Mundo

La intransigencia de los flamencos coloca a Bélgica otra vez al borde del abismo

  • El rechazo al plan del líder francófono Elio di Rupo obliga a unas nuevas elecciones

El líder de la formación independentista flamenca NV-A (Nueva Alianza Flamenca), Bart de Wever, rechazó ayer la última propuesta de reforma de un Estado federal en Bélgica y torpedeó así el enésimo intento de formar un gabinete estable tras los comicios anticipados de junio de 2010.

Con su nueva negativa, Bélgica, que ha batido todos los récords de país sin gabinete estable, se acerca cada vez más a un extremo que, en principio, nadie desea: una segunda convocatoria electoral en septiembre próximo, menos de dos años después de las anteriores elecciones, que no han cerrado la crisis entre las dos principales comunidades enfrentadas: flamencos (al norte, de lengua neerlandesa) y valones (al sur, de lengua francesa).

En un análisis recogido por el rotativo flamenco De Standaard los expertos especulan con la fecha del primer domingo de septiembre, día 4, para esa nueva cita con las urnas.

Entre quienes ven con peores ojos una posible nueva ronda electoral figura el rey de los belgas, Alberto II, a quien la noticia del rechazo de esta nueva oferta le cogió durante su visita a una fábrica de galletas artesanales.

"Nuestra esperanza era decir sí (a la última propuesta), pero, lamentablemente, tras un análisis profundo, nos parece que no representa una buena base", comentó De Wever en rueda de prensa este mediodía en Bruselas sobre el grueso documento de 110 páginas, popularmente llamado nota Di Rupo.

Entre las propuestas que realizó su redactor, el líder de los socialistas francófonos, Elio Di Rupo, figuran numerosas concesiones a los independentistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios