Provincia de Cádiz

El PSOE recupera Benaocaz

  • El concejal del PA incumple las órdenes de su partido y cierra con el Partido Socialista lo que él mismo denomina un "matrimonio de conveniencia" · Manuel Cabrera sustituye a Mangana (PP) en la Alcaldía

El Partido Socialista (PSOE) consiguió ayer recuperar la Alcaldía de Benaocaz tras prosperar la moción de censura que presentó contra el Partido Popular (PP) gracias al respaldo del único edil del Partido Andalucista (PA).

Pese a la desautorización de la dirección nacional y provincial de la formación nacionalista, el concejal de este partido en Benaocaz, José Luis Rodríguez Ortega, votó a favor de la moción de censura, aupando al sillón de regidor al socialista Manuel Cabrera y provocando la salida del hasta ahora alcalde, Juan María Mangana (PP), quien fuera su socio de gobierno desde mediados de 2007 hasta finales del año pasado.

No valieron ni las amenazas de expulsión ni la apertura de un expediente disciplinario por parte de la formación andalucista para convencer a Rodríguez Ortega, quien no cambió un ápice sus intenciones. Como estaba previsto, el ex socio de los populares alzó su mano en favor del PSOE en la votación de la moción de censura, ocasionando el primer relevo de gobierno en la Sierra de Cádiz desde las últimas elecciones de 2007. Justificó su actuación calificándola de "matrimonio de conveniencia" bueno para Benaocaz y movido por "el interés general" hacia el pueblo.

Con ello, el PSOE recupera esta Alcaldía que perdió hace casi dos años por el acuerdo de gobierno que suscribieron populares y andalucistas. Este pacto se hizo trizas hace precisamente tres meses cuando el edil andalucista rompió relaciones con sus socios por desavenencias en la gestión municipal. Desde entonces, la crisis política ha campado a sus anchas en este municipio. Y, sobre todo, ha tensionado las relaciones entre el PP y el PA, que tienen acuerdos de gobiernos en varios municipios de la provincia, especialmente en San Fernando y Ubrique, donde los regidores de ambas localidades son andalucistas.

La primera moción de censura que cristaliza en la Sierra gaditana en 30 años se materializó al mediodía de ayer en un pleno extraordinario que convocó a un buen número de dirigentes provinciales y comarcales del PSOE y del PP, en un pueblo con una población de 800 habitantes. Como era de suponer no hubo ninguna presencia de dirigentes del PA.

El reducido salón de plenos de este Ayuntamiento, cuya corporación municipal suma tres ediles del PSOE, otros tres del PP y uno del PA, acogió una sesión abarrotada de políticos y vecinos que no quisieron perderse este acontecimiento. Pese al enfrentamiento político que en los últimos tiempos se vive en este municipio, el acto se desarrolló con toda normalidad.

La mano derecha del hasta ahora alcalde, la concejal María Luisa Sánchez Toro (PP), presidió el pleno de la moción de censura, que se saldó con los votos a favor de los tres ediles del PSOE y del único del PA, frente a los votos en contra de dos de los tres ediles del PP. Y es que hubo una singularidad: el tercer concejal popular no pudo votar ya que aún no ha tomado posesión de su cargo en sustitución de otra edil por falta de quórum de la oposición la semana pasada en el pleno que debía otorgarle el acta de concejal.

Tras la lectura de la moción, que se cursó el pasado día 20 de marzo para desbancar a Juan María Mangana, se presentó la candidatura a la Alcaldía del socialista Manuel Cabrera y se procedió a la apertura del turno de palabras. Ante la negativa de Cabrera a intervenir antes de su toma de posesión, el alcalde saliente interpeló al edil en un cara a cara. "Después del acoso, lo mínimo es que dé explicaciones a mí y al pueblo", dijo antes de añadir que se marchaba como el alcalde "moral" del municipio.

Por su parte, lo primero que hizo Cabrera tras la toma de posesión como nuevo regidor fue alabar al andalucista Rodríguez Ortega, del que dijo ser "gran persona" y "valiente" por haber tomado una decisión "muy difícil". El alcalde prometió gobernar para todos, buscando el bienestar de los habitantes de esta localidad.

En su caso, el dirigente andalucista Rodríguez Ortega confesó que este municipio necesita una mayoría suficiente para sacar adelante los proyectos pendientes. "El único motivo que me mueve es el interés general", apostilló. En ese momento, algunos de los vecinos que ocupaban los sillones soltaron tímidos gritos como "fuera" o "di la verdad", que apenas caldeó el ambiente.

También intervino en la sesión plenaria la ya ex teniente de alcalde del PP, María Luisa Sánchez Toro, quien aprovechó la ocasión para despejar cualquier duda sobre presuntas irregularidades en relación al cobro de su sueldo que la oposición le ha achacado. "Jamás el Ayuntamiento me ha dado un duro. Aquí se ha obrado con legalidad", sostuvo la edil ante los presentes. La popular no quiso acabar su intervención e interpeló al nuevo gobierno asegurando que "los pasos se demuestran andando" en relación a las posibles "falsedades" que hasta ahora ha sostenido la oposición.

Pese a perder la Alcaldía de Benaocaz, el presidente provincial del PP, José Loaiza, firmó ayer la tregua con las direcciones nacional y provincial del PA. "Me fío de lo que han dicho los dirigentes andalucistas, que han desautorizado esta moción de censura. Nosotros, por nuestra parte, mantendremos los pactos con el PA como hasta ahora, siendo fieles a lo firmado y defendiendo en cada pueblo los intereses de los ciudadanos", reflexionó Loaiza.

El máximo responsable del PP en la provincia dijo que el edil del PA en Benaocaz "es un tránsfuga como una casa" y adelantó que en cuanto el PA le abra expediente llevarán el caso a la Mesa Nacional Antitransfuguismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios