Estreno de un documental en Villaluenga del Rosario ‘El pueblo’ vuelve al pueblo casi 40 años después

  • Villaluenga del Rosario acoge este viernes 26 de julio el estreno del documental que fue rodado por una productora australiana en la localidad en 1981

Una de las fotografías en Villaluenga del Rosario que acompañaban la unidad didáctica que justificaba el documental 'El pueblo. 1981'. Una de las fotografías en Villaluenga del Rosario que acompañaban la unidad didáctica que justificaba el documental 'El pueblo. 1981'.

Una de las fotografías en Villaluenga del Rosario que acompañaban la unidad didáctica que justificaba el documental 'El pueblo. 1981'.

Comentarios 0

“Sin duda, la mejor de las causas es la casual”. Con este juego de palabras, el investigador Antonio Javier González Rueda comienza el relato que explica cómo un documental australiano que se rodó hace casi 40 años en Villaluenga del Rosario se podrá ver, por fin, este viernes 26 de julio en la localidad con la presencia, además, de uno de sus directores. Porque El pueblo. 1981, así se titula la cinta, vuelve al pueblo 38 años después.

Podríamos empezar por el principio pero empecemos por “la caja”. La caja que llegó de Australia está sobre la mesa y es fácil imaginar la emoción del investigador de la UCA cuando la abrió por primera vez. En la caja está el documental, sí, pero eso lo esperaba. Con lo que no contaba González Rueda era con las 24 imágenes tomadas durante el rodaje, las 250 diapositivas y una unidad didáctica de una gran calidad para la época con las que se despejaba la principal pregunta que se hacía el investigador: “¿por qué unos australianos rodaron un documental en Villaluenga del Rosario?”.

Respuesta: Porque El pueblo. 1981 no tenía un fin artístico sino educativo ya que el Ministerio de Educación del Gobierno de Nueva Zelanda le encargó a la productora australiana Juniper Films un documental para dar apoyo a una unidad didáctica de la asignatura de Sociales para los chicos neozelandeses de 8 a 12 años, un material donde se muestra la imagen que los extranjeros tenían de un pueblo rural de Andalucía a través del trabajo que hicieron en Villaluenga.

Y es que el equipo estuvo unas semanas recorriendo el país para, quedarse, finalmente, en el encantador pueblo gaditano en el que estaría cerca de un mes rodando, tomando fotografías de la vida diaria de la localidad y sus habitantes, sobre todo, de dos familias, una más tradicional y otra más moderna, según recoge el cuadernillo, que eran las protagonistas del filme.

Pero, realzando esa casualidad a la que se encomienda el investigador, el equipo llega a Villaluenga en un apasionante momento de la historia española, la Transición. Así, a ojos del hombre de hoy, la cinta trasciende de su objetivo didáctico para ofrecer un retrato sociológico de un pueblo de Andalucía a punto de cambiar. De esta forma, además de recordar cómo eran nuestras casas, barberías, bares y parques (en aquella época se inauguró el primer parque infantil en Villaluega) también se refleja el pulso de los primeros ayuntamientos democráticos mostrando, por ejemplo, el interior de la votación del referéndum por la Autonomía.

El interior de la casa de una de las familias protagonistas del documental 'El pueblo. 1981', rodado en Villaluenga del Rosario El interior de la casa de una de las familias protagonistas del documental 'El pueblo. 1981', rodado en Villaluenga del Rosario

El interior de la casa de una de las familias protagonistas del documental 'El pueblo. 1981', rodado en Villaluenga del Rosario

Todo esto está en la caja. Pero la caja tiene su propia historia que es la que explica cómo El pueblo. 1981 regresa en 2019 a Villaluenga donde se podrá ver a partir de las 21.30 horas, en la Caseta municipal, con la presencia de González Rueda, el alcalde de Villaluenga en 1981 (Juan Guerrero), el actual primer edil (Alfonso Moscoso) y uno de los directores de la cinta, Ian James Wilson.

Sea la casualidad u olfato investigador, el caso es que mientras que González Rueda trabajaba en su tesis doctoral se topó con el título de este documental y el lugar donde fue rodado. Apuntó el rótulo en un post-it y sólo volvió a él toda vez que la tesis estuvo terminada.

Tiró del hilo y encontró una crítica en la principal revista norteamericana de antropología que hablaba muy bien del documental, intentó conseguir la cinta a través del actual alcalde de Villaluenga, que tenía constancia de su existencia pero no le pudo ayudar a obtenerla. Lo intentó a través del préstamo interbibliotecario con dos universidades americanas y la Biblioteca Nacional de Nueva Zelanda, sin éxito, porque las copias que tenían eran en 16mm, y, finalmente escribió un correo a la productora donde le contestó Wilson, que le vendió a precio académico el documental en DVD, y con el que comenzó a mantener el contacto hasta que un buen día el australiano le envió la caja.

Una de las imágenes de Villaluenga del Rosario en 1981 que fue tomada durante el rodaje del documental. Una de las imágenes de Villaluenga del Rosario en 1981 que fue tomada durante el rodaje del documental.

Una de las imágenes de Villaluenga del Rosario en 1981 que fue tomada durante el rodaje del documental.

Cuando González Rueda descubre el potencial de su interior, no sólo organiza el visionado de la cinta en Villaluega sino que comienza a dar forma a un proyecto de hermoso título, La Andalucía rural vista desde la Antípoda ya que, oh de nuevo casualidad, la antípoda exacta de la provincia de Cádiz no es Australia, es Nueva Zelanda.

Así, con la proyección de El pueblo 1981, y del material inédito rescatado por el investigador, no se concluye nada sino que empieza todo. Y es que el visionado servirá para observar las reacciones del pueblo ante el documental que en el nuevo proyecto se complementarán con las entrevistas en profundidad al director y algunos protagonistas y las opiniones de 30 expertos de diferentes ámbitos que han visto el filme y han emitido su juicio. Todo ello para componer el retrato de cómo era la Andalucía rural a través del caso Villaluenga. “De superar la historia local y llevarla a la reflexión de cómo, en casi 40 años, hemos cambiado”, decide González Rueda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios