emilio corbacho y jorge fernÁNDEZ. faec

"No necesitamos muchos promotores, sino buenos profesionales"

  • El sector inmobiliario considera que ya ha pagado con creces el 'pecado' del tiempo de los intrusos y regresa con "la lección aprendida"

Emilio Corbacho junto a Jorge Fernández Quirós, en la sede de la FAEC en Cádiz, el pasado viernes. Emilio Corbacho junto a Jorge Fernández Quirós, en la sede de la FAEC en Cádiz, el pasado viernes.

Emilio Corbacho junto a Jorge Fernández Quirós, en la sede de la FAEC en Cádiz, el pasado viernes. / joaquín hernández 'kiki'

-Todo apunta que el sector está por fin sacando cabeza. Vuelve el ladrillo.

-No renegamos de que hablen de nosotros como el ladrillo, aunque cada vez se utiliza menos ladrillo y más otros materiales y mucha tecnología, pero bueno, así se nos conoce.

-Pero salen o no salen.

-Hay datos esperanzadores, pero vayamos con cuidado. Es un optimismo con base y con números detrás pero no para lanzar las campanas al vuelo. Venimos de una etapa tremenda en la que han desaparecido decenas de empresas y miles de empleos. Por nuestras características, el sector entró después en la crisis, que era una gigantesca crisis financiera no de vivienda, y, por eso mismo, estamos siendo los últimos en salir. De momento no hay grandes promociones, sino cosas pequeñitas pero muy bien hechas. Vamos viendo cómo los va admitiendo el mercado. Es una recuperación muy zonificada que ha empezado por la Costa del Sol, y más concretamente en Marbella, que se va extendiendo por las grandes ciudades y que ahora está llegando a la provincia, pero también de forma muy zonificada.

-Dicen que han aprendido. ¿Qué han aprendido?

-El amateurismo fue un golpe tremendo a nuestra imagen y la fama es nuestro bien inmaterial. No puede existir negocio si no hay confianza. La destrozaron. Ahora mismo no necesitamos muchos promotores, oficinas por todos lados, sino buenos profesionales. Está en nuestras manos dignificar un sector, tanto el promotor como el de la Construcción, que trabaja con un bien tan básico como es la vivienda.

-Hay heridas urbanas, no hace falta decir cuáles, en todas las grandes ciudades de la provincia, que les han hecho mucho daño.

-Mucho, mucho daño. Pero si analizamos algunas de ellas veremos que en muchos casos eran operaciones de intrusos que nosotros, los que llevábamos mucho tiempo en esto, hemos llegado a observar con absoluto pasmo. No siempre, pero sí muchas veces. Por eso hablaba de la profesionalización como gran lección. Para empezar ha cambiado por completo la relación de la Federación, que aúna a constructores y promotores, con los colegios profesionales, que ahora es mucho más estrecha. Y la propia Federación trabaja con esos intereses que a veces son encontrados entre unos y otros. Hemos aprendido a avanzar juntos. También con los sindicatos mantenemos una buena relación. Se detecta que hay una clara intención de que tenemos que sacar esto adelante entre todos porque somos un sector imprescindible para esta sociedad, cumplimos una función social. Y esa función social la tenemos que tener muy presente.

-Habla de profesionales. Para tener profesionales hace falta tener formación.

-Es una carencia y es algo de lo que queremos hablar con la Administración. Nos falta gente formada en la relación que ahora mismo la construcción tiene con las nuevas tecnologías. No se puede construir como hace treinta años porque ahora hay que construir vivienda con eficiencia energética, por ejemplo. No es poner un ladrillo encima de otro. Es un nuevo tiempo que también nos alcanza.

-Se trabaja en una nueva normativa regional de urbanismo sostenible.

-Los promotores sólo pedimos claridad en la normativa y el director general que la está impulsando, que es de Rota, tiene muy buena sintonía y está trabajando bien. Hemos vivido mucho tiempo en una absoluta inseguridad jurídica por la que había tantas disposiciones en la que lo difícil no era cumplir la norma, que lo era y mucho, sino saber qué norma estabas incumpliendo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios