Provincia de Cádiz

Caen dos guardias civiles de Barbate en un nuevo golpe al narcotráfico

  • Los agentes, uno de San Fernando y otro de La Línea, se suman a otros 9 detenidos

Tenían encomendada la persecución del narcotráfico en una de las zonas más calientes de España y de Europa y se pusieron al otro lado de la trinchera que separa al funcionario público del delincuente. Y a buen seguro que aprovecharon la información privilegiada de la que disponían para dar cobertura a la banda para la que trabajaban.

"Estaban pringados hasta las cejas", comentó una fuente que tuvo conocimiento de algunos detalles de la actividad de ambos agentes, pero de los que no quiso hablar porque anoche aún no habían trascendido. Se trata del cuarto y el quinto agentes de la Benemérita detenidos en Barbate en los últimos siete años por su implicación en un delito contra la salud pública.

Agentes de la Unidad Contra la Delincuencia y el Crimen Organizado (Udyco) Central del Cuerpo Nacional de Policía en Madrid y miembros de la propia Benemérita detuvieron ayer a dos guardias civiles con destino en el Puesto Principal de Barbate como presuntos componentes de una banda dedicada al tráfico de hachís a gran escala.

Los dos guardias cayeron en una de las detenciones practicadas durante la operación Esmalte, desplegada en estrecha colaboración con el Instituto Armado. Anoche, al cierre de esta información, se habían detenido en Cádiz, Ceuta, Sevilla y Málaga a once personas supuestamente implicadas, en mayor o menor medida, en la organización delictiva. La mayor parte de ellas fueron arrestadas en Barbate y en el núcleo litoral de Los Caños de Meca. También hay otra en Tarifa, hasta un total de siete en la provincia.

En la operación participaron, además de la Udyco Central, la Udyco de Ceuta, la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Cádiz, con el apoyo de otras unidades de la Guardia Civil de Cádiz, el Grupo de Respuesta Especial al Crimen Organizado (Greco) de Algeciras y la Policía Local de Barbate.

Según pudo saber este periódico a primera hora de la tarde de ayer, los guardias civiles son dos treintañeros naturales o residentes en San Fernando y La Línea. Ambos llevaban dos años y medio destinados en el Puesto Principal de Barbate y unos ocho de servicio en el Cuerpo.

La operación desplegada por los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil fue ordenada por un juzgado de Ceuta, precisaron las fuentes consultadas por este periódico. De la instrucción del caso se hizo cargo uno de los de Barbate.

Los dos miembros del Instituto Armado permanecían anoche detenidos en las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil en Cádiz, donde prestaron declaración.

El comunicado de prensa de la OPC no facilita ni las iniciales de los nombres de los detenidos, ni su edad, ni su procedencia. Y es que la operación continúa abierta, de manera que "no se descartan nuevas detenciones y actuaciones en las próximas horas".

En torno a las 21:30 horas de anoche, la ciudad jandeña era ya una balsa de aceite, al menos en lo que al operativo policial se refiere.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios