Provincia de Cádiz

El abogado de Osuna solicita la nulidad de su imputación en el caso Quality Food

  • Considera que en el actual momento procesal, en la preparación del juicio oral, no se le puede acusar de un delito para el que no se ha podido defender

El abogado de Miguel Osuna, el ex delegado de la Zona Franca de Cádiz por el PP entre los años 2001 y 2004, ha pedido la nulidad de la imputación contra su cliente por el caso Quality Food, la empresa de alimentación propiedad de Manuel García Gallardo. Osuna fue el que presentó en su día como delegado una denuncia contra el propietario de la compañía por diversas irregularidades en el proceso de venta a la Zona Franca pero hasta ahora no ha salido un informe de la Abogacía del Estado en la que le imputaba un delito de malversación. En el mismo explicaba que hasta ahora todas las acusaciones se habían hecho basándose en informes falsos, a la vez que hablaba de que habían aparecido nuevas pruebas que incriminaban al exdelegado de la Zona Franca.

El letrado Felipe Meléndez, que asiste a Osuna, dijo ayer a la puerta de los juzgados de San José junto a su cliente que se está hablando de delitos que "no han sido objeto de investigación en la fase de diligencias previas". En este sentido, Meléndez recuerda que toda la fase de investigación que se ha prolongado durante siete años "se ha basado en otros imputados y en otros delitos y ahora cuando la Abogacía del Estado tiene que acusar dice que debe haber un nuevo imputado y por delitos que no han sido objeto de investigación". En este sentido, cree que conforme a la Ley de Enjuiciamiento Criminal "estamos convencidos de que no se puede hacer así, aunque luego nos den o no la razón".

Osuna estaba citado a declarar ayer por primera vez como imputado en el Juzgado de Instrucción número 3 de Cádiz, pero por indicación de su letrado se acogió a su derecho de no declarar "a la vista del incidente de nulidad que hemos presentado" hasta esperar a que se resuelva el mismo. Meléndez puntualiza que "lo que no se puede hacer es tomar una declaración e irnos a juicio sin haber practicado ningún tipo de prueba contra esos delitos".

Y es que ahora el caso puede tomar tres caminos, una vez que las partes se pronuncien sobre la solicitud de nulidad por parte de Osuna. Que efectivamente el juez la acepte. En segundo lugar que la rechace y se decida poner fecha para el juicio con Osuna también como imputado. La más probable es la tercera vía, es decir, que la instrucción retroceda y con Osuna ya como imputado, este pueda presentar la pruebas y testigos pertinentes para poder defenderse de los delitos de malversación.

Lo que Meléndez entiende es que el momento procesal actual, que recibe el nombre de preparación de juicio oral, no es el pertinente para presentar una nueva imputación "sino que es con respecto a todo lo que se ha investigado y se ha instruido antes. En esa investigación nunca se ha hablado del señor Osuna como imputado ni de delito de malversación".

Quien si está imputado casi desde el principio es Manuel García Gallardo, propietario de esta compañía que en su día se presentó como un ejemplo. Esta persona estaba citada ayer también para declarar y acudió a los juzgados acompañado de su abogado Manuel Baena Bocanegra, aunque finalmente su declaración sí fue suspendida.

García Gallardo, antes de entrar en los juzgados, dijo que en nueve años que lleva el proceso abierto por la venta de la compañía "he ganado en todas las instancias en el procedimiento mercantil. Es algo de lo que estoy tremendamente orgulloso".

En una de estas sentencias se condenaba a la Zona Franca de Cádiz a pagar 13 millones de euros por el valor que se le daba a las acciones "pero se ha paralizado por una querella que sigue en fase de instrucción después de casi 10 años en la que yo siempre he mantenido que los hechos que se me han imputado son absolutamente falsos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios