DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Mundo

La magnitud de la crisis económica aviva las tensiones políticas en EEUU

  • Nuevo pulso entre Trump y la oposición demócrata mientras 36 millones de trabajadores engrosan el paro

Protesta en Sacramento (California) contra el confinamiento para frenar la pandemia del coronavirus. Protesta en Sacramento (California) contra el confinamiento para frenar la pandemia del coronavirus.

Protesta en Sacramento (California) contra el confinamiento para frenar la pandemia del coronavirus. / John G. Manglabo (EFE)

La pandemia del coronavirus se ha convertido en Estados Unidos en un nuevo pulso entre el presidente, Donald Trump, y la oposición demócrata, que pugnan por la reapertura del país y un nuevo plan de estímulo fiscal a la crisis, que ha llevado a más de 36 millones de trabajadores al paro.

La prolongada duración de la pandemia, que se ha cobrado ya la vida de más de 87.000 personas en Estados Unidos y provocado masivas oleadas de despidos, ha puesto de nuevo de relieve la aguda polarización política en el país.

Aunque en un primer momento republicanos y demócratas dejaron de lado sus diferencias para aprobar a comienzos de abril en el Congreso un paquete de estímulo fiscal del 2,2 billones de dólares, el mayor de la historia del país, el paso de las semanas ha recrudecido de nuevo el enfrentamiento.

“Hemos hecho un GRAN trabajo en la respuesta al Covid-19, haciendo que todos los gobernadores tengan buena imagen, algunos fantástica (y eso está bien), pero los aburridos medios de comunicación no quieren ir con esa historia, y el único argumento de los demócratas que no hacen nada es decir solo cosas negativas de Trump”, ha afirmado Trump este sábado en su cuenta de Twitter.

Plan de rescate

Sus palabras se producían horas después de que este viernes la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, aprobaran un nuevo plan de rescate por valor de 3 billones de dólares para aliviar el impacto económico.

“No actuar ahora no solo es irresponsable desde el punto de vista humanitario, es irresponsable porque va a costar más, en términos de vidas, de bienestar, de coste al presupuesto, de coste a nuestra democracia”, afirmó Nancy Pelosi, líder demócrata y presidenta de la Cámara en el pleno de la votación.

La propuesta ya sido rechazada de plano tanto por los republicanos en el Senado, donde tienen mayoría, como por la Casa Blanca, que ha amenazado con vetarla. “(La fase 4 del estímulo fiscal) va a ocurrir. Pero se va a hacer de una mejor manera para el pueblo estadounidense”, dijo este viernes Trump, antes de salir hacia la residencia presidencial de Camp David, a las afueras de Washington, donde pasa el fin de semana.

El nuevo paquete económico de los demócratas incluye un billón de dólares para rescatar a los estados y gobiernos locales, así como otra ronda de pagos directos de 1.200 dólares a los contribuyentes con ingresos por debajo de los 75.000 dólares anuales, incluidos esta vez los inmigrantes sin papeles.

La Casa Blanca y los republicanos -así como algunos demócratas- se oponen tanto al giro a los indocumentados como a rescatar los estados, ya que advierten que en algunos casos sus problemas financieros son previos a la pandemia.

Mientras los legisladores y líderes políticos se cruzan acusaciones, los indicadores continúan dibujando una tragedia económica sin precedentes en la historia reciente de Estados Unidos.

Más de 36 millones de personas han solicitado el subsidio de desempleo en los últimos dos meses y el primer indicador de evolución del producto interior bruto (PIB) apuntó a una caída del 4,8% en el primer trimestre.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios