PUERTO REAL

Las direcciones de los colegios de la Villa no garantizan un entorno escolar seguro

  • Once centros educativos han firmado un documento en el que alertan de que si no se atienden las cuestiones imprescindibles de limpieza o distancia de seguridad, ni siquiera se podrán abrir los centros para la atención al público el 1 de septiembre

Primer día de clases del pasado curso, en el colegio Reyes Católicos Primer día de clases del pasado curso, en el colegio Reyes Católicos

Primer día de clases del pasado curso, en el colegio Reyes Católicos / C.P. (Puerto Real)

Los directores de las Escuelas Infantiles de la ciudad, el CEPER, todos los centros públicos de Infantil y Primaria, y el colegio concertado La Salle, han suscrito un documento que han dirigido a las autoridades educativas, a los responsables políticos autonómicos y municipales y, especialmente, a las familias del alunado, para comunicarles que, a falta de un mes para el comienzo del próximo curso escolar “no podemos garantizar un entorno escolar seguro para el alumnado ni para los trabajadores de los centros educativos”.

Uno de los principales problemas es la distancia de seguridad. La mayoría de los centros, al no haber reducido la ratio, ni contratado al profesorado necesario para realizar agrupaciones más pequeñas o no disponer de espacios en el centro, “no podremos asegurar la distancia de seguridad que establecen las autoridades sanitarias”.

Según las direcciones, esto implicará, en caso de apertura, que todo el alumnado de Educación Infantil y Primaria, así como el personal del centro deberán tener puesta la mascarilla durante toda la jornada escolar, algo que dificultará enormemente la práctica educativa en tan cortas edades, y que puede suponer también foco de infecciones en el alumnado. “Aunque podamos mantener abiertas las ventanas y puertas de las aulas y pasillos, no podemos obviar que se trata de recintos donde en pocos metros cuadrados se encuentran hasta 28 personas dentro de una sala, y en un edificio con centenares de personas”.

Para las direcciones hablar de “grupos de convivencia” en un centro educativo, manteniendo los recursos existentes, supone “desconocer completamente la realidad de los colegios andaluces, tratándose de una solución episódica y para la mayoría de los centros imposible de llevar a cabo”. Por ello ven necesario una mayor “autonomía pedagógica” y poder reelaborar horarios donde las especialidades sean impartidas por los maestros de primaria, y los especialistas puedan impartir otras áreas que no fueran las suyas.

"Queremos mostrar nuestra indignación total ante la ausencia de nuevas contrataciones en la etapa de infantil, por el cupo covid-19. Precisamente en esta etapa es donde más refuerzo de profesorado hace falta”, añaden.

En el documento marcan las cuestiones “imprescindibles” para la reapertura de los centros, considerado fundamental el “Plan reforzado de limpieza y desinfección” para minimizar el riesgo de contagio. En este sentido inciden en que el Ayuntamiento de Puerto Real debe certificar la limpieza y desinfección previa a la apertura de los centros y los protocolos de limpieza y desinfección diarios durante la presencia del alumnado por la mañana y, posteriormente, por la tarde, con el centro ya vacío. Además, se debe especificar el personal con el que cuenta cada centro para esas actuaciones y los materiales a usar.

“Para garantizar el cumplimiento de las recomendaciones de la Consejería de Salud y Familias, los centros educativos debemos conocer con exactitud este plan reforzado antes de abrir sus puertas el 1 de septiembre”, dicen los directores.No obstante, no pasan por alto que “aunque se realice una distribución de los aseos del alumnado, nunca será inferior a una ratio de más de 50 alumnos por aseo, cuando no superiores al centenar”.

Por otro lado, respecto al ‘Plan de actuación COVID-19’ cuya elaboración recae en la Comisión Permanente del Consejo Escolar de cada centro educativo, señalan que “las direcciones de los centros no podemos responsabilizarnos del diseño, ni de las medidas sanitarias necesarias para afrontar una pandemia como la que sufrimos”. Por tanto, exigen, como condición imprescindible para asegurar un entorno escolar seguro, que la realización de dicho protocolo recaiga sobre personal o empresas expertas en protocolos sanitarios o, en su defecto, que el protocolo elaborado en cada centro reciba un visado de idoneidad por parte de la Inspección Educativa o de la unidad Prevención de Riesgos Laborales, y de la Secretaría General Técnica. También solicitan que el personal experto en protocolos sanitarios comunique a los centros el número máximo de personas que pueden constituir un grupo de convivencia

En el documento consensuado por la práctica totalidad de centros educativos de la Villa, se hace referencia a los necesarios materiales higiénico-sanitarios. En este sentido piden una planificación para la adquisición y reparto con antelación de este material (mascarillas, termómetros, soluciones hidroalcohólicas, pantallas faciales, alfombras, etc.) necesario para prevenir los contagios. “Este material ha de llegar a los centros con antelación a su apertura, el 1 de septiembre, teniendo asimismo previsto el procedimiento para su reposición”.

Todas estas dificultades se agudizan en otros servicios que prestan muchos de los centros como el aula matinal o el comedor escolar. “Si queremos agrupar al alumnado del aula matinal en diferentes grupos de interacción, implicará, además del aumento de monitores, el uso de diferentes aulas y dependencias que deben ser limpiadas y desinfectadas en tiempo rápido para que puedan ser usadas a los pocos minutos como aulas ordinarias”. En el caso del comedor, igualmente requerirá del aumento de turnos de comida, de personal de atención y cuidado del alumnado, de uso de diferentes espacios de espera que deberán estar desinfectados y del aumento del personal de limpieza del comedor entre los turnos de comida.

Las direcciones firmantes del documento entienden que esta vez, después de seis meses del inicio de la pandemia, ha de estar prevista la dotación inmediata de equipamiento informático no sólo al profesorado, sino para las muchas de las familias del alumnado que adolecen de equipos informáticos, conexiones a internet y habilidades específicas para el teleaprendizaje.

Un aspecto importante que también han destacado es el transporte escolar que se regirá por las medidas prescritas para el transporte público. “Se hace necesario que se tenga en cuenta las medidas de entradas y salidas escalonadas del alumnado que se establezcan en cada centro y que se amplíe el horario del transporte para poder garantizar el servicio al alumnado usuario”, dicen los directores.

Entre las principales conclusiones a las que han llegado las direcciones de los colegios de la ciudad, además de no poder garantizar la vuelta a las aulas de forma presencial en un entorno escolar seguro, destaca la convicción de que “no es aceptable delegar toda la responsabilidad y la toma de decisiones en las direcciones de los centros, ni que asuman las responsabilidades derivadas de la omisión grave de algunas instituciones”.

Las direcciones alertan de que si no se atienden las cuestiones imprescindibles (limpieza y desinfección o distancia de seguridad, entre otras) ni siquiera se podrán abrir los centros para la atención al público el día 1 de septiembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios