Sucesos

Un policía fuera de servicio salva la vida a un hombre que se asfixiaba

  • El agente le realizó una compresión abdominal en la Feria de Medina que le permitió expulsar un trozo de carne que le impedía respirar

El agente de la Policía Nacional explica a los medios de comunicación los hechos ocurridos en la caseta municipal de Medina durante la pasada feria. El agente de la Policía Nacional explica a los medios de comunicación los hechos ocurridos en la caseta municipal de Medina durante la pasada feria.

El agente de la Policía Nacional explica a los medios de comunicación los hechos ocurridos en la caseta municipal de Medina durante la pasada feria.

Un ángel de la guarda, así han definido al policía nacional, Luis Estrada, que sin quererlo se ha convertido en la persona de la que más se ha hablado en la Feria de Medina Sidonia que finalizaba este domingo.Este agente es natural de la localidad asidonense, y está destinado en la Comisaría de La Línea, donde ayer se convocó una rueda de prensa para que explicase a los medios de comunicación lo ocurrido el sábado en la caseta municipal de Medina.

Como otros muchos vecinos se encontraba en el recinto ferial, eran sobre las 23.00 horas cuando se percató de que se estaba produciendo un revuelo en la caseta municipal, y que varios vigilantes de seguridad corrían hacía su interior. También vio cómo dos personas estaban en la puerta de estas instalaciones llorando y en una actitud muy nerviosa. Su inquietud profesional le hizo acercarse mientras se decía “ahí ha pasado algo”.Cuando entró en la caseta, que estaba abarrotada de público porque iba a comenzar un concierto de los gaditanos Andy&Lucas, vio a un hombre rodeado de mucha gente, y que otras dos personas estaban dándole golpes en la espalda. Esta persona presentaba claros síntomas de que no podía respirar dado los gestos que hacía, al agarrarse el cuello.

En esos momentos intentó acercarse a esta persona, pero la muchedumbre no le dejaba acceder, mientras que los vigilantes de seguridad le informaron que la ambulancia estaba avisada y que no se le tocase. Ante esta situación sacó su placa y se identificó como Policía Nacional para poder llegar a este hombre, al entender que si tenía que esperar varios minutos para que llegase la asistencia sanitaria ya podría ser demasiado tarde.

Nada más llegar a esta persona le practicó unas compresiones abdominales, conocida como maniobra de Heimlich, “con la buena suerte de que, tras varios intentos, logró echar el trozo de carne y comenzó a respirar por sí mismo, porque ya estaba prácticamente inconsciente”, relataba el agente policial.Luis recuerda que ha sido voluntario de Cruz Roja, y que en la academia del Cuerpo Nacional de la Policía, y por conocimientos adquiridos en su formación, ha realizado este tipo de maniobras sobre maniquíes, pero era la primera vez que lo realizaba sobre una persona real.

El hombre atendido, de 52 años, hizo el domingo por buscar a este agente para agradecerle en persona que le hubiese salvado la vida, “eres mi ángel de la guarda, me salvaste”, le dijo.

Luis Estrada asegura que “la satisfacción personal es muy grande”, sintiéndose orgulloso de “prestar este tipo de servicios”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios