Mundo

El terrorista de Reading actuó solo y sin ningún motivo aparente

  • El agresor mató a tres personas e hirió a otras tantas la noche del sábado en esta localidad inglesa

El inspector jefe John Campbell ofreció ayer una rueda de prensa cerca del lugar del atentado en Reading. El inspector jefe John Campbell ofreció ayer una rueda de prensa cerca del lugar del atentado en Reading.

El inspector jefe John Campbell ofreció ayer una rueda de prensa cerca del lugar del atentado en Reading. / ANDY RAIN / efe

La Policía británica determinó ayer que fue un solo hombre el autor del acto "terrorista" que acabó a puñaladas con la vida de tres personas y dejó a otras tres malheridas en Reading (Inglaterra), sin que de momento se conozca el motivo.

En una declaración ante las puertas de la sede en Londres de Scotland Yard, Neil Basu, comisario adjunto de la unidad antiterrorista de la Policía Metropolitana, indicó ayer que trabajaban "contrarreloj" para esclarecer el ataque perpetrado el sábado sobre las 19:00, hora local, "y asegurar que se hace justicia".

El atacante había sido fichado por el MI5 en 2019, pero no se le abrió ningún expediente

Grupos de personas que se encontraban en el céntrico parque de Forbury Gardens de esa localidad, ubicada entre Oxford y Londres, fueron agredidas al azar por un único individuo armado con un cuchillo "gigante", según testigos, con el que mató a tres personas y dejó a otras tres heridas de gravedad.

Sin entrar en pormenores, una portavoz sanitaria informó ayer de que uno de los dos pacientes que estaban ingresados en el centro médico local de Royal Berkshire Hospital ya fue dado de alta, mientras que el otro continuaba en condición "estable bajo observación".

Un tercer herido que fue trasladado a otro hospital en Oxford recibió también el alta médica.

El agresor, un varón de 25 años identificado como Khairi Saadallah, fue detenido por los agentes en el lugar de los hechos y "se encuentra ahora bajo custodia policial" mientras es interrogado.

El subcomisario aseguró que, por el momento, "no hay nada que sugiera que pueda haber más personas implicadas" en el ataque aunque aún se encuentran "muy lejos" de averiguar cuál fue "el motivo".

Los medios locales aseguraron que el autor es un solicitante de asilo en el Reino Unido, de nacionalidad libia, y que podría tener problemas de salud mental, un extremo no confirmado.

Según informó ayer la BBC, el atacante estuvo en 2019 dentro del radar del servicio secreto británico de inteligencia interior, MI5. Éste recibió informaciones que sugerían que el hombre tenía aspiraciones de viajar a Siria, potencialmente para cometer actos de terrorismo, pero no se lograron identificar amenazas genuinas o un riesgo inminente, por lo que no se le abrió ningún expediente, algo que le hubiera convertido en objetivo policial en futuras investigaciones.

En su breve comparecencia ante los medios, Basu subrayó que las pesquisas dejan claro "que no existe ninguna asociación" entre la manifestación que se había celebrado previamente en ese parque, como parte del movimiento antirracista Black Lives Matter, y lo ocurrido.

Tras calificar lo ocurrido de "atrocidad", el subcomisario instó a la ciudadanía a mantener una "actitud de alerta" cuando se encuentren en lugares públicos.

"Déjenme ser claro, no existe ningún indicio por parte de los servicios de inteligencia que sugiera que asistir a lugares concurridos plantea un riesgo, pero pediría a los ciudadanos que, por favor, prosigan con sus vidas pero estén alerta, no alarmados, cuando están en lugares públicos", dijo.

El suceso ocurrió sobre las 19:00 y al lugar se desplazaron varias patrullas policiales, más de una docena de agentes y dos ambulancias aéreas que, según testigos, tuvieron que atender de urgencia a algunas víctimas in situ.

Tres personas fallecieron y otras tres resultaron heridas de gravedad en ese acto terrorista, si bien los agentes aún no las identificaron.

El inspector jefe del cuerpo policial de Thames Valley, John Campbell, encargado en un primer momento del caso, reveló en otra declaración a los medios que la detención del sospechoso se produjo "a los cinco minutos" de recibir la primera llamada de emergencia.

Admitió que la escena que se encontraron los agentes era "espantosa" y remarcó que "incidentes de esta naturaleza son muy raros" aunque comprende "la inquietud que esto ha ocasionado" a los vecinos de Reading.

Por su parte, el primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, dijo ayer que se sentía "abatido" y "asqueado" ante ese acto de terrorismo. "Si hay lecciones que debemos aprender sobre cómo gestionar estos casos, cómo gestionar los acontecimientos que derivan en estos incidente, entonces las aprenderemos y no dudaremos en adoptar medidas donde sea necesario", comentó a la BBC desde su residencia en Downing Street.

El dirigente conservador mantuvo ayer un encuentro con funcionarios de seguridad, autoridades policiales y miembros del gobierno para abordar lo ocurrido, según confirmó un portavoz del Gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios