Consecuencias de la crisis del coronavirus Los astilleros de Navantia se preparan para un largo periodo de suspensión

  • Las tres factorías de la Bahía reúnen a sus comités de emergencia y limitan la presencia de trabajadores a servicios esenciales de mantenimiento, seguridad y limpieza

El 'Carnival Victory' llega a la Bahía de Cádiz. / Fernando Aragón

Los astilleros de Navantia en la Bahía de Cádiz han aprovechado el primer día de paralización por la crisis del coronavirus para revisar todas las instalaciones y prepararlos para un periodo de suspensión de duración incierta. En cada uno de los centros se ha constituido el comité de emergencia, compuesto por responsables del centro y representantes de los trabajadores, que se reunirán diariamente y harán un seguimiento de la situación.

El personal se ha reducido al mínimo indispensable para asegurar el mantenimiento y que se pueda volver a la normalidad lo antes posible una vez pasado el estado de alarma. Entre las áreas esenciales, se mantienen los servicios médicos, contraincendios, el financiero -para la gestión de pagos a la industria auxiliar- el mantenimiento y limpieza.

En cambio, toda la actividad de construcción y reparación de barcos ha sido suspendida. "Es una situación sobrevenida, muy difícil, pero tanto la dirección, como los diferentes departamentos y este comité de empresa estamos actuando con la mayor responsabilidad posible", ha señalado el presidente del comité de empresa de Navantia San Fernando, Jesús Peralta.

En el caso de la Isla, la paralización afecta a la construcción de las cinco corbetas para Arabia Saudí. La mayor parte del personal saudí que estaba en las instalaciones se ha marchado en los últimos días, antes de que se hicieran más severas las restricciones a los viajes decretadas por el reino del Golfo Pérsico. 

"Nuestro principal objetivo es salvaguardar la salud de los trabajadores tanto de la casa como de la industria auxiliar. Se han extremado las precauciones", ha destacado Peralta al término de la reunión del comité de emergencia.

Otra de las preocupaciones es el impacto de la suspensión de la actividad en la industria auxiliar. "Hay empresas esperando a ver qué hace Navantia y otras que ya han hecho despidos, algo con lo que no estamos de acuerdo porque estamos trabajando para que la merma sea la mínima posible", ha subrayado el presidente del comité de Navantia San Fernando.

El 'Carnival Victory' en Puerto Real

En el astillero de Puerto Real se vive una situación peculiar con la presencia del 'Carnival Victory' en su dique seco, donde se alojan centenares de trabajadores que iban a acometer su reforma y que ahora ha sido suspendido. "Desde el comité de empresa se pretendió que esta situación se evitara, pero finalmente el barco atracó. Ese buque también tiene que cumplir el real decreto y el confinamiento, con las mismas restricciones que tenemos el resto de los ciudadanos", ha lamentado la presidenta del comité del astillero de la Villa, Marga Forné. 

El buque es prácticamente autosuficiente por ahora, aunque tiene asegurado por parte del astillero el suministro de alimentos, agua y servicios de limpieza. Y probablemente, en unos días habrá que añadir el aprovisionamiento de combustible para sus generadores de electricidad.

Precisamente, una empresa contratada por el armador ha ofrecido a sus trabajadores que se confinen en el barco durante 15 días para acometer las reformas comprometidas, pero éstos se han negado, según ha adelantado la Cadena Ser y han confirmado fuentes sindicales.

Los floteles que se dirigían a Cádiz con trabajadores para la reforma de este crucero y del 'Allure of the Seas' finalmente han dado la vuelta tras la declaración del estado de alarma. "Los floteles se dieron la vuelta. Al menos eso se consiguió", ha subrayado Forné, en alusión a las reclamaciones presentadas la pasada semana por el comité para frenar el proyecto por el riesgo de contagio de coronavirus.

Llamamiento a los trabajadores

El comité de emergencia de Puerto Real ha designado a los responsables "para que el astillero pueda quedarse de forma segura en este periodo, y que toda la maquinaria quede en perfecto estado para cuando necesitemos volver", ha destacado la presidenta del comité de empresa, que ha hecho un llamamiento "a todos los trabajadores y de la industria auxiliar, para que si dan positivo, lo comuniquen inmediatamente a los servicios médicos de la empresa para hacer trabajos de desinfección de las zonas donde esa persona haya podido estar". 

El astillero de Cádiz no sólo ha sufrido el aplazamiento de la reforma del 'Allure of the Seas', sino que también tiene en el aire la reparación de un ferri de la naviera Armas que debía entrar en la factoría en la próxima quincena. Además, en el astillero se ha quedado la fragata 'Navarra', que estaba siendo reparada. Los técnicos están trabajando a destajo para analizar cada uno de los contratos que tenía cerrados el astillero y reducir el tiempo en dique con el fin de volver a dar cabida al 'Allure of the Seas' y el resto de compromisos una vez que se reabra la factoría.

"Ahora estamos reprogramando fechas sobre el papel para que cuando esto se levante, atender de la mejor forma los contratos. El que más se aproxime a la verdad. Hay muchísimas piezas que encajar porque el tiempo de dique es el que marca todas las obras. Estamos intentando revisar cada uno de ellas para minimizarlo y hacer en muelle todo lo que se pueda", ha indicado el presidente del comité de Navantia Cádiz, José Gallardo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios