Provincia de Cádiz

La mayoría de las urbanizaciones sigue sin plan contraincendios

  • Arranca la campaña del Plan Infoca, con la prioridad de proteger las zonas habitadas.

La mayor parte de las urbanizaciones o instalaciones industriales emplazadas en zonas forestales de la provincia o en sus límites siguen sin disponer de planes de autoprotección contraincendios, obligatorios desde 1994, según consta en el dossier que difundió ayer la Junta de Andalucía con motivo del anuncio del arranque de la campaña del Plan Infoca. Se trata de cientos de barriadas rurales, áreas residenciales, diseminados, gasolineras, naves y talleres o plantas eléctricas en zonas de alto riesgo donde las labores de extinción se complican y donde la prioridad es salvaguardar la vida de la población.

La inmensa mayoría de estas islas urbanas o industriales desprotegidas se encuentran en el Campo de Gibraltar, concretamente en San Roque, Los Barrios, Algeciras y Tarifa, municipios donde, año tras año, suelen registrarse los siniestros de mayor magnitud, muchas veces provocados por narcotraficantes como estrategia de desmarque de la Guardia Civil. La Junta inició el año pasado una campaña de información y notificación sobre la necesidad de ejecución de estos planes obligatorios para comunidades de propietarios y ayuntamientos. Ahora anuncia que este año se inspeccionarán y se abrirán expedientes sancionadores a aquellos que no los hayan redactado y ejecutado. En cualquier caso, el delegado del Gobierno andaluz en Cádiz, Fernando López Gil, prefirió mostrar una copia de uno de estos planes, como ejemplo de lo que se debe hacer y de cómo pueden facilitar el trabajo de los especialistas.

De hecho, más allá de los imprescindibles dispositivos especiales de extinción -en permanente alerta desde el 1 de junio y hasta el próximo 15 de octubre- la colaboración y la concienciación de la población, junto a la prevención, son las principales armas del Plan Infoca en la lucha contra los incendios forestales. Y es que sólo el 6% se origina por causas naturales. De hecho, el 50% son intencionados y las negligencias siguen siendo la segunda causa de todos ellos. Es más: desde que entraran en vigor las prohibiciones de barbacoas, quemas agrícolas y paso de vehículos a motor por espacios forestales o sus zonas de influencia en estas fechas, se han reducido en un 80% los incendios generados por las primeras y un 50% los provocados por las segundas.

Otra de las patas de esta labor de concienciación son las visitas de los escolares a los tres Centros de Defensa Forestal (Cedefo) de la provincia (Alcalá de los Gazules, Algodonales y El Estrecho) y de los especialistas del Infoca a los colegios. Este año llegarán a 580 niños.

Cuando todo lo anterior fracasa, conviene recordar que meter fuego al monte es un delito ecológico que puede conllevar penas de más de cinco años de prisión. Y que las Brigadas de Investigación de Incendios Forestales cuentan con la colaboración de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a la hora de esclarecer los siniestros y detener a sus autores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios