Mundo

Los republicanos responden a las acusaciones sobre el abuso de poder de Palin

  • La gobernadora de Alaska y candidata republicana a la Vicepresidencia de EEUU se defiende e insiste en que no hizo "nada ilegal".

La campaña republicana intentó paliar el daño causado por la investigación que encontró a su candidata a la vicepresidencia de EEUU, Sarah Palin, culpable de abuso de poder mientras el aspirante demócrata a la Presidencia, Barack Obama, gana terreno en las encuestas.

Palin, gobernadora de Alaska, insistió en que no hizo nada indebido en el escándalo conocido como 'Troopergate', que motivó una investigación legislativa en su estado y cuyos resultados se hicieron públicos anoche. "Si leen el informe, verán que no hay nada ilegal o poco ético en el cese de un miembro del gabinete", afirmó en declaraciones a la prensa en Pittsburgh, en Pensilvania, tras participar en un mitin.

La investigación legislativa estatal encontró a Palin culpable de abuso de poder en el cese del comisionado para la Seguridad de Alaska, Walter Monegan.

Monegan alegaba que la gobernadora le echó porque él se negó a despedir a Michael Wooten, un agente ('trooper') de la Policía estatal y ex cuñado de la candidata.

El informe indica que Palin no se extralimitó en sus funciones al cesar a Monegan pero sí abusó de su poder al intentar usar su cargo para que se cesara a Wooten y al permitir que su marido, Todd, utilizara recursos del gobierno estatal con los mismos fines.

"La gobernadora Palin permitió a sabiendas que continuara una situación en la que se aplicó una presión inaceptable a varios subordinados para lograr objetivos personales", explica el documento, elaborado por el fiscal retirado Stephen Branchflower, que encuentra culpable a la candidata republicana de violar la ley de comportamiento ético para los funcionarios en Alaska.

Los abogados de la gobernadora y su esposo emitieron un comunicado en el que afirman que esa ley sólo se viola cuando el abuso incluye "motivos financieros", algo que no ocurre en este caso.

La campaña republicana, por su parte, afirmó que la investigación ha tenido carácter "político" y ha estado dirigida por partidarios de Barack Obama, aunque expresó su satisfacción porque se haya exonerado a Palin de ejecutar un despido improcedente.

"La gobernadora Palin ha sido exonerada de las acusaciones de despido improcedente, que es lo que se había aprobado que examinara esta investigación", declaró Meg Stapleton, portavoz de la candidata.

El resultado de la investigación representa un nuevo revés para una campaña republicana que se encuentra con una desventaja creciente en las encuestas y que ha utilizado tácticas cada vez más negativas en los últimos días.

A su vez, los simpatizantes republicanos han mostrado una creciente agresividad en los actos de campaña, lo que obligó al propio candidato presidencial de este partido, John McCain, a salir en defensa de Obama.

En un acto electoral en Wisconsin, cuando una partidaria describía a Obama como "un árabe", McCain le arrebató el micrófono para sostener que su rival "es un hombre de familia, un buen ciudadano con el que mantengo diversidad de opiniones", entre abucheos del público.

Fue la primera vez que McCain defendía a Obama en una semana en la que su campaña ha acusado al demócrata de vínculos con un antiguo terrorista, Bill Ayers, y en los mítines republicanos se han escuchado gritos cada vez más numerosos y agresivos contra el rival.

El candidato demócrata agradeció esa defensa en un acto en Filadelfia, aunque inmediatamente procedió a arremeter contra su rival y la política económica de éste.

Un sondeo de Newsweek concede al candidato presidencial demócrata una ventaja de once puntos porcentuales y mientras otorga a Obama el 52 por ciento de la intención de voto, John McCain, se queda en el 41 por ciento. Hace un mes, este mismo sondeo encontraba a los dos candidatos empatados al 46 por ciento.

La media de las principales encuestas concede a Obama una distancia de 7,7 puntos, con una media de apoyo del 49,9 por ciento frente al 42,2 por ciento de su contrincante. A comienzos de esta semana, la ventaja del demócrata rondaba los cinco puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios