Cádiz

Apoyo a los militares retirados y viudas durante la pandemia

  • La Subdelegación de Defensa en Cádiz realizó más de 3000 llamadas para dar apoyo a los mayores

  • La administración, que acoge las pruebas de selección para tropa y marinería, se adapta a la nueva normalidad con medidas de seguridad

Personal de laSubdelegación atendiendo a los aspirantes a la convocatoria de tropa y marinería. Personal de laSubdelegación atendiendo a los aspirantes a la convocatoria de tropa y marinería.

Personal de laSubdelegación atendiendo a los aspirantes a la convocatoria de tropa y marinería. / Subdelegación Defensa

La Subdelegación de Defensa en Cádiz ha seguido prestando sus servicios a todos sus usuarios habituales durante toda la pandemia. Desde esta administración, que ahora acoge las pruebas de una nueva convocatoria de plazas para alistarse en las Fuerzas Armadas, se atiende principalmente a personal militar en situación de Reserva, militares dependientes administrativamente por encontrase en situaciones varias, y personal civil que trabaja en organismos del Ministerio de Defensa.

El teléfono se convirtió en el principal aliado para los más mayores durante el estado de alarma. Desde la Subdelegación se inició una campaña a favor de  militares ya retirados, y sus viudas, que logró darles apoyo en cuestiones cuestiones cotidianas pero además le proporcionó compañía a muchos de ellos, sin ningún familiar cercano.

"Se les proporcionó apoyo moral, psicológico, de asesoramiento vario, y sobre todo compañía, todo ello con la finalidad de que no se sintieran abandonados", cuentan. "Estas llamadas recogían en su mayoría asuntos domésticos, administrativos, sociales e incluso psicológicos. En concreto, los apoyos más solicitados eran los referentes a la adquisición de medicamentos, recetas, y talonarios del ISFAS, pero conforme se reiteraban las llamadas a las mismas personas se tornaron en conversaciones amigables donde se narraban situaciones y vivencias personales, más propio de familiares y amigos", rememoran.

Hasta 3.105 llamadas se realizaron, una labor "que no se interrumpían por estar fuera del horario laboral o en festivo, y era siempre recompensada con el sincero agradecimiento del que la recibía".

Además, y motivado por la pandemia, desde la Subdelegación de Defensa en Cádiz -con el coronel de Infantería de Marina Joaquín Tomás González Fernández al frente-, se cursaron varias solicitudes de apoyo procedentes de diferentes ayuntamientos, como los de Cádiz, Prado del Rey, San Fernando, o La Ina, al objeto de efectuar acciones de desinfección o cesión de locales.

Ahora, la adaptación a esta nueva normalidad ha supuesto un nuevo reto, "ya que, pese haber abierto la atención presencial, bajo petición de cita previa, se sigue manteniendo la prestación de los servicios a nuestros clientes con las herramientas telemáticas, principalmente el email". "Todo ello enmarcado en un estricto cumplimiento de las medidas de seguridad para evitar la proliferación del virus en el entorno de trabajo, tanto haciendo uso de los Equipos de Protección Individual (EPI) de nuestro personal, como en el distanciamiento entre puestos de trabajo o de atención al público", afirman. El protocolo se está llevando a cabo estos días en la sede de Cádiz, por donde pasarán alrededor de 2000 gaditanos que quieren alistarse a las Fuerzas Armadas, que ha ofertado 3.500 plazas, 321 en la provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios