Provincia de Cádiz

Una ordenanza efectiva y necesaria para unos, restrictiva para otros

  • Gobierno local y oposición muestran sus opiniones distantes sobre la normativa

Otro de los asuntos que se aprobó ayer en el Pleno fue la nueva ordenanza de convivencia, que regulará y sancionará algunas prácticas en la vía pública como la prostitución, la mendicidad coactiva o el 'botellón'. En el Pleno se vieron posturas antagónicas en torno a la nueva normativa local, una defendida por PP y PA alegando que es "necesaria" y "reclamada" por la ciudadanía y la otra, respaldada por PSOE e IU, que llegaron a calificarla de "recaudatoria" y "restrictiva de derechos ciudadanos". El edil de Policía Local, Carlos Coronado, aseguró que el nuevo reglamento es una "herramienta eficaz contra determinadas prácticas "que permitirá dar respuesta a las reclamaciones de muchos ciudadanos.

En cambio, la edil de Izquierda Unida Angelines Mancha afirmó que es una ordenanza que "defiende los derechos de los más privilegiados" y advirtió que hay una falta de concreción en las actuaciones sociales que contempla. "Los servicios sociales no tienen los recursos suficientes para ejecutarlas", advirtió. Por su parte, David de la Encina, en representación del PSOE, indicó que ha habido "falta de participación" en la elaboración de la ordenanza y aseguró que esta contiene algunos artículos que "restringen derechos de la ciudadanía". Asimismo consideró que la Policía Local podrá actuar con "gran discrecionalidad". En la sesión plenaria también intervino un portavoz de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (Apdha) quien advirtió que la nueva normativa podría "provocar que se estigmaticen o criminalicen algunos colectivos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios