Medio Ambiente Chipiona reedita un bando para la protección del Camaleón 33 años después

  • Luis Mario Aparcero, alcalde entonces y ahora, recupera su llamamiento a la población en torno a la necesaria conservación de esta especie. 

El Ayuntamiento de Chipiona ha reeditado un bando para la protección del Camaleón común 33 años después.

El Ayuntamiento de Chipiona ha reeditado un bando para la protección del Camaleón común 33 años después.

De nuevo en la Alcaldía de Chipiona, Luis Mario Aparcero ha recuperado una de las iniciativas que tomó en su etapa anterior como regidor de la localidad del moscatel. Hay que remontarse nada más y nada menos que a 1986. Y es que 33 años después ha decidido recuperar un bando municipal relativo a la necesaria protección del Camaleón común.

El Gobierno local recuerda que en aquellos años “Chipiona era ya un exponente importante para la conservación de esta especie tan emblemática”. Aparcero explicaba entonces a la ciudadanía que “la extinción de cualquier especie o la grave amenaza para su pervivencia era una noticia ciertamente deprimente, con implicaciones casi siempre acusadoras para el ser humano”. “Secularmente el hombre ha jugado un papel preponderantemente vergonzoso en la tarea aniquiladora de otros animales. En el saldo mortal en este campo, es inconmensurable el protagonismo humano, produce verdadero rubor. El gran escritor galés Arthur Machen, en su estremecedora obra ‘El terror’, cuenta con singular dramatismo la vengativa y sangrienta rebelión de los animales contra sus verdugos, los hombres, en una remota región de su país”, exponía el alcalde.

El Gobierno municipal sostiene que “en la actualidad Chipiona sigue manteniendo en pie la bandera de la conservación del Camaleón común, a pesar de haberse quedado momentáneamente sin el Centro de Interpretación de la Naturaleza y el Litoral que lleva su nombre como consecuencia de un incendio que destruyó la práctica totalidad de sus instalaciones el pasado 5 de octubre de 2018”.

Así las cosas, el Gobierno local destaca que más de tres décadas después aquel bando “sigue teniendo vigencia y merece la pena recuperar la ilusión y el esfuerzo de esos años para poder volver a reconstruir y levantar ese sueño y convertirlo nuevamente en realidad”.

En 1986, Aparcero expresaba públicamente su agradecimiento a “la irreductible voluntad de un grupo de jóvenes chipioneros constituidos en una vigorosa agrupación ecologista” que actualmente “continúa enarbolando el estandarte de la conservación de esta especie”, en alusión al grupo CANS, cuyos integrantes, claro, no son ya tan jóvenes, pero, eso sí, no han bajado la guardia. 

 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios