Mundo

La oposición siria ofrece a Al Asad renunciar al poder "de forma pacífica"32.000 malíes dejan sus hogares tras la última ofensiva del Ejército

El líder de la Coalición Nacional de Fuerzas de Oposición y de la Revolución Siria, Moaz al Jatib, instó ayer al presidente sirio, Bashar al Asad, a tomar una postura clara en su iniciativa de diálogo y señaló que su objetivo es acabar con el baño de sangre y "ayudar al régimen a salir de forma pacífica". El último saldo de esta guerra cicil fueron las 180 muertes registradas el domingo y la liberación de tres secuestrados de origen europeo.

Al Jatib declaró a la cadena Al Jazeera que "el régimen debe adoptar una postura clara (en el diálogo). Vamos a tender nuestra mano por el interés del pueblo. Las grandes potencias no tienen visión para una solución (...). Sólo el pueblo sirio puede decidir la solución".

Al Jatib reveló que la creación de un Gobierno de transición con plenos poderes es una de las opciones a discutir tras la cumbre de Múnich pero no ofreció más detalles. "Hay muchas claves. Si el régimen quiere solucionar (la crisis) puede participar. Si quiere irse y sacar al pueblo de esta crisis, trabajaremos juntos por el interés de los ciudadanos".

Al menos 32.000 personas han abandonado sus hogares en Malí desde que comenzó la operación militar del Ejército, con apoyo de Francia, para expulsar a los grupos islamistas que se habían hecho con el control del norte del país, según los últimos datos revelados por el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur).

Según William Spindler, portavoz de Acnur en Francia, "más de 400.000 personas se han visto desplazadas por el conflicto en Malí, 32.000 de ellas desde que comenzó la operación militar" el 11 de enero. Francia remotó ayer los ataques. El ministro galo de Exteriores, Laurent Fabius, declaró que los bombardeos en la región de Kidal tienen como objeto destruir las bases de aprovisionamiento de los terroristas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios