Elecciones generales en la provincia de Cádiz Una carrera de tres velocidades para llegar al Senado

  • Un total de 22 candidatos aspiran a las cuatro plazas de senadores por Cádiz, aunque los favoritos son más bien pocos

  • Los tres aspirantes del PSOE son favoritos y Landaluce (PP) aspira al escaño de Carlos Pérez (Cs)

El plenario del Senado, en una imagen de archivo. El plenario del Senado, en una imagen de archivo.

El plenario del Senado, en una imagen de archivo. / Efe

Cuatro escaños para el Senado y ahora 22 aspirantes, uno más que en las generales de abril. Las otras elecciones que se celebran este domingo, las de la papeleta grande de color salmón en las que hay que poner tres cruces por el procedimiento de listas abiertas, se presentan en la provincia de Cádiz con la opción real de que, al igual que sucede con el reparto de los nueve escaños para el Congreso, también aquí puede haber variaciones con respecto al resultado final que depararon las elecciones generales del pasado mes de abril.

En principio esta pugna por el Senado se presenta en la provincia de Cádiz como una carrera de tres velocidades porque por un lado hay un grupo bastante reducido de favoritos a ocupar esas cuatro plazas en juego; después hay otro grupo de candidatos que ven muy lejano el sueño de tener un senador pero que aspiran a tener un resultado que al menos sea satisfactorio; y también hay un tercer grupo de casi una decena de aspirantes cuya presencia en esa papeleta salmón se antoja simplemente testimonial.

Los tres aspirantes del PSOE (que vuelven a ser al igual que hace seis meses la isleña María Jesús Castro, el alcalde de Villaluenga Alfonso Moscoso y la chiclanera Cándida Verdier) parten de nuevo como favoritos, aunque en el Partido Socialista saben por experiencia que estas elecciones al Senado tienen su trampa y no es bueno confiarse.

Y es que de las 14 elecciones generales celebradas hasta la fecha, hasta en 12 de ellas el partido que ganó las votaciones al Congreso en la provincia de Cádiz se llevó tres senadores. Pero en dos comicios, los de 1979 y los de 2015, esta premisa no se cumplió. En concreto, hace 40 años el PSOE y la UCD se repartieron a partes iguales los cuatro senadores pese al triunfo global socialista. Y en diciembre de 2015 el PSOE volvió a ganar las elecciones al Congreso en la provincia gaditana pero veía con sorpresa cómo el PP se terminaba llevando tres de esos cuatro escaños al Senado.

En abril los tres candidatos del PSOE ganaron estas elecciones al Senado casi sin despeinarse ya que obtuvieron una cantidad de votos que osciló entre los 205.000 de Castro y los 186.000 de Verdier. El cuarto escaño que estaba en liza cayó del lado de Ciudadanos, que lograba así su primer senador por Cádiz de la historia, un honor que recayó en el jerezano Carlos Pérez gracias a los casi 137.000 votos logrados en esos comicios.

Salvar este escaño de Carlos Pérez es uno de los grandes objetivos que se ha planteado esta formación naranja para las elecciones de este domingo aunque, por lo que vienen augurando todas las encuestas, se entiende que este reto no va a ser nada fácil. Y si Ciudadanos termina perdiendo este senador, el primer aspirante para hacerse con ese escaño parece ser el alcalde de Algeciras y número uo del PP al Senado, José Ignacio Landaluce, que en abril se quedó a apenas 11.000 votos de ser uno de los cuatro gaditanos con plaza en la Cámara Alta.

En principio podría decirse que estos cinco candidatos son los grandes favoritos para estas elecciones al Senado, aunque no habría que desechar del todo las opciones de los otros dos aspirantes del PP, que vuelven a ser la isleña y ex senadora María José de Alba y el arcense Domingo González. Desde el Partido Popular se confía en que un descenso de los votos del PSOE y la ayuda indirecta que pueda venir desde las filas de Vox le terminen dando un impulso que posibilite un vuelco con respecto a los resultados de abril.

Esa ayuda indirecta de Vox radica en que el partido de Abascal ha decidido en esta ocasión poner a un único candidato al Senado, que en esta ocasión será el gaditano Manuel González Bazán, uno de los dirigentes más antiguos que tiene este partido en la provincia. Con esta medida, repetida en otras provincias, Vox quiere ayudar al PP y evitar así otra mayoría del PSOE en el Senado.

Pero el candidatode Vox, al igual que los otros dos de Ciudadanos (que ahora son María Dolores Rodríguez Cano y Carlos de Andrés Ramírez) y los tres de Unidas Podemos (que vuelven a ser Anton Gilen Haidl Dietlmeier, Rafael Lara y Rocío Ramírez Montañez) son conscientes de que sólo una carambola les metería en el Senado. Los tres aspirantes de UP, por ejemplo, lograron en abril algo menos de 100.000 votos y repetir ahora ese resultado sería un éxito.

Y por último quedaría un tercer pelotón de candidatos cuyas expectativas de éxito son ciertamente nulas. Se trataría de los aspirantes de partidos como Más País, PACMA, AxSí, Recortes Cero, PCPA y PUM+J.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios