MALTRATO ANIMAL

Un libro desvela "lo que nunca se contó" de la "perrera de los horrores" de Puerto Real

  • ‘Historias de una guerrera animalista’ describe las vivencias de María José Montero López, fundadora de Prodean Bahía de Cádiz.

  • El juicio marcó un antes y un después en los derechos de los animales en todo el país

Francisco Molina Rodríguez, autor de libro Francisco Molina Rodríguez, autor de libro

Francisco Molina Rodríguez, autor de libro / DCA

María José Montero López, fundadora de la protectora Prodean Bahía de Cádiz, dedicó más de treinta años de su vida de manera incondicional a defender los derechos de los animales. El caso de la perrera de Puerto Real, que conmocionó a toda España, fue una de las causas que más tiempo, recursos y esfuerzo requirió de la activista.

Ahora, un libro basado en hechos reales narra "la verdadera historia" de lo que ocurría en la perrera de Puerto Real, denunciada por sacrificar a más de 530 animales con Mioflex. Escrito por Francisco Molina Rodríguez y editado por Punto Rojo Libros, ‘Historias de una guerrera animalista’ cuenta con detalle los más de diez años de lucha de María José Montero López para conseguir que se hiciera justicia, dando las claves de un juicio que marcó un antes y un después en los derechos de los animales en todo el país.

“No es que quisiera crear una historia para escribir un libro, pero sí tuve la necesidad de escribir este libro para contar su historia”, dice Francisco Molina, autor del libro, que ya está disponible en librerías y plataformas digitales. La obra abarca más de 300 páginas y contiene fotos a color. El prólogo ha sido realizado por la periodista Soco López. Está ya disponible en las principales librerías y plataformas digitales.

La Audiencia Provincial de Cádiz condenó en septiembre de 2018 a los tres procesados por el caso de la perrera de Puerto Real, en cuyas instalaciones -según el tribunal- se practicaban eutanasias "agónicas" e "insufribles" a los animales mediante el uso de un relajante muscular denominado Mioflex. De ahí que el dueño de El Refugio, la directora y un veterinario del centro fueran considerados autores de un delito de maltrato animal, por el que se les impuso la pena de tres meses y 22 días de prisión a cada uno de ellos, así como la inhabilitación especial para el ejercicio de cualquier profesión que tenga relación con los animales durante un año. La resolución de la Audiencia de Cádiz llegó un año después de que los tres encausados fuesen absueltos en primera instancia por el Juzgado de lo Penal número 4 de Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios