david de la encina. secretario local y portavoz municipal del psoe

"El contador no se puede poner a cero, Candón lleva siete años en el Gobierno"

  • El portavoz socialista considera que los cambios realizados en el equipo de Gobierno tienen "poco peso específico" La formación ofrece al nuevo alcalde un pacto "sin sillones"

-La ciudad tiene un nuevo alcalde. ¿Qué ha cambiado?

-Han cambiado algunas de las formas, lo más fácil, un lavado de cara, pero no creemos que vayan a cambiar las políticas. Se han dejado los escoltas y el coche oficial pero eso no arregla el problema del desempleo, no resuelve el eterno problema de las 5.000 viviendas fuera del planeamiento ni las necesidades sociales de los inquilinos de las viviendas municipales. PP y PA llevan siete años gobernando de manera cortijera y poco transparente el Ayuntamiento.

-La primera decisión que ha tomado Candón ha sido contundente, parar el proyecto de los parking ante las dudas suscitadas. ¿Le ha sorprendido?

-Me ha sorprendido que eso se tome como noticia. Se ha tomado como decisión lo que no deja de ser un trámite obligatorio y preceptivo. El alcalde no puede vender como un logro algo que es preceptivo porque lo dice el procedimiento administrativo, desde el momento en que hay impugnaciones en un procedimiento público. El colmo del autobombo es vender como transparencia lo que no es más que cumplir el procedimiento administrativo, lo contrario sería una aberración.

-¿Pero cree que Enrique Moresco lo habría parado?

-Moresco era de tal catadura que sus formas prepotentes hubieran dado lugar a que si llega a estar dos días más en la Alcaldía hoy el procedimiento seguiría delante. Alfonso Candón no ha hecho sino lo que se le pide a cualquier gobernante, que es que cumpla la ley y atienda al procedimiento administrativo.

-¿Y qué cree que pasará al final con los aparcamientos, ¿Se harán?

-Me gustaría que el final fuese el principio del posicionamiento del PSOE, que era el de haber empezado por un debate público sobre si la inversión obtenida debería destinarse a fines sociales o al subsuelo. Si ese es el final me alegraré. Ese proyecto nunca tendría que haber arrancado. Ya dijimos que esta operación no era ningún cheque en blanco.

-En clave electoral. ¿No cree que el PSOE saldrá perdiendo con Candón como posible candidato del PP en 2015? Ganar a Moresco parecía ya fácil dado lo deteriorada que estaba su imagen...

-Yo creo que lo difícil en política no es ganarle a Candón ni a Moresco, lo difícil en política es ganarse un crédito entre los vecinos. Desde que soy portavoz y secretario local, hace un año y medio, me he esforzado en ganarme un semblante de persona honrada, trabajadora y que viene a servir a los vecinos. Eso es lo que a mi me quita el sueño. A mi la cabeza de cartel que ponga el PP o cualquier otro partido no me preocupa. Evidentemente con Moresco hubiera podido ser más fácil, pero yo creo que un vecino votará al PSOE porque le ofrezca un proyecto serio y con medidas para salir de la situación en la que estamos.

-¿Cree que aguantará el pacto PP-PA?

-Sí va aguantar, pero le pongo fecha de caducidad, diciembre de este año o enero de 2015. Ese pacto no va a funcionar, es una simple estrategia de supervivencia. El PP necesita al PA en El Puerto y en más ciudades de la provincia, porque el pacto es con el líder mundial del PA, que además de su propio sillón tiene otras alcaldías puestas. Es un eslabón más de una cadena entre la derecha del PP y la derecha del PA. Lo que sí descarto es que vaya a ser Ruiz Aguilar quien encabece el cartel electoral del PA en El Puerto, por el descrédito tan grande que tiene. No me extrañaría que aproximándose la fecha de las elecciones salte del barco, abandone a su socio y tenga la desvergüenza de querer volver a su origen, desligándose del gobierno más nefasto que ha tenido la ciudad.

-¿Estarían dispuestos a pactar con el PP si la alianza con los andalucistas fallara, o apostarían solo por acuerdos puntuales?

-No, el ofrecimiento más sincero que yo le pude hacer en ese pleno de investidura al nuevo alcalde fue el de mantener un pacto de legislatura, sin sillones y sin reuniones. El PSOE no pide nada, renuncia por escrito a cualquier pretensión de ocupar una responsabilidad como cargo público y ofrece a cambio una serie de medidas para que la ciudad pueda engancharse al tren del progreso y del futuro.

-La conflictividad social parece estar amainando tras la salida de Moresco. ¿Qué margen de maniobra le dan a Candón?

-Es que es una desvergüenza pretender poner el contador a cero cuando queda un año para las elecciones, esta ciudad se está desangrando y cada día que pasa es un drama. Pagamos cantidades millonarias a los bancos, hay casi 13.000 desempleados... Candón lleva unos días como alcalde pero siete años gobernando y no era alguien que pasaba por allí, es el presidente local del PP, del partido de Moresco. Otra cosa es el ofrecimiento que le hace el PSOE, que también lo tenía Moresco pero que por su actitud, extremadamente viciada en formas contrarias a cualquier participación, nunca pudo llegar a buen término.

-¿Qué le parecen los cambios que ha hecho el nuevo alcalde en el gobierno local?

-Me parecen de una falta de peso específico muy preocupante, teniendo en cuenta la capacidad política y de gestión de quienes ahora van a ascender. Damián Bornes va a ser alcalde 'de facto' cuando Candón esté en Madrid y en cuatro años no ha tenido ni siquiera la capacidad de arreglar baches. El que de hecho va a ser el alcalde la mitad de la semana es una persona absolutamente incapacitada para arreglar baches, ¿cómo va a transformar la ciudad?. Y con todos mis respetos, Mariola Tocino también ha traído de cabeza a las trabajadoras de Claros, ¿traerá ahora de cabeza a todos los proveedores del Ayuntamiento? Economía y Hacienda es un área de la máxima importancia. Además, imagino que quienes han sido degradados no estarán muy motivados, como la que fue alcaldesa 'in pectore', Leocadia Benavente, y su entorno más cercano. No auguro una espantada en el PP pero creo que se notará en su rendimiento.

-Pero ustedes siempre criticaron mucho la labor de Leocadia Benavente en Economía y Hacienda. Estarán contentos con su salida...

-Bueno, yo estaré contento cuando las cosas se hagan bien, cuando la ciudad tenga la comisión especial de cuentas que venimos reclamando, o cuando se cumpla la ley con los presupuestos. Me da igual quien lo haga.

-Quedan otras 'patatas calientes' como la venta de Apemsa, la Zona Naranja o la ordenanza de Vivienda. ¿Cree que cambiará algo?

-Me temo que Alfonso Candón, aunque tenga un talante distintos, también ha votado todas esas decisiones. No pensemos que Candón va a hacer magia, no es un independiente, es el presidente del PP y todas esas operaciones no son de Moresco, sino de PP y PA. Moresco ha sido un instrumento, una marioneta utilizada por los mandatarios del PP, entre los cuales ha estado Alfonso Candón. Las políticas van a ser las mismas, no puede apartarse ahora de ellas. ¿O es que no se había enterado de nada en estos siete años? ¿Se ha enterado ahora de la mierda que hay en Impulsa?

-¿Cree que El Puerto podrá recobrar la ilusión y las ganas de volver a ser el centro de la Bahía?

-No hay mal que cien años. O salimos de esta o no nos queda otra vida para intentarlo. Lo tenemos que conseguir, y ese es un reto de todos los políticos. Me duele cada vez que hablamos de algún escándalo porque en el fondo estamos profundizando en ese desafecto de los ciudadanos hacia lo público. El reto tiene que ser acompasar una oposición rigurosa que denuncie con una oposición que proponga soluciones, que es lo que los vecinos esperan de nosotros. Creo que el cambio debe venir de la mano de la izquierda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios