medio ambiente

Ecologistas en Acción teme que la salina de San José se oriente a un uso privado

  • La Junta de Andalucía hizo pública la convocatoria de concesión esta semana 

  • La plataforma piensa presentar su propuesta de gestión

Uno de los talleres salineros llevados a cabo por Ecologistas en Acción en el emplazamiento. Uno de los talleres salineros llevados a cabo por Ecologistas en Acción en el emplazamiento.

Uno de los talleres salineros llevados a cabo por Ecologistas en Acción en el emplazamiento.

Comentarios 0

Tres años de retraso en la apertura de un concurso para poner en valor en entorno de la salina de San José en El Puerto, y la exigencia de una inversión de 25.231 euros para optar a concurso, hacen temer a Ecologistas en Acción que el proceso de concesión abierto desde la Junta de Andalucía esté orientado hacia el sector privado. “Un plan económico que, en teoría, nos deja fuera”, comenta al respecto Joaquín Paloma, uno de los portavoces de la plataforma. Todo ello, cuando los ecologistas llevan desde 2015 realizando trabajos de divulgación y regeneración ambiental en el espacio:una labor que han llevado a cabo –apuntan– con trabajo “voluntario y altruista” y sin recibir subvención alguna desde la administración autonómica. Aun así, Ecologistas en Acción presentará su propuesta de gestión, para garantizar “el carácter público, la conservación y el funcionamiento de esta salina tradicional”.

“Nuestro temor es que la propuesta vaya dirigida a favorecer a un conocido restaurante que ha mostrado un interés particular en disponer de esta salina para sus clientes”, apuntan los ecologistas. El restaurante, desde luego, es Aponiente. No es la primera vez que el proyecto de Ángel León choca con las protestas ecologistas: “Ya con el Molino de Mareas, nosotros no estábamos de acuerdo con que tuviera una explotación eminentemente privada –comenta Joaquín Paloma–. Hubiera sido un emplazamiento estupendo para un centro que explicara las claves antropológicas y medioambientales de la zona, quizá con un espacio dedicado a restauración. Desde el principio, igualmente, vimos que había ganas de hacerse con las salinas, que es un proyecto muy bonito y vende mucho”.

Durante este tiempo, además de numerosas actividades, los miembros de Ecologistas en Acción han ido solicitando permisos puntuales de intervención y mantenimiento, y han realizado pequeños trabajos de conservación:levantar fango, limpiar las cabeceras de los tajos... “Hay cuerdas que se han roto, molineras que se han roto, cangrejeras por arreglar, muros que han cedido... –explica Joaquín Paloma–. Es una salina, además, mal diseñada, que no tiene un recorrido óptimo.De estas y otras incidencias hemos hablado al director del Parque Natural Bahía de Cádiz, que siempre ha respondido que no hay presupuesto”.

“Lo que no puede ser –añade Paloma–, es que lo privado termine resolviendo la administración de lo público. La gestión parecer ser la no gestión”.

La convocatoria hecha pública esta semana por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible para optar a la concesión de la salina de San José incluye, además de “desarrollar una serie de actividades básicas como obtener sal, desarrollar actividades educativas y de actividades de turismo activo o de naturaleza”, condiciones como “el alquiler de piraguas, bicicletas y similares, las rutas en embarcación neumática por el río Guadalete, la oferta de servicios de restauración o avituallamiento, el desarrollo actividades propias de un spa salino natural…” que, señalan los ecologistas, “pretenden favorecer a una entidad empresarial en contra de las asociaciones sin ánimo de lucro”. “ La posibilidad de utilizar la salina como terraza para servicios de restauración, lo dice todo del objetivo encubierto de este concurso”, concluyen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios