DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Provincia de Cádiz

Un accidente de 1998 lleva al banquillo al entonces jefe de la Policía de Sanlúcar

  • El fiscal sostiene que Antonio Coronilla conducía bebido cuando chocó con otro vehículo y que se negó a que le practicasen la prueba de alcoholemia · Otro mando policial está acusado de colaborar con su jefe

Antonio Coronilla, que era jefe de la Policía Local de Sanlúcar en 1998, se sentará el próximo viernes en el banquillo como acusado de haberse negado ese año a someterse a la prueba de alcoholemia tras un accidente de tráfico en el que el vehículo que conducía chocó con otro ocupado por un matrimonio y sus hijos menores.

Coronilla está acusado de dos delitos: contra la seguridad del tráfico y desobediencia. El fiscal pide para él nueve meses de prisión y dos años sin permiso de conducir. Sostiene que el entonces jefe de la Policía sanluqueña iba al volante bebido cuando en lugar de frenar su vehículo en un semáforo en rojo, colisionó por detrás con un turismo que permanecía detenido en espera de la luz verde.

El accidente ocurrió sobre las once y media de la noche del 4 de septiembre de 1998 en la avenida de la Constitución, en Sanlúcar. El juicio ha sido señalado para el próximo viernes por el Juzgado de lo Penal número 5 de Cádiz. El procedimiento se ha retrasado tanto, entre otras razones, debido al incendio que sufrió el Palacio de Justicia de Sanlúcar en diciembre de 1999. En ese siniestro desapareció documentación relacionada con varios casos que fue necesario reconstruir.

No obstante, eso no explica por sí solo que el juicio llegue catorce años después de los hechos. Dolores Ruiz, que iba con su marido y sus hijos en el turismo que fue golpeado por el vehículo conducido por Antonio Coronilla, se quejaba en abril de 2005, en este periódico, de la lentitud con la que avanzaba un caso tras el que ella advertía "intereses oscuros". Ruiz resultó lesionada en el accidente.

Coronilla no estará solo en el banquillo. Junto a él se sentará Ildefonso Venzala, que era en 1998 suboficial de la Policía Local de Sanlúcar. El fiscal lo acusa de un delito de omisión del deber de perseguir delitos y solicita para él un año y seis meses de inhabilitación especial para empleo o cargo público.

Según relata el fiscal en su escrito de calificación provisional, Venzala convenció al marido de Dolores Ruiz, conductor del turismo contra el que chocó Coronilla, de que modificase su declaración: que suprimiese el párrafo en el que hacía constar que tras la colisión, el jefe de la Policía Local mostraba síntomas externos de haber ingerido algún tipo de bebida alcohólica y que, por ello, solicitaba que fuese sometido a una prueba de alcoholemia.

El fiscal explica en su escrito que antes de la intervención de Venzala, Coronilla y Dolores Ruiz y su marido acudieron, tras el accidente, a la Jefatura de la Policía Local. Y que allí Coronilla intentó solucionar lo ocurrido mediante la firma de un parte de siniestro amistoso pero que eso no fue posible porque la mujer tuvo que ser trasladada al hospital.

Tras ser atendida en el hospital, señala el fiscal, Dolores pidió a los policías que la habían acompañado que le practicasen la prueba de alcoholemia a Coronilla. Les dijo que había apreciado en él síntomas claros de que estaba bebido: ojos enrojecidos, fuerte olor a alcohol en el aliento, postura aplomada...

De nuevo en la Jefatura, prosigue el fiscal, un agente comprobó que Coronilla se había ausentado de las dependencias policiales. Entonces lo llamó por teléfono y (eran las dos menos cinco de la madrugada del 5 de septiembre) y le informó acerca de la petición de la mujer accidentada. El fiscal explica que la respuesta de Coronilla fue que al día siguiente iría a prestar declaración. Poco después, el mismo agente telefoneó a Ildefonso Venzala. Y pocos minutos después, el suboficial se presentó en la Jefatura y se entrevistó con el matrimonio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios