Seminario de la Universidad de Cádiz

La Junta prepara un plan de prevención de maremotos

  • Se incluirá dentro de un decreto que desarrollará las competencias en emergencias costeras

Antonio Sanz, junto al rector, durante su intervención en el seminario. Antonio Sanz, junto al rector, durante su intervención en el seminario.

Antonio Sanz, junto al rector, durante su intervención en el seminario.

El viceconsejero de Presidencia de la Junta, Antonio Sanz, aprovechó ayer la celebración del seminario organizado por la UCA sobre Riesgos Costeros para desvelar que el Gobierno autonómico está preparando un decreto que incluirá un plan de maremotos, algo absolutamente novedoso en nuestra legislación y que se incluye dentro de otro plan global mucho más ambicioso de prevención en caso de fenómenos costeros que pudiera poner en riesgo a la población.

“Se trata de un Plan de Playas Seguras que permita coordinar efectivos, generar medidas y recomendaciones que no solo garanticen sino que también mejoren su seguridad”, explicó. Sanz ha recordado que “no existe hasta el momento normativa alguna que, desde el respeto a la autonomía local, aborde tanto la coordinación de efectivos, como las labores de prevención y planes de emergencia que corresponde a la Junta y por eso se va a trabajar por primera vez en esta línea”.

Después de la publicación de la Directriz Básica en materia de maremotos de 2015, y pendientes aún del correspondiente Plan Nacional de Maremotos que debe elaborar el Gobierno Nacional, la Consejería de la Presidencia ya ha comenzado a desarrollar un Plan de Emergencia Ante el Riesgo de Maremoto para el que se ha solicitado, para la elaboración del análisis de riesgos correspondiente, el apoyo de Copernicus, el Programa de Observación de la Tierra de la Unión Europea que ofrece servicios de información basados en datos de observación de la Tierra por satélite y en datos in situ (no espaciales). De otra parte, la Administración andaluza también avanza en proyectos de concienciación, resiliencia y formación e información a la población en materia de riesgos como parte esencial para crecer en seguridad. “Una sociedad formada e informada da como resultado una población con mayor capacidad de respuesta y recuperación y por tanto, menos vulnerable”, opina Sanz.

Otra de las áreas que se están explorando se refiere al 112, donde se quieren integrar todos los servicios y se va a coordinar mediante la normativa necesaria unos requisitos básicos para los planes de salvamento de las playas, así como “unos planes de inspección para vigilar su cumplimiento”.

La Junta quiere apostar por ese distintivo de playa segura que plantea el seminario y desde sus propias competencias liderar este proyecto y exigir medidas de seguridad en aquellas que no las tengan, “ya que el 90 % de los ahogamientos se producen en zonas no vigiladas”.

El viceconsejero Sanz también ha explicado que se va a abordar la homogeneización de criterios objetivos en el uso de banderas, señalética de seguridad, recomendaciones, así como las exigencias básicas en materia de personal y medios técnicos de atención y salvamento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios