Entrevista al candidato de Podemos a la presidencia del Gobierno

Pablo Iglesias: "Mi relación con Pedro Sánchez es cordial"

  • Confía en una remontada electoral y para ello elige "oligarquía" como nueva palabra fuerza del mensaje

  • La inminencia de una nueva crisis económica está en el centro de su discurso

  • Cree que ahora sí será posible "un gobierno progresista"

Pablo Iglesias posa en el Club Nazaret de Jerez después de la entrevista. Pablo Iglesias posa en el Club Nazaret de Jerez después de la entrevista.

Pablo Iglesias posa en el Club Nazaret de Jerez después de la entrevista. / Miguel Ángel González

Es una entrevista exprés, poco más de quince minutos en un lugar poco adecuado para grandes confesiones:un camerino del Club Nazaret de Jerez, una pequeña estancia en la que está parte de su equipo y del aparataje que utilizan para los actos preelectorales a los que llaman Encuentros con al gente. Son como mítines en versión portátil. Discursos más cortos, lugares cubiertos y público en corrillo. Hay poco tiempo porque hay que coger el tren e ir a otro lugar, a otro encuentro.

–Estamos en Jerez, no en Cádiz, el único ayuntamiento del cambio que resistió. ¿Quiere decir esto algo?

–No, estamos en Jerez por una cuestión de agenda.

–Naturalmente me refería a su relación con el alcalde de Cádiz, Kichi, que parecía bastante deteriorada.

–En absoluto. Nuestra relación es buena, correcta. Ha sido el mejor alcalde para Cádiz y Cádiz lo ha agradecido. Yo me siento orgulloso. Cuando haya que ir a Cádiz iremos a Cádiz.

–Paradójicamente tuvieron ustedes un desencuentro por una situación habitacional.

–Hemos madurado y aquello podría explicarse como un pecado de juventud. No existe ningún problema, hay cosas más importantes que las diferencias.

–Podemos en Andalucía quiere más autonomía. Bueno, diría que quiere casi la independencia. ¿Cómo está eso?

–No está porque ahora no es el momento de hablar de eso y en eso estamos de acuerdo Teresa (Rodríguez) y yo. Y cuando haya diferencias internas tocará hablarlas en los congresos.

–Otra campaña electoral en tan poco tiempo. ¿No agota? ¿No se siente cansado? Recuerdo un programa de televisión en el que usted se sinceró y habló del agotamiento.

–Cuando hay trabajadores que llevan tres meses sin cobrar su sueldo, cuando hay gente que lo pasa mal y nos amenaza un nuevo periodo de crisis sin que muchos hayan podido salir de la anterior no tengo derecho a estar cansado. Es el momento de ir a por todas y no hay tiempo para pensar si uno está cansado o no lo está.

–Usted personalmente se ha sobreexpuesto. Hemos visto discurrir su vida sentimental, el desgarro de amistades muy profundas rotas. Casi un serial.

–Con nosotros se han incumplido normas básicas, somos una fuerza política que hemos estado en el objetivo de las cloacas del Estado. A nosotros siempre se nos exige más, pero estamos preparados para ello. Somos una fuerza aún joven, pero hemos ganado en experiencia, hemos aprendido de los errores y hemos madurado.

–Algunos piensan que han envejecido en muy poco tiempo. Sé que es un poco banal, pero se comentó mucho que apareciera con chaqueta en una reciente entrevista.

–Es verdad que nunca he llevado chaqueta, me la he empezado a poner hace un par de años. Y corbata he llevado siempre, desde los tiempos de La Tuerca. Pero no le veo relación. Hemos madurado, no envejecido.

"Más que a Sánchez, el sueño se lo quitábamos a Patricia Botín y a Florentino Pérez”

–Mi suegra cada vez que le ve dice ‘este chico siempre parece enfadado’. ¿También ha perdido sentido del humor?

–En absoluto, en cuanto me haga una pregunta que dé pie a ello verá que no.

–¿Qué cuota de responsabilidad tiene en que tras estas elecciones la extrema derecha, según dicen las encuestas, se haga más fuerte?

–Toda España sabe que si hay una repetición electoral no es por nuestra culpa. Cuando no hay mayorías absolutas se gobierna en coalición. Pedro Sánchez no lo quiso entender y creo que se equivoca cuando azuza el miedo a la ultraderecha para obtener un mejor resultado. Vox es lo que es, una escisión del PP, por lo que siempre ha estado ahí, pero ya estamos viendo las consecuencias de la estrategia de Sánchez.

–¿Quién puede creer ahora que es posible un pacto de la izquierda?

–Un año y medio tardamos en convencer al PSOE de la moción de censura a Rajoy y laa respuesta era que los números no daban. Al final, los números dieron y pudimos subir el salario mínimo. Si no fue a la primera vez, será a la segunda. Para que eso suceda necesitamos estar fuertes.

–¿Cuántos diputados es estar fuertes?

–Creo que sacaremos mejores resultados que en abril. Entonces estábamos en las encuestas incluso peor que ahora y remontamos. Aún falta un debate y los debates siempre nos favorecen. Queda tiempo.

–Pese a Errejón.

–Nos parece muy bien que se presente cualquiera que quiera hacerlo. Luego, con los resultados, si los ciudadanos no dan una mayoría absoluta, hay que conseguir un gobierno que sea progresista.

–Pero es difícil creer que usted se vaya a fiar de Pedro Sánchez o Pedro Sánchez de usted.

–En política no hay que fiarse de nadie. Queremos estar en el Gobierno para cambiar cosas y habrá que sortear diferencias políticas.

–Un Gobierno en el que los dos líderes no se llevan bien.

–No, mi relación con Pedro Sánchez es cordial.

–Me sorprende, no lo parece.

–Una cosa es la política y otra cosa es lo personal. Hace unos días en una televisión apareció un printer equivocado que decía que Franco iba a ser enterrado junto a su esposa... ¡Carmen Calvo! Me hizo mucha gracia y se lo envié a Carmen Calvo y ella me contestó que sí, que lo último que le faltaba a ella era montarse un trío con el general y su señora. ¿Lo ve como sí hay humor? Puede parecer que las cosas son como no son y ya le digo, mi relación personal con Sánchez no es mala.

–Aunque le quite el sueño.

–El sueño más que a Sánchez se lo quitamos a los poderosos y a algunos oligarcas. A Patricia Botín, a Florentino Pérez... a todos esos sí les quitamos el sueño.

–Bueno, Sánchez pensaba en el problema catalán y la dificultad que tendría de afrontarlo con ustedes en el Gobierno.

–No sé lo que le quitaba el sueño, sé que el artículo 155 no es el artículo patriota de la Constitución. El artículo patriota de la Constitución es el 128: toda la riqueza del país está subordinada al interés general. Alberto Garzón puso simplemente eso en un tuit, sin decir que era un artículo de la Constitución, y empezaron a llamarle de todo, de rojo para arriba. Yo quiero hablar más del artículo 128 que del 155.

–Hay palabras que han desaparecido de su lenguaje, que se han desgastado. Ya no dicen casta, ya no dicen continuamente gente.

–Bueno, nosotros llamamos a actos Encuentros con la gente. Pero es cierto que las palabras, de tanto usarlas, pierden su significado. En el caso de la casta fue una palabra que ejerció una función pedagógica. Ahora ya todos saben lo que era la casta, no hace falta repetirlo.

"Hay palabras que de tanto usarse se desgastan. La ‘casta’ ya hizo su función pedagógica en su día”

–Hubo un tiempo en que usted tenía una buena sintonía con Albert Rivera, incluso se mostraban de acuerdo en algunas cosas. ¿Le sorprende el viraje?

–La derechización de Ciudadanos no me ha sorprendido tanto como que no hiciera caso a los poderes oligárquicos. Pero Rivera es un tío listo. Muchos le dan por muerto, pero yo no vendería la piel del oso antes de cazarlo.

–Con Casado parece tener una química especial.

–Tenemos algo que nos une como es que ambos hemos tenido hijos prematuros. Cuando nacieron mis hijos fue muy cariñoso conmigo y nos tenemos afecto.

–En muy poco tiempo tienen que construir otro mensaje electoral. ¿Dónde van a incidir?

–Es importante que se entienda que nos hallamos en un momento de desaceleración económica y nuestra tarea es proteger a las familias,que no les hagan lo que les hicieron en 2008, que los bancos paguen lo que deben, que los buitres del mercado de la vivienda cumplan la Constitución para lo que hay que intervenir el mercado, que se cree una empresa pública de la energía que haga frente al oligopolio del sector...

–Antes hablábamos de Franco. Ni en eso se ha puesto de acuerdo la izquierda.

–No, cuidado, está muy bien haber sacado al muerto, pero los restos de Franco no estaban en el Valle de los Caídos. Los restos de Franco están en algunos aparatos del Estado y de los poderes oligárquicos de este país. ¿La mayoría de las grandes fortunas se crearon con el riesgo, el trabajo, el emprendimiento? No, veamos algunos de esos apellidos y son fortunas que proceden del franquismo y que no nos quieren ver ni locos en un Gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios