Arranca la negociación del ERE Alestis plantea 233 despidos en la Bahía de Cádiz

  • La compañía contempla la salida del 41% de su plantilla de las plantas de El Puerto y Puerto Real, que emplean a 527 trabajadores

  • El ERE cifra en 585 el número total de despidos en todo el grupo, sobre una plantilla de 1.370 personas 

Cono de cola para el A350 fabricado en la planta de Alestis en Puerto Real. Cono de cola para el A350 fabricado en la planta de Alestis en Puerto Real.

Cono de cola para el A350 fabricado en la planta de Alestis en Puerto Real. / Julio González

Alestis contempla despedir a un total de 585 trabajadores, de los que 233 corresponden a las plantas de El Puerto y Puerto Real, lo que supone la salida del 41% de su plantilla en la Bahía de Cádiz, según han indicado fuentes sindicales. La dirección de la compañía ha mantenido este martes la primera reunión con el comité de empresa para iniciar la negociación del Expediente de Regulación de Empleo anunciado la pasada semana. El encuentro ha servido también para fijar el calendario de reuniones durante esta fase, que tiene una duración de un mes y que expira el próximo 30 de septiembre. 

La empresa comunicó hace una semana que iba a tramitar un ERE "para poder hacer frente a la situación de reducción de carga de trabajo confirmada por los clientes, y balancear la capacidad productiva de la compañía con las necesidades del mercado". Se hacía realidad la noticia más temida en el sector aeronáutico: la transformación de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en despidos colectivos ante el desplome del sector aeronáutico como consecuencia de la pandemia de coronavirus.

La compañía controlada por Aciturri señala que la evolución del sector aeronáutico durante los últimos meses "ha estado marcada por el retraso y cancelación de pedidos por parte de las aerolíneas como consecuencia de la reducción del tráfico aéreo, lo que ha provocado una importante reducción de las cadencias de fabricación por parte de los principales fabricantes afectando a toda la cadena de suministro del sector".

La comunicación del ERE de Alestis llegó un día después de que su matriz iniciara los mismos trámites para dos de sus filiales, Aciturri Aeroengines y Aciturri Aerostructures. Alestis tiene en vigor desde el pasado mes de mayo un ERTE que expira el 30 de septiembre y que afecta de forma rotatoria a la mayor parte de su plantilla. Este ERTE coincide en el tiempo con el de la división comercial de Airbus, que también abarca hasta el 30 de septiembre.

La compañía aplicó esta medida a raíz de "la drástica reducción del tráfico aéreo y la cancelación de pedidos por parte de las aerolíneas han tenido consecuencias inmediatas sobre el negocio de Alestis". "Los planes de producción se han visto gravemente impactados con una reducción en las cadencias de fabricación de los modelos A320, A350 XWB y A330 que oscila entre un 36% y un 45% en función del modelo de avión", señaló Alestis hace tres meses.

Alestis es un proveedor de primer nivel (Tier-1) de aeroestructuras, líder en ingeniería y tecnologías de fabricación de materiales compuestos, que participa en los programas más relevantes de los mayores fabricantes del sector como son Airbus, Boeing o Embraer. El grupo desarrolla proyectos de ingeniería, diseño, desarrollo, fabricación y soporte de producto de aeroestructuras complejas. Cuenta con más de 1300 empleados repartidos en sus centros de trabajo ubicados en Sevilla, Getafe, Puerto Real, Puerto de Santa María y Vitoria, a los que se suman las instalaciones de Sao José dos Campos, en Brasil.

La compañía fue adquirida el año pasado por Aciturri tras un largo proceso de reestructuración en el que llegó a declarar en concurso de acreedores, por lo que Airbus se vio obligada a rescatarla para evitar retrasos en algunos de sus programas. 

Aciturri tomó el 62% que tenía Airbus en la empresa y el 14% de Unicaja, con lo que se convirtió en accionista mayoritario con el 76%. El resto de los títulos, el 24%, siguieron en manos de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que ha decidido mantener su participación en Alestis por razones estratégicas. 

La primera medida, inmediata tras el cambio accionarial, fue la inyección de 80 millones de euros en la empresa, 51,9 de forma directa y el resto a través de una ampliación de capital proporcional al peso de los dos accionistas: 21,3 millones en el caso de Aciturri y 6,7 en el de la SEPI, 

Pero el problema estriba en que Alestis necesita generar más caja para devolver la deuda cuyo vencimiento se aplazó dentro del convenio firmado con sus acreedores hace siete años. El monto total de este pasivo asciende a 284 millones de euros, aunque el primer plazo es el de mayor cuantía, 170 millones de euros, y tiene que ser satisfecho en 2021, por lo que la crisis del coronavirus no ha podido en llegar en peor momento para la empresa. 

Precisamente, esta espada de Damocles es la que explica que Alestis siga teniendo una estructura jurídica propia, ya que así Aciturri defiende su balance de los problemas del que fuera el emblema del sector aeronáutico andaluz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios