Proceso de destitución

¿Qué es el 'impeachment'?

Richard Nixon, el único presidente de Estados Unidos destituido hasta la fecha tras un juicio político. Richard Nixon, el único presidente de Estados Unidos destituido hasta la fecha tras un juicio político.

Richard Nixon, el único presidente de Estados Unidos destituido hasta la fecha tras un juicio político.

Tras el anuncio de la líder de la mayoría demócrata en la Cámara Baja de EE. UU., la demócrata Nancy Pelosi, de la apertura de un juicio político en el Congreso contra el presidente estadounidense, Donald Trump, por presionar a Ucrania para que investigara al exvicepresidente Joe Biden y a su familia, se abre ahora un proceso complicado que tiene visos de no prosperar, ya que, pese a que los demócratas tienen la mayoría en la Cámara Baja, luego tendría que pasar el visto bueno del Senado, donde el predominio republicano hace prever que la iniciativa no prosperará.

Éstas son las principales características del impeachment, como se conoce en inglés al juicio político o proceso de destitución.

¿Qué es un impeachment?

En general, puede definirse como un proceso mediante el cual el poder Legislativo puede derrocar a un presidente si considera que ha cometido un crimen. En concreto el impeachment es precisamente eso, un proceso en el que un funcionario público es acusado de violar la ley y sometido por ello a escrutinio en el Senado, lo que no significa que vaya a ser destituido de su cargo de manera automática.

Según refleja la Constitución estadounidense, el presidente, el vicepresidente y todos los funcionarios civiles de país "serán destituidos de su cargo por acusación y condena por traición, soborno u otros crímenes y delitos menores". Pero dada la amplitud de la definición, el Congreso puede iniciar el proceso de destitución debido a una actividad criminal, a abusos de poder o a cualquier otra presunta infracción.

¿Cómo se inicia un proceso de destitución?

Normalmente, es el Comité Judicial de la Cámara Baja el que inicia los trámites y emite una resolución con los cargos a "juzgar" contra el presidente, que después deben ser votados por la Cámara de Representantes y por el Senado. Las razones para la destitución, denominados artículos del juicio político (Articles of Impeachment) son enviadas al pleno de la cámara, donde se debatirán y votarán cada una de ellas.

Si alguna de ellas es aprobada por mayoría simple el presidente será sometido al proceso. Una condición que no supone que éste abandone sus funciones oficiales, en espera de la decisión final de los senadores. Una vez cumplido el primer trámite en la Cámara de Representantes, el Senado recibe los artículos del juicio político y se consensúan las reglas y procedimientos que se seguirán.

El juicio político

El juicio político propiamente dicho se celebra en el Senado. En esta cámara se elige un grupo de legisladores que harán las veces de fiscales, mientras que el resto hace de jurado. Se necesitan dos tercios para declarar culpable al presidente. En esta parte del proceso el mandatario está representado por sus abogados.

Después de ser escuchados los argumentos a favor y en contra, los senadores se reunirán en sesión privada para debatir el veredicto. La votación sobre el veredicto se realizará en sesión pública y necesitará contar con los votos de una mayoría cualificada de, al menos, los dos tercios de los senadores. Si el resultado es favorable se retirarán todas las atribuciones al presidente e incluso se le puede prohibir, siempre que así lo decida el Senado, la práctica de cualquier actividad en la administración pública de manera permanente.

Precedentes en EE. UU.

Tres han sido los presidentes que han afrontado un juicio político y dos fueron absueltos: Andrew Johnson, en 1868; y Bill Clinton, entre 1998 y 1999; y Richard Nixon, quien renunció en 1974 al comenzar el proceso tras el escándalo del Watergate. El republicano Nixon (1969-1974) fue de hecho el único presidente de EE. UU. que dejó el cargo antes de terminar su segundo mandato.

Por otra parte, sólo dos expresidentes, ambos demócratas, han sido sometidos a juicio político: Andrew Johnson (1865-1869), quien entró en la Casa Blanca tras el asesinato de Abraham Lincoln; y Bill Clinton (1993-2001), pero ambos fueron eximidos de las acusaciones que se vertieron en su contra.

Clinton, el caso más controvertido de la edad moderna, ocurrió a raíz del escándalo sexual de la becaria de la Casa Blanca Monica Lewinsky en 1998, pero logró salir airoso con el voto a favor de su inocencia de 55 de los 100 senadores respecto al cargo por perjurio, y obtuvo un empate en el cargo presentado en su contra por obstrucción a la justicia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios