Alberto Cremades | Delegado de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo, y Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad en Cádiz “Nos hemos encontrado con proyectos que no pasaban de declaración de intenciones”

  • El responsable de la Delegación de Empleo insiste en la necesidad de acercar la formación a los requerimientos de las empresas para reducir las altas tasas de temporalidad de la provincia

Alberto Cremades, delegado de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo, y Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad en Cádiz Alberto Cremades, delegado de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo, y Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad en Cádiz

Alberto Cremades, delegado de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo, y Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad en Cádiz / Fito Carreto

Alberto Cremades (Córdoba, 1966) ocupa uno de los despachos más exigentes de la Junta de Andalucía en Cádiz, como evidencia su largo cargo: delegado de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo, y Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad.

Cremades es uno de los profesionales independientes que Ciudadanos ha logrado atraer a sus áreas de Gobierno en la administración autonómica. Su currículum es poco común para un cargo público de la Junta. Ingeniero agrónomo y máster en Dirección y Gestión de Empresas por el Instituto de Empresa de Madrid, ha desarrollado toda su experiencia laboral en la empresa privada, especialmente en el sector automovilístico, lo que le ha llevado trabajar en varios proyectos en Alemania, por lo que además de inglés, domina el alemán. Y tiene registradas dos patentes.

–¿Cómo acaba siendo delegado de Empleo en Cádiz?

–Desde que empecé en el sector de la automoción, toda mi vida he ido de reto en reto. Al ofrecerme la Delegación de Empleo en Cádiz, y ya repuesto del susto inicial por así decirlo, pensé que se podrían hacer grandes cosas en este puesto. Ya hemos conseguido quitarnos la maniobra de aterrizaje en primera que supone el cambio del sector privado al público, con unas funciones totalmente diferentes al que estado haciendo, y me encuentro bastante cómodo. Tenemos un equipo de lujo en Sevilla y en la propia delegación. Desconocía la dimensión industrial de Cádiz y ha sido una agradable sorpresa por las posibilidades que tiene esta provincia. Otras quizás tienen mejores cifras de paro, pero tienen un camino por delante mucho más difícil que Cádiz.

–Cádiz es una patata caliente por sus altas cifras de paro, aunque ha mejorado en los últimos meses. ¿Hacia dónde vamos?

–Mejora a un buen ritmo pero hay que ser cautos con las cifras de paro porque hay distintas calidades de empleo. Existe uno mucho más estable en la industria o en las nuevas tecnologías, y otro más voluble en servicios y en parte, en agricultura. Queremos profundizar en la formación y mejorar los datos de empleo en los sectores más estables. No nos parece bueno que muchas familias tengan que estar pendientes para sus planes de vida de la duración de su contrato.

–El problema de Cádiz es la temporalidad y que el empleo se mueve en picos de sierra.

–Efectivamente. Pero el sector industrial es muy potente y puede serlo aún más. Y las nuevas tecnologías dan un empleo mucho más estable pero requieren más formación. Y en eso vamos a trabajar. Cuanta más gente trabaje en esos sectores, más se van a suavizar esos picos de sierra que menciona.

–Cádiz sufre la falta de políticas de formación para el empleo por los problemas judiciales de la anterior administración. ¿Cuándo se prevé que se retomen?

–Ya tenemos planes de formación para trabajadores en activo y para desempleados con compromiso de inserción. Se está trabajando en la formación dual, que nos parece básica. Formamos a mucha gente en campos en los que las empresas no tienen necesidades, o requieren una formación adicional, lo que dificulta su empleabilidad. Hemos pedido a las empresas que nos determinen por sectores qué necesitarán en los próximos años. Cuando tengamos esa información, podremos preparar una formación adecuada a sus requerimientos reales.

–¿Pero cuál es el horizonte temporal para que se implemente esa formación?

–Uno de los escollos son las certificaciones, aunque ya estamos trabajando en ellas antes incluso de tener toda la información de los requerimientos de las empresas. No hay una fecha exacta, pero es el empeño máximo de la consejera de Empleo, Rocío Blanco. Y va a salir sí o sí. Pronto lo veremos.

–Hay proyectos empantanados como el CTI o el CFA. ¿Cuándo se van a desbloquear?

–Nos hemos encontrado con que casi todos estos proyectos estaban parados o realmente no se les podía llamar ni proyectos. No pasaban de un pequeño estudio o declaración de intenciones. Pero en estos meses ya hemos podido desbloquear el CFA, que está a falta de unos requerimientos muy concretos que se resolverán pronto y se podrá tener la licencia de apertura. También hemos reactivado la Agencia IDEA. Desde Cádiz hemos mandado 34 proyectos para subvencionarlos y todos han sido aceptados. El CTI está parado desde 2014. Creo que el Ayuntamiento de San Fernando quiere diluir el consorcio y pasar a una nueva fase. Eso significa un rediseño por lo que tenemos horizonte temporal para este proyecto. En cuanto a la ITI, sí que se ha reasignado la financiación de los proyectos que ya eran imposible de acabar en plazo en otros que sí da tiempo a poner en marcha. Tenemos como límite 2020 con una prórroga de tres años para justificar y rematar los proyectos ya iniciados que no podemos saltarnos porque en Europa son muy serios.

–La Junta acaba de declarar de interés estratégico la inversión de Cepsa en Los Barrios. ¿Qué implica esa declaración?

–Es una inversión de 1.000 millones de euros que durante su fase de implantación generará 3.000 empleos. Supondrá un gran empujón para la provincia.

–Recientemente lanzaron Invest in Cádiz, una iniciativa de la ITIque ya se había presentado en 2017 por la anterior administración. ¿Qué espera de ello?

–Queremos que se nos conozca de verdad, sobre todo en Europa, y despertar las expectativas de inversión en grandes empresas que están buscando una localización adecuada. Se les ofrece una Cádiz alejada de la fama de conflictividad laboral con unas posibilidades de expansión y crecimiento reales.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios