Mundo

El fantasma del fraude empaña el histórico referéndum en Bolivia

  • La oposición insiste en que las dudas sobre el padrón o la tinta empleada evidencian las irregularidades de la consulta con la que Morales pretende refundar el país

Comentarios 2

Bolivia se despertó ayer ilusionada con una jornada electoral histórica que debía servir para abrir o no las puertas a la nueva Carta Magna que propugna su presidente, Evo Morales y que, entre otras cosas, podría "refundar" el país y otorgar más poder a los indígenas. El Gobierno entiende el proceso como una especie de reafirmación o censura de su mandato, del que ahora se cumplen los primeros tres años.

La cita en las urnas estuvo presidida por la tranquilidad y la ausencia de incidentes. Sin embargo, nada más abrirse los colegios electorales, el presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz y líder opositor Branco Marinkovic ya advirtió que tras el recuento de los votos puede esconderse el fraude y las irregularidades.

"Acudimos a las urnas sin la garantía de un proceso electoral transparente, en medio de un panorama de fraude electoral, no otra cosa implica la doble carnetización y el doble registro ciudadano que encaró el Gobierno del presidente Evo Morales", manifestó el dirigente.

Marinkovic reiteró que hace más de un año que se viene denunciando que el Padrón Electoral es irregular y está mal elaborado, especialmente en la parte del registro civil. Lamentablemente, denunció, no se hizo nada al respecto y la Organización de Estados Americanos (OEA) representó un "show" en el proceso de supervisión que no sirvió para nada. "Vemos que hasta la tinta era irregular, y tenemos muchas dudas", insistió.

En cualquier caso, el líder opositor manifestó su confianza en que el no ganará en muchos departamentos. "El Gobierno preparó el fraude con la ayuda y el financiamiento del Gobierno venezolano cuando se hizo la carnetización. Si se recuerda, se veían funcionarios militares venezolanos junto a la Policía nuestra llevándose carnés para preparar el fraude", aseguró.

En contra de la teoría de la conspiración, el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, afirmó que el Gobierno respetará el resultado del referéndum sobre la nueva Constitución Política del Estado (CPE) y que hará cumplir a nivel nacional, aunque los "violentos" no quieran, la decisión del pueblo soberano. "Los bolivianos y las bolivianas acataremos lo que el pueblo decida a nivel nacional, porque la convocatoria del Congreso es a nivel nacional y no de un barrio ni de comparsa", dijo, según recoge la agencia de noticias ABI.

García Linera insistió que la nueva Constitución fue elaborada por todos lo bolivianos y de ganar el sí a la nueva CPE, se aplicará en toda Bolivia sin excepciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios