PUERTO REAL

Lluvia de caramelos en la visita Real a la Real Villa

  • Los Reyes Magos recorrieron el centro tras aterrizar en helicóptero en la Plaza Rafael Alberti

  • El Heraldo Real, la Cartera y la Estrella completaron el cortejo

Puerto Real vivió este cinco de enero un inusual domingo que desde temprano dejaba imágenes muy distintas a las de un domingo cualquiera: calles repletas de gente, comercios abiertos y mucho trasiego de cajas con el habitual Roscón, el dulce estrella de la jornada.

Así se vivía en el centro hasta poco antes de las cinco de la tarde, cuando toda la atención se trasladaba a la Plaza Rafael Alberti donde a las 17:03 horas aterrizaba el helicóptero de la Policía Nacional que, un año más servía como “transporte real” de los monarcas. Para el aterrizaje se repitió la fórmula creada el pasado año cuando se abandonó al puntilla del muelle. En el centro de una plaza perimetrada con vallas de seguridad tomó tierra la aeronave. Fue el Rey Gaspar el primero en bajar y por tanto el primero en ser recibido por la alcaldesa, Elena Amaya, y el concejal de Fiestas, Alfredo Fernández, que dieron la bienvenida a los monarcas antes de iniciarse un recorrido por toda la plaza para saludar a los cientos de niños y niñas que aguardaban y impacientes.

Alrededor de media hora tardaron los monarcas en completar el trayecto, al que también se unieron otros personajes como la Cartera Real, la Estrella de Oriente y el Heraldo Real. Fue este último quien , en el balcón del Centro Administrativo Municipal, entregó a los monarcas la llave de la ciudad. “Bienvenidos seáis a este hermoso pueblo de la Bahía de Cádiz. Os entrego la llave que representa el amor de los niños y niñas de Puerto Real hacia vosotros”, dijo el Heraldo Real.

Fue el Rey Melchor quien recogió la llave y se dirigió al público para recordar que “vuestra sonrisa e ilusión es lo que nos mueve cada año para venir desde tierras tan lejanas”, y les animó a que le acompañasen en la cabalgata que minutos después arrancaba. Antes, los monarcas se llevaron una de las primeras peticiones de la tarde: la de la alcaldesa de la Villa. “Puerto Real también se ha portado muy bien y se merece mucho”, dijo a los Reyes.

El la calle Sagasta arrancaba el cortejo compuesto por 6 carrozas, grupos de animación y bandas musicales. Más de 4.000 kilos de caramelos endulzaron una ‘Cabalgata de la Ilusión’ recorrió toda la calle Sagasta, hasta el parque El Porvenir, donde siguió por San Ignacio, Concepción, Barragán y Ángel, hasta llegar a la calle De la Plaza por la que transcurrió hasta la Plaza de Jesús.

Fue en ese punto donde se vivió uno de los momentos mas especiales. En la azotea de la Casa Consistorial, los monarcas lanzaron un mensaje a los niños y niñas antes de que arrancase una función de fuegos artificiales con la que los Magos de Oriente se marchaban, no sin antes recordar a los pequeños que “hay que portarse bien y, sobre todo, esta noche, hay que acostarse temprano”.

Para los Reyes Magos de oriente la jornada fue muy larga. A las nueva de la mañana llegaron al Hospital Clínico Universitario de Puerto Real donde compartieron desayuno con parte del personal sanitario y entregaron regalos y caramelos a los pequeños hospitalizados. También visitaron a muchos de los que vivían su primer Día de Reyes, en la planta de maternidad.

El Rey Baltasar entrega un regalo en la Residencia Vedruna El Rey Baltasar entrega un regalo en la Residencia Vedruna

El Rey Baltasar entrega un regalo en la Residencia Vedruna / C.P. (Puerto Real)

La jornada siguió en la Residencia de Alzheimer ‘Las Canteras’, que por primera vez recibía la visita de los monarcas un cinco de enero, para seguir luego en la habitual visita a la Residencia de Mayores ‘Joaquina de Vedruna’, que recibió a Melchor, Gaspar y Baltasar con un belén viviente y un grupo de villancicos que animó la fiesta. A los mayores residentes entregaron regalos los Reyes Magos durante un encuentro que por primera vez se hizo durante la mañana y no tras la cabalgata como en las últimas décadas.

Sí se visitó por la noche, tras el recorrido, el centro de Asprodeme y el Hogar de las Hermanas Filipenses. Todo ello antes de empezar el verdadero trabajo: el reparto de juguetes a los niños y niñas de Puerto Real que todos, sin excepción, aseguraron a este periódico haberse portado muy bien.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios