Mundo

"Es hora de que seamos duros"

  • Trump mantiene el tono beligerante y dice que "el mundo no se va a aprovechar más de EEUU"

  • El presidente le colgó el teléfono al primer ministro australiano en una charla sobre refugiados

Trump conversó ayer con el director ejecutivo de Harley Davidson, Matthew Levatich (izq.), y otros directivos y miembros de los sindicatos frente a la Casa Blanca.

Trump conversó ayer con el director ejecutivo de Harley Davidson, Matthew Levatich (izq.), y otros directivos y miembros de los sindicatos frente a la Casa Blanca. / michael reynolds / efe

El presidente de EEUU, Donald Trump, admitió ayer que está siendo "duro" y lo seguirá siendo en sus conversaciones con otros líderes internacionales, ya que, a su juicio, el resto de países "se han aprovechado" hasta ahora del suyo y "eso no va a ocurrir más".

"Cuando oigan sobre las duras llamadas telefónicas que estoy teniendo, no se preocupen", comentó Trump en su intervención en el Desayuno Nacional de Oración, un acto que mezcla política y religión que se celebra en Washington el primer jueves de febrero.

El Tesoro de EEUU modifica las sanciones para vender productos informáticos a Rusia

"Son duras, tenemos que ser duros. Es hora de que seamos un poco duros", subrayó Trump al anotar que hasta ahora "prácticamente todas las naciones del mundo se han aprovechado" de EEUU y "eso no va a ocurrir más".

Trump no mencionó específicamente a qué llamadas se refería, pero en las últimas horas se filtraron detalles controvertidos sobre sus recientes conversaciones con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull.

Según The Washington Post, durante la conversación con Turnbull, a quien colgó antes de tiempo, Trump cargó contra el acuerdo del ex presidente Barack Obama para acoger a 1.250 refugiados que Australia tiene internados, al que calificó como "el peor" jamás hecho. Además, le hizo saber a Turnbull que estaban manteniendo era "de lejos la peor" de todas las que había sostenido ese día y le colgó el teléfono a los 25 minutos, cuando estaba previsto que la conversación durara una hora.

Sin mencionar la conversación con Turnbull, Trump se refirió antes en Twitter el compromiso de Obama de acoger refugiados que están detenidos ahora en Australia. "¿Podéis creerlo? La Administración Obama acordó traer a cientos de inmigrantes ilegales de Australia. ¿Por qué? ¡Estudiaré este estúpido pacto!", señaló.

En cuanto a la llamada con Peña Nieto el viernes, en ella, y según varias versiones periodísticas, Trump supuestamente amenazó a su homólogo mexicano con enviar tropas a su país para combatir a los "bad (malos) hombres". El Gobierno de México desmintió categóricamente los reportes sobre esas humillaciones y amenazas.

Por su parte, el Departamento del Tesoro modificó ayer las sanciones para vender productos informáticos a Rusia, entre las que se incluyen ciertas exenciones para el Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB, antiguo KGB), órgano encargado de dar licencias para importaciones tecnológicas.

El anuncio provocó especulaciones sobre el hecho de que la medida sea el principio de un progresivo levantamiento de las sanciones económicas a Rusia, algo rechazado por Trump, quien comentó en un acto en la Casa Blanca: "Yo no he suavizado nada (en alusión a las sanciones)". Esta prohibición fue establecida en diciembre en la ronda de sanciones aprobadas por Obama como respuesta a los informes de ciberataques durante la campaña electoral.

El miércoles, el ex director ejecutivo de la petrolera Exxon Mobile Rex Tillerson fue confirmado por el Senado como próximo secretario de Estado, sorteando así las suspicacias que había levantado por sus vínculos con Rusia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios