Provincia de Cádiz

Liberada una estafadora secuestrada en Sevilla por algunas de sus víctimas

  • Según la Policía, la mujer se ha embolsado 2 millones desde una empresa de El Puerto

En poco más de tres meses, ha logrado embolsarse la friolera de dos millones de euros con una peculiar estafa piramidal en la que han picado más de 200 personas. Su final ha sido tan singular como su meteórica carrera delictiva: traicionada por su socia, terminó siendo secuestrada por algunas de sus víctimas, que la mantuvieron retenida en la casa de la madre de su compañera de negocio, en Sevilla, durante dos días, para que devolviera el dinero estafado, con la permanente amenaza de recibir un tiro si intentaba huir. Hasta que la Policía Nacional ha logrado liberarla.

La increíble historia comenzó a escribirse hace bien poco. En concreto, el pasado día 10 de octubre, que es la fecha en la que la víctima de este secuestro exprés , Dolores S.G., constituyó la empresa con la que habría logrado perpetrar la millonaria estafa: Chibelo Inmo Finance Sociedad Limitada, con base en El Puerto. La firma, con un variado objeto social que abarca desde la construcción a la importación, pasando por las actividades inmobiliarias, y en la que Dolores figura como apoderada, en realidad, según han determinado las investigaciones policiales, se dedicaba a ofrecer altas rentabilidades, en torno al 150%, por el capital invertido. Con ello, pretendían atraer a una gran masa de clientes con la intención de obtener grandes cantidades de efectivo para posteriormente desaparecer con el montante.

Fue la denuncia de una de las víctimas, la mayoría de ellas, radicadas en Sevilla, la que puso a la Policía sobre la pista de este timo masivo. Una mujer interpuso una denuncia alertando de la estafa sufrida por la empresa domiciliada en El Puerto. Agentes del Grupo de Blanqueo de Capitales de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Sevilla se pusieron en marcha. Y en el transcurso de las pesquisas averiguaron que tanto Dolores, la delegada en El Puerto de Chibelo, como su socia, Ana Belén G. de A. (que ostenta el cargo de administradora única de la empresa), encargada de captar clientela en Sevilla, habrían sido secuestradas por algunas de sus víctimas. En concreto, por un clan familiar de etnia gitana. Esta familia, liderada por un sujeto al que apodan El Patriarca, habría exigido el dinero entregado a la socia hispalense de Dolores, quien a la postre, terminó traicionando a su compañera. Tanto es así que, según han desvelado a este diario fuentes de la investigación, Ana Belén habría ideado el secuestro de su socia, ofreciendo para ello la casa de su madre, situada en el sevillano barrio de los Carteros.

Entonces, entró en acción el Grupo de Atracos de la Policía Judicial de Sevilla, especializado en secuestros exprés, dispusiendo todo para el rescate. La sorpresa de los agentes fue mayúscula al comprobar que Ana Belén, a la que creían también retenida contra su voluntad junto a Dolores, en realidad era la que se encargaba de custodiar a su socia para que no huyera de la casa. Porque los policías iban preparados para lo peor, y fue la propia secuestrada la que abrió la puerta al agente de paisano que llamó previamente, para inspeccionar el terreno. Finalmente, los policías entraron en la casa, topándose con las dos empresarias y con dos de los miembros del clan familiar víctima de la estafa piramidal. Finalmente, han sido detenidas 8 personas: seis integrantes del grupo implicado en el rapto, y las dos mujeres, Dolores, por la estafa masiva, y Ana Belén, por partida doble: por el timo y por su implicación en el secuestro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios