PUERTO REAL

El transporte público deja "tirados" a los vecinos del Río San Pedro

  • Decenas de usuarios presentan sus quejas ante el Consorcio de Transportes y plantean movilizaciones para que se mejore el servicio

Viajeros esperan el autobús en la barriada Río san Pedro Viajeros esperan el autobús en la barriada Río san Pedro

Viajeros esperan el autobús en la barriada Río san Pedro / DCA (Puerto Real)

Utilizar el transporte público a primera hora de la mañana en la barriada Río San Pedro de Puerto Real es una misión imposible. Los saben bien las decenas de viajeros que cada día, a partir de las siete de la mañana, esperan en alguna de las paradas del barrio y ven como, ante ellos, el autobús pasa de largo.

Vienen repletos de la zona centro de Puerto Real y el Hospital Clínico y “ya no cabe nadie más”, les dicen. “Cuando paran entran los que caben en ese viaje: dos, tres o cuatro personas. El resto se quedan en la parada a esperar al siguiente”, lamenta una de las usuarias de este servicio.

Además del enfado por “dejarnos tirado” en la calle, esta situación está provocando que muchas personas lleguen tarde al trabajo o que alumnos de colegios e institutos se pierdan las primeras horas de clase.“Hay que poner una solución definitiva porque en las horas punta siempre pasa eso”, lamentan. El problema no es nuevo. Situaciones como esta, con mayor o menor frecuencia, se vienen produciendo desde hace ya muchos años. De nada han servicio las reclamaciones presentadas ante el Consorcio de Transporte de la Bahía de Cádiz, ni los cortes de carreteras que en el pasado realizaron los vecinos. Ahora, como la historia se repite, también plantean repetir las acciones. Los usuarios ya han iniciado una campaña en redes sociales para animar a los afectados a que presenten una reclamación ante el consorcio y han convocado una reunión para estudiar posibles acciones.

Pero la poca capacidad y frecuencia de los autobuses no es el único problema. El acceso a los autocares para las personas con movilidad reducida es otra queja recurrente. Dicen los usuarios que el número de autobuses que disponen de un sistema que les permita el acceso mediante una rampa es muy bajo. “No llega ni al 25% y tenemos que estar cuadrando los horarios y perdiendo mucho tiempo porque hay muchos a los que no podemos subir”, lamenta una joven del barrio que se desplaza en silla de ruedas. “Además, en muchas ocasiones los que se supone que están adaptado no funcionan y tenemos que depender de la ayuda del resto de viajeros para subir y bajar a pulso”.

Sobre este asunto también se ha pronunciado la Plataforma Vecinal Río San Pedro que ha calificado al servicio público de autobuses de la barriada como "nefasto y vergonzoso". Desde la Plataforma entienden que esto no es solo una "incompetencia" de la empresa, sino también de todo el conjunto de administraciones públicas "porque no es lógico que, desde todas las instancias: locales, provinciales, autonómicas, estatales y hasta de la Comunidad Europea, se abogue por la protección del planeta fomentando el uso del transporte público, instalando carriles bici o restando zonas de aparcamiento,. para que luego esto no vaya acompañado de medidas de refuerzo y mejora de ese transporte público que debe acoger a las personas que lo necesitan y utilizan en su vida diaria".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios