Alcalá del Valle

El instituto Fuente Grande, un ejemplo de educación inclusiva

  • La comunidad educativa reivindica la adaptación curricular en FP en el Día de la Discapacidad

Una clase del IES Fuente Grande, en Alcalá del Valle. Una clase del IES Fuente Grande, en Alcalá del Valle.

Una clase del IES Fuente Grande, en Alcalá del Valle.

La educación inclusiva es el modelo que busca atender las necesidades de aprendizaje de los alumnos con discapacidades. David Mancio Paradas y Rafael Romero Moncayo son alumnos de primer curso del ciclo de Grado Medio denominado Sistemas Microinformáticos y Redes, que se imparte en el IES Fuente Grande de Alcalá del Valle. Para la comunidad educativa de este centro, ambos chicos son un ejemplo de superación.

Así, lo expresan sus profesores Francisco Caballero, titular de Montaje y David Querol, titular de la asignatura de Ofimática, que observan cada día cómo progresan y se esfuerzan ante metas muy difíciles. Con motivo del Día de la Discapacidad, que se celebra hoy, la comunidad educativa quiere expresar el apoyo a este colectivo. “David Mancio Paradas, natural de Olvera, presenta síndrome de Down y se levanta cada día a las seis y media de la mañana para desplazarse a Alcalá del Valle y poder recibir las clases. Se desplaza junto a dos compañeros en autobús. Su familia y especialmente su madre luchan cada día junto a David para superar los estudios de este ciclo de Informática. Este es su segundo año en el centro y ya superó el curso pasado las asignaturas de FOL y Ofimática. Por su parte, Rafael Romero Moncayo es su primer año en el ciclo y presenta discapacidades intelectuales y físicas. Ambos luchan cada día contra las adversidades por conseguir sus sueños y están integrados completamente en clase con sus compañeros. David y Rafa son dos alumnos más de los 20 alumnos que hay en la clase”, destacan sus profesores.

Los docentes recuerdan “que la administración debería de actuar en estos casos donde los alumnos con discapacidades y que estudian ciclos formativos necesitan adaptaciones curriculares significativas que no se permiten en la Formación Profesional. Estas adaptaciones sí se permiten en la ESO, donde existen actuaciones educativas dirigidas a dar respuesta a las diferentes capacidades, ritmos de aprendizajes, con la finalidad de facilitar competencias claves y el logro de los objetivos”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios