Mundo

La candidata de Lula logra frenar su caída en las encuestas

  • Pese a todo, Dilma Rousseff no tiene asegurada la victoria en la primera vuelta

La candidata oficialista a la Presidencia brasileña, Dilma Rousseff, frenó su caída en los sondeos electorales y, aunque mantiene una amplia ventaja sobre sus rivales, aún no se descarta que tenga que disputar una segunda vuelta.

Si las elecciones fueran hoy, Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT) tendría el 47% de la intención de voto, mientras que José Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) obtendría el 28% y Marina Silva, del Partido Verde (PV), el 14%, según una encuesta de la firma Datafolha divulgada por el diario Folha de Sao Paulo.

En la encuesta anterior, Rousseff tenía el 46% y Serra y Silva los mismos porcentajes de la encuesta de ayer para las elecciones presidenciales del próximo domingo. Como la encuesta tiene un margen de error de dos puntos porcentuales, la intención de voto por la aspirante oficialista, teniendo en cuenta sólo los votos válidos (excluidos los en blanco y los lunes) puede estar en el 50%, es decir en el límite de la mitad más uno necesarios para ser elegida sin segunda vuelta.

La legislación electoral brasileña prevé una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados, que se realizaría el 31 de octubre, en caso de que ninguno de los aspirantes obtenga más de la mitad de los votos válidos en la primera.

Hasta la semana pasada, Rousseff, gracias a la popularidad de Lula, era considerada como favorita para imponerse en las elecciones del domingo sin necesidad de una segunda vuelta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios