Provincia de Cádiz

La venta de automóviles en Cádiz retrocede a niveles de hace una década

  • La provincia cierra el ejercicio de 2008 con apenas 24.800 coches matriculados, un 32,3% menos que el año anterior · El batacazo ha sido superior a la media nacional, fijada en un 28%

La venta de automóviles ha sufrido un batacazo histórico en el recién acabado 2008, tanto en la provincia de Cádiz como en el conjunto de España. Si a nivel nacional la caída ha sido algo superior al 28%, en el territorio gaditano el desplome ha sido aún mayor: un 32,3% menos que 2007.

El mercado en la provincia no ha sido ajeno al retroceso registrado en todo el país, donde el año pasado se matricularon 1,16 millones de coches frente a los 1,61 millones del ejercicio correspondiente a 2007, de los cuales más de 36.700 se vendieron en algún punto de la geografía gaditana.

Hay que remontarse una década atrás para encontrar en Cádiz cifras de matriculaciones tan bajas como las contabilizadas en el último ejercicio. Los más de 24.800 automóviles (sumados turismos y todoterrenos) vendidos en 2008 en la provincia parecen cifras más propias de los años 90 que del siglo XXI, pero en realidad corresponden a la serie anual cerrada hace poco más de una semana.

Los concesionarios de coches que operan en Cádiz no bajaban de los 30.000 vehículos matriculados en un solo año desde 1998, temporada en la que sumó 24.672 automóviles. Lejos quedan las casi 40.000 llaves entregadas en cada uno de los años 2005 y 2006.

La temporada comercial de 2007 ya arrojó números más negativos que las tres campañas precedentes (se matricularon 1.500 automóviles menos que en 2006). Fue el preludio de lo que iba a pasar el año del estallido de la crisis económica, que acabó golpeando con fuerza al mercado automovilístico y a un sector comercial que se tambalea.

Los primeros meses del año recién terminado marcaron la tendencia negativa en la que se hallaba la venta de coches, pero fue a partir de mayo cuando la caída de las ventas inició un proceso de deceleración que todavía no ha encontrado freno. Desde ese mes el descenso de ventas respecto a 2007 nunca bajó del 30% en la provincia. La recta final de 2008 fue la más negativa, con una caída de matriculaciones del 55% en noviembre y casi el 49% en diciembre.

Por carburantes, la venta de automóviles que funcionan con diésel descendió casi un 35% el año pasado en relación a 2007 frente a la caída de un 25,5% de los automóviles con gasolina.

El mercado de vehículos industriales ligeros y pesados acusó en 2008 un retroceso aún mayor que el de los automóviles. El número de matriculaciones se redujo casi a la mitad en relación a 2007 (un 48% menos): de los 4.778 vendidos ese año se pasó los 2.466 de la última campaña.

Ni la bajada de precios que ha ido acumulando el sector (sobre todo a partir del segundo semestre del año anterior) para incentivar las compras ha conseguido frenar la caída de las matriculaciones. Los concesionarios, conscientes del difícil momento, esperan que el mercado se reactive a partir de la segunda mitad del presente año. Mientras, aguantan las curvas y los socavones de la crisis con el cinturón apretado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios