Mundo

El veto de Trump a musulmanes y refugiados se pone en marcha

  • Las restricciones no afectarán a quien tenga una nuera en EEUU

  • El presidente advierte a Pyongyang que su "paciencia" se agota

El veto del presidente de EEUU, Donald Trump, a los refugiados y ciudadanos de seis estados de mayoría musulmana comenzó a aplicarse ayer con algunas excepciones que han causado polémica y que permitirán, por ejemplo, la entrada de quien tenga una nuera en el país, pero no de quien tenga un abuelo.

El veto migratorio afecta también a los refugiados y musulmanes que no tengan una relación "formal" con empresas e instituciones educativas de EEUU, según informaron en una conferencia telefónica funcionarios, que pidieron el anonimato.

Nuestra paciencia estratégica mantenida durante años con Corea del Norte toca a su fin"

La implementación es posible gracias al Tribunal Supremo, que el pasado lunes permitió la entrada en vigor de algunas partes del veto, destinado a prohibir durante 120 días la entrada de refugiados y, durante 90 días, el ingreso de los nacionales de seis países de mayoría musulmana (Irán, Somalia, Sudán, Siria, el Yemen y Libia).

De manera amplia, el Supremo determinó que Trump puede negar la entrada a Estados Unidos a cualquier persona que no pueda probar que tiene un vínculo "genuino" con el país; es decir, que no tengan familia o que no tengan planes para trabajar o estudiar en el país.

Otro de los frentes de Trump es el de Corea del Norte. El mandatario elevó ayer la tensión con su archienemigo y afirmó que "la paciencia estratégica mantenida durante años por Estados Unidos ha tocado a su fin". "Nos enfrentamos a la amenaza de un implacable y brutal régimen. Nuestro país busca la paz y la prosperidad, pero siempre nos defenderemos y defenderemos a nuestros aliados", proclamó Trump en un breve y contundente discurso en la Casa Blanca, acompañado por su homólogo de Corea del Sur, Moon Jae-in.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios