrakis no excluye que haya un acuerdo a este respecto, siempre y cuando la sostenibilidad de la deuda no se vea afectada.

Mitsotakis se ha comprometido además a respetar las últimas medidas sociales aprobadas por el anterior primer ministro, Alexis Tsipras, a pesar de las advertencias del gobernador del banco central del país, Yannis Sturnaras, quien teme que esto llevará a que las cuentas el Estado se descarrilen.

Otro asunto que pone en riesgo los planes del nuevo jefe de Gobierno afecta a la última reforma de las pensiones, contra la que varias asociaciones de jubilados han presentado una demanda de inconstitucionalidad. En el caso de que el Tribunal Supremo Administrativo la declarara anticonstitucional -no sería la primera vez que éste falla a favor de los demandantes en este tipo de querellas-, el Estado deberá devolver a los jubilados entre 4.000 y 15.000 millones de euros, según los expertos.

Uno de los puntos más problemáticos del programa de Mitsotakis es, según los analistas, el que contempla bajar las cotizaciones a la Seguridad Social en cinco puntos. "Actualmente la caja de pensiones no dispone de reservas. Una reducción de las cotizaciones provocaría forzosamente un recorte de las pensiones", señala a Efe Vaguelis Kumarianos, economista de la Universidad Panteion de Atenas especializado en Seguridad Social.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios