Provincia de Cádiz

Cádiz tiene ya más población jubilada que menores de 25 años

  • Cádiz pierde habitantes en el bloque de edad más productivo

  • En una década se ha duplicado de vecinos centenarios

A pesar de la pérdida de población, el casco histórico mantiene un cierto dinamismo como zona comercial. A pesar de la pérdida de población, el casco histórico mantiene un cierto dinamismo como zona comercial.

A pesar de la pérdida de población, el casco histórico mantiene un cierto dinamismo como zona comercial. / julio gonzález

Dos décadas, las que transcurren entre los 15 y los 35 años de edad, reflejan el estado vital de una sociedad. Las generaciones, hablamos en una situación de normalidad, de quienes encaran la última parte de sus estudios y se preparan para entrar en el mercado laboral y las generaciones de quienes se asientan ya en su trabajo. Generaciones de quienes viven intensamente el día a día, el ocio, la cultura, camino de la edad adulta.

Hace apenas una década 36.000 gaditanos estaban entre ambas edades. Aunque entonces, hablamos de 2007, Cádiz capital ya se encontraba inmersa en un imparable proceso de pérdida de población, aún mantenía cierto pulso en los grupos de edad supuestamente más dinámicos. Hoy, apenas una década más tarde, la debacle es tal que entre los 15 y los 35 años de edad apenas hay 25.000 empadronados. Once mil menos en diez años, a los que sumar los que se han ido perdiendo desde los recién nacidos hasta los 55 años, donde se pinta la línea entre la ciudad que pierde vecinos y la ciudad que incrementa población.

La dureza de las cifras es especialmente rotunda entre los vecinos de 25 a 30 años de edad. Eran en 2007 un total de 10.658, siendo entonces el mayor grupo de población. Hoy apenas superan los 6.800 empadronados, perdiendo de lejos el liderato hasta el punto que pronto serán superados por los gaditanos entre 70 y 75 años de edad, que ya son 6.622.

Rebuscando entre los datos estadísticos que acaba de publicar el Ayuntamiento, tras cerrar el INE el padrón de población a 1 de enero de 2016, hay cifras que alarman aún más. En una década hay 1.170 niños menos entre 0 y 5 años. Ya sólo hay 4.063, lo que conlleva un futuro incierto para numerosos centros escolares. Si basta con ello para que salten las alarmas, hay un dato aún peor: Cádiz tiene el mismo número de párvulos que de vecinos entre los 80 y 85 años, que se elevan a 4.019. Hace una década la diferencia era de 2.000 a favor de los infantes.

Claro que puestos a reseñar el envejecimiento de la población, el Ayuntamiento publica que a 1 de enero de 2016 había 69 vecinos ya centenarios... frente a los 28 de hace una década, lo que supone más que duplicar el número. Aún más, la capital tiene más de 7.000 vecinos con más de 80 años de edad, cifra que supera al total de habitantes de un elevado número de pueblos de la provincia.

Con todo ello, los mayores de 65 años ya han superado en número a los menores de 25: 26.521 frente a 25.814. Si alguien podía tener alguna duda del envejecimiento irreversible de la capital, ahí están los fríos datos frente al dinamismo más o menos mesurado de las grandes ciudades de la provincia: Jerez, Algeciras, Chiclana o incluso El Puerto o San Fernando que se han estabilizado tras años de crecimiento gracias en buena parte a la población perdida por la capital de la provincia.

En todo caso, estos 26.000 gaditanos que han superado ya la edad de jubilación se han convertido en el auténtico salvavidas para muchas familias agobiadas por el desempleo y que subsisten con los escasos recursos de sus mayores. Un elevado número de jubilados que se une a un porcentaje también elevado de funcionarios (pues aquí se ubican las dependencias de las administraciones central, regional y provincial) que permiten a la capital acumular una renta per capita superior al conjunto de las principales localidades de la provincia, en contraste con su envejecimiento y pérdida de la población más dinámica.

Esta pirámide invertida en la que se refleja Cádiz incide tanto en sus equipamientos educativos como en el habitacional. Así, son cada vez más los ancianos que residen en pisos altos del casco antiguos que no pueden salir a la calle ante la ausencia de ascensores en sus fincas, lo que obliga a una mayor atención de los servicios asistenciales, dejando en evidencia actualmente la falta de plazas públicas en residencias para mayores

Aunque aún se tardarán unos años, la persistencia del descenso en el número de habitantes llevará a la capital a perder dos concejales, para quedarse en 25, una vez haya bajado de los 100.000 vecinos, algo que hace unos años podía considerarse como una hipótesis absurda pero que cada vez está más cercana.

Con todos estos datos la capital apenas supone el 9,59% de la población de la provincia, cuando en el resto de Andalucía las capital superan, como mínimo, el 25% del total provincial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios