defensa

"Recuerdo los rostros de alegría"

  • "La operación Sophia es necesaria", defiende el comandante de la 'Santa María'

  • La fragata regresa a Rota con 1.400 personas rescatadas y diez presuntos traficantes identificados

Uno de los últimos rescates de la fragata 'Santa María' en el despliegue de la misión Sophia. Uno de los últimos rescates de la fragata 'Santa María' en el despliegue de la misión Sophia.

Uno de los últimos rescates de la fragata 'Santa María' en el despliegue de la misión Sophia. / emad

"Recuerdo nuestro primer rescate de migrantes el 26 de diciembre, al día siguiente de Navidad. Recuerdo los rostros de alegría de las personas que subían al buque y nos lo agradecían con abrazos y llantos después de pasar dos noches en la mar en embarcaciones llenas de personas por encima de su capacidad". Lo cuenta el capitán de fragata Rafael Guerra Soler, comandante de la Santa María. Junto las 200 personas que conforman la dotación de esta fragata de la Armada, 75 gaditanos entre ellos, acaba de regresar a Rota después de cinco meses desplegados en la operación Sophia. Han identificado a una decena de sospechosos de tráfico de personas y otras actividades ilícitas, de las que hasta ahora las autoridades italianas han confirmado el procesamiento de seis; y han rescatado a 1.400 personas, entre ellas niños de corta edad que han intentado emigrar por el mar tras salir de las costas de Libia.

"¿Están satisfechos del trabajo realizado?", preguntamos al comandante. "¡Desde luego! No hay mayor recompensa para un militar que la satisfacción del deber cumplido", afirma. "Esta misión, además, ha tenido un componente humanitario distinto a otras que realizamos. En nuestras memorias permanecerán las imágenes vividas de todas los hombres, mujeres y niños que hemos salvado de una situación de emergencia en la mar", sigue describiendo en un pequeño balance de estos meses.

"Se ha pasado de 15 embarcaciones con migrantes en el mismo día en la mar a 3 ó 4"

Con la Santa María, tras una primera parte con más actuaciones, a partir de febrero se observó una fuerte reducción en el número de salidas de embarcaciones desde la costa de Libia, pero "sin información clara de lo que está pasando en tierra no podemos confirmar todavía el posible cambio de tendencia", asevera el comandante, que sí habla de la existencia de factores que hay que seguir en los próximos meses para valorarlo. "Me refiero al aumento de la capacidad de la Guardia Costera Libia en controlar sus aguas, en el número de migrantes que deciden volver a sus países de origen en vuelos financiados por Naciones Unidas y la Unión Europea, un mayor control de las fronteras en el Sur de Libia y posiblemente un aumento de los controles de seguridad sobre las mafias traficantes de personas en las zonas de costa libia donde suelen partir las embarcaciones de migrantes", explica.

La situación en la mar, eso sí, ha cambiado "significativamente si lo comparamos con cifras de hace un año". "Se ha pasado de tener en la mar y en un mismo día 15 o 20 embarcaciones con 120 migrantes cada una en buenas condiciones meteorológicas a 3 ó 4 embarcaciones hoy", manifiesta. "Es cierto que el tiempo este invierno ha sido más fuerte que otros años y es ahora cuando empieza a mejorar cuando hay que observar si se mantiene este cambio".

Por eso, sobre el futuro de la operación cree que "es pronto para aventurarse en ofrecer un pronóstico a corto plazo". "Hay muchos interrogantes todavía y durante casi los tres años que lleva en marcha hemos comprobado lo cambiante que es el modelo de negocio de los traficantes de personas por lo que hay que ser cautos a la hora de hacer valoraciones de este tipo", añade. "Lo que si es cierto es que la operación Sophia es necesaria y muestra de ello son los resultados que se ofrecen con el número de personas rescatadas", dice claro.

La dotación del buque junto al personal de la Unidad Aérea Embarcada , el equipo EOS de Infantería de Marina y personal comisionado ha vuelto a casa "muy ilusionado y contento" después de todo este tiempo en la misión, donde ha sido duro estar separados de la familia en Navidad o Semana Santa.

La operación Sophia EUNAVFOR-MED (2015) es una misión de carácter multinacional liderada por la UE que "trata de prevenir la pérdida de vidas en el mar y para abordar las causas de esta emergencia humanitaria". "El nuevo mandato incluye desde julio de 2017 dos nuevos cometidos: la monitorización de la marina y los guardacostas libios tras su periodo de formación, y efectuar nuevas actividades de vigilancia y recopilar información sobre el tráfico ilegal de petróleo desde Libia", explicado desde la Armada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios