Daniel Pérez (IU) | Alcalde de Puerto Serrano “Es injusta la etiqueta que nos han colgado y la combatiremos con todas las fuerzas”

  • El periodista Daniel Pérez se ha arremangado para pasar de contar la vida a ser parte implicada en ella. Cree en las potencialidades del polichero, gente que es “muy trabajadora”

Daniel Pérez asumió en junio la alcaldía de Puerto Serrano, un pueblo de siete mil habitantes, la mayoría son temporeros Daniel Pérez asumió en junio la alcaldía de Puerto Serrano, un pueblo de siete mil habitantes, la mayoría son temporeros

Daniel Pérez asumió en junio la alcaldía de Puerto Serrano, un pueblo de siete mil habitantes, la mayoría son temporeros / Ramón Aguilar

De contar la realidad a intervenir en ella para cambiar las cosas, el periodista Daniel Pérez (IU) es el alcalde de Puerto Serrano gracias a una mayoría absoluta que mandó a la oposición al PSOE.

–Ha estado solo cuatro años en la oposición ¿Qué sintió cuando supo los resultados electorales?

–Creo que la sensación fue compartida por toda la candidatura, que fue de una enorme responsabilidad. Sabemos que Puerto Serrano necesita de una serie de medidas en el corto y medio plazo y y ahora somos nosotros los que tendremos que hacerlo. Lo asumimos con toda la seriedad y la ilusión.

–Defina la virtud del polichero

–Es ante todo trabajador, acogedor y pacífico. Cualquiera que pase tiempo o que haya vivido aquí lo rubrica. Es muy difícil ir a un tajo de la provincia o de fuera en el que se hable mal de un polichero que haya ido allí a trabajar.

–Y han de luchar también con el estigma de que hay mucha violencia en sus calles

–Es profundamente injusta la etiqueta que se nos ha colgado. Injusta e irreal. Quien se pasee por mi pueblo un día laborable, a las 5,30 de la mañana, verá a gente trabajadora que se prepara para ir al tajo. Coches que van al verdeo, albañiles que van a la Costa, comerciantes que levantan las persianas de sus negocios. Esa es la imagen que retrata Puerto Serrano, no la visión distorsionada que nos han colgado cuatro indeseables y que tenemos que padecer los siete mil habitantes que hacemos lo que podemos por mejorar nuestra vida y nuestro pueblo. Es una losa grande, un estigma que vamos a combatir con todas nuestras fuerzas.

Otra vez aparece su municipio en el ranking de ser el pueblo más pobre de la provincia

–La mayoría de las familias viven de dos sectores muy inestables, el campo y la construcción. No es casualidad que la población con más renta de la provincia, Algeciras, sea un puerto franco situado en una zona industrial. Nosotros somos una población eminentemente rural, con muchos trabajadores temporeros cuyos ingresos dependen de lo buena o mala que sea la campaña de la aceituna o de la mano de obra que haga falta en la fresa, por ejemplo. Así es imposible estabilizar la renta familiar. A un año decente le pueden seguir dos malos. Además, la estadística siempre tiene algo de relativa: en Algeciras puedes encontrar zonas deprimidas y en Puerto Serrano también, pero el pueblo entero no vive en una situación de emergencia permanente. En cualquier caso, esos datos deberían servir para que ninguna administración nos regatee inversiones.

–Municipio de IU menos los últimos cuatro años. Influyeron los problemas judiciales del ex alcalde Pedro Ruiz

–Siempre que hay un ciclo de gobierno muy largo, hay un agotamiento tanto de las personas como de las políticas. El ciclo de IU se estaba agotando y en su momento, bien porque no se pudo o por otras cuestiones, no se llevó a cabo la renovación en la organización y en la institución para que pudiera tener más recorrido. Es cierto que el gobierno de Pedro Ruiz, que fue de casi un cuarto de siglo, tuvo sus aciertos y también errores. Finalmente el hecho de que terminara su carrera política y otros compañeros asumieran su responsabilidad en el Ayuntamiento de manera un poco abrupta nos afectó.

– ¿Qué hará el Ayuntamiento por recuperar lo que se llamó el ‘milagro’ de los cultivos sociales?

–Un fenómeno de ese calibre no tiene una sola causa. En ese momento coincidieron muchos factores, que permitieron que en el pueblo se acabará con la tasa de desempleo. A mí no se me olvidará nunca un titular de Antonio Burgos, que decía ‘El parado de Puerto Serrano’, un poco bromeando de cómo se sentiría ese hombre. Es cierto que se acabó con el paro por primera vez en la historia. Pero fue fruto de muchos factores porque hubo fondos europeos, gente que asumió riesgos e inició cultivos sociales y hubo un Ayuntamiento dispuesto a impulsarlo. ¿Qué ocurrió?, pues que esos agricultores y esa gente que se embarcó no tuvo espacio para hacer un fondo suficiente para aguantar una mala campaña. Tenemos claro que hay que fijar población al territorio, y tenemos tres grandes focos de generación de empleo. La agricultura pasa, también, porque el valor añadido y la manipulación de los productos se pueda quedar aquí y para eso hay que ofrecer un espacio amable a las empresas. Creemos que en el turismo no se está sacando provecho con el entorno que tenemos. Y hay que incentivar a la gente para que el dinero que circula aquí se gaste aquí y beneficie a los comercios.

–Hablando de turismo, ¿le da la sensación de que hay gente que todavía no sabe que la Vía Verde arranca en Puerto Serrano?

–Tenemos la sensación de que para ser entrada de la Vía Verde no se le ha dado el trato que se merece en las promociones. Hay que apostar por ello y ya hemos tenido contactos con la Fundación y hay cierto consenso para que este pueblo juegue un papel más relevante. Hay que mejorar los accesos físicos a la estación, que son dificultosos por el camino que existe. Aquí no vamos a discutir quién tiene el mejor trazado, nosotros somos puerta de entrada y contamos con un complejo flamante de alojamientos en la estación, que es una maravilla. Este gobierno municipal hará un plan específico sobre turismo para Puerto Serrano, que esté muy ligado a la Vía Verde, porque es nuestro principal atractivo.

–¿Cómo están las arcas?

–El anterior alcalde, en redes sociales, poco antes de que se produjera el traspaso de poderes, dijo que él había dejado garantizado el pago de la siguiente nómina. Y nos hemos encontrado con un último ciclo, que yo diría que empieza a mediados del año pasado, en el que el gasto se dispara o bien porque estábamos en año de elecciones o porque se pensó que podía pagarlo otro. Entonces, no estamos hablando de una situación crítica, pero sí es cierto que las cuentas no cuentan con una fortaleza de la que podamos presumir. Y luego sí nos hemos encontrado que la contabilidad de 2019 está por marzo de 2018, con lo que en estos cuatro meses hemos hecho esfuerzos considerables por ver la situación real.

–¿Pero se garantizarán las nóminas, y no se volverá a los impagos de otros tiempos?

–Totalmente. No hay ningún tipo de riesgo siempre que no haya una hecatombe que no tengamos contemplada. Pero hasta la fecha no solo hemos pagado las nóminas sino que las hemos pagado antes y esa será nuestra voluntad. Eso fue algo muy puntual, que estuvo asociado a una crisis muy generalizada y la gente que estaba en el Ayuntamiento se vio desbordada.

–¿Qué proyectos impulsará?

– Son prioritarios la limpieza y la regeneración de espacios públicos y acabar con el deterioro de algunas zonas. Puede ser básico, pero no podemos hablar de generar un marco amable para las empresas de fuera que quieran instalarse aquí o de promover el turismo si no tenemos espacios presentables. En seguridad ciudadana, nos encontramos cuando tomé posesión, que en el cuadrante de la Policía Local había dos agentes cubriendo turno. Es insuficiente. Ahora ya hay cinco y hacemos gestiones para que se incorporen más. Y trabajaremos para dotar las infraestructuras municipales, para que empresas que ahora están generando empleo se queden y otras puedan venir. Si conseguimos adecentar el pueblo, que haya la sensación de seguridad y que las empresas se queden para generar empleo, daremos este mandato por válido.

–¿Y con respecto a luz, después del último corte de 24 horas?

– El Ayuntamiento se ha arremangado para pedir soluciones. Hemos solicitado un sistema de reclamaciones por las pérdidas de los vecinos. Y estamos trabajando con la Junta y el Gobierno central porque un pueblo de 7.000 habitantes no puede estar con una sola línea eléctrica. Hay que invertir en una línea supletoria que dé garantías.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios