Provincia de Cádiz

La plantilla de los centros sanitarios está al límite

  • El SAS no quiere aportar datos oficiales, pero todos los sindicatos llevan tiempo denunciando la progresiva pérdida de trabajadores en los centros públicos de la provincia de Cádiz

Las últimas contrataciones que ha realizado el Servicio Andaluz de Salud (SAS) han provocado un gran revuelo entre sus profesionales, porque se han desestabilizado las ya inestables y mermadas plantillas de trabajadores de los centros.

Todos los sindicatos están denunciando en los últimos años la pérdida progresiva de puestos de trabajo, debido a que no se cubren las jubilaciones, fallecimientos, incapacidades, comisiones de servicio ni cualquier otra incidencia que se produce. El SAS no ha querido aportar datos oficiales de personal en este sentido, pero según ha detectado Comisiones Obreras, desde el año 2012 que empezaron los recortes en Sanidad hasta ahora, se han producido unas 500 vacantes de todas las categorías profesionales en los centros de la provincia. Fuentes de este sindicato señalan que "en el mejor de los casos", algunas han sido cubiertas por personas con contratos eventuales al 75% de la jornada laboral, lo que da como resultado "una disminución sustancial de los recursos humanos en la sanidad pública gaditana" en los últimos años.

Declaran que, con las nuevas contrataciones eventuales que se han hecho el 1 de febrero a personas que ocupan puestos que el SAS denomina "estructurales", en algún centro se ha incrementado el número de contratos respecto a los que finalizaban el 31 de enero. Pero en cualquier caso, "son insuficientes" para la cantidad de puestos que se han perdido.

Uno de estos centros es el Hospital Puerta del Mar, donde CCOO afirma que ha detectado 31 contratos más entre todas las categorías. Así, detalla que se han hecho nueve más de enfermería, 11 de auxiliares de enfermería, tres de facultativos especialistas de área, dos de cocineros, tres de técnicos de farmacia, tres de técnicos especialistas de laboratorio, uno de fisioterapeuta, uno de pinche y uno más de técnico de alojamiento. En Atención Primaria del Distrito Sanitario Bahía de Cádiz-La Janda, se ha mantenido el mismo número de eventuales estructurales y en el Hospital de Puerto Real se ha aumentado la plantilla con dos facultativos especialistas.

CCOO valora estas cifras "positivamente, entre comillas", porque considera que "tendría que haberse garantizado la estabilidad de estos trabajadores desde hace tiempo". Y hace referencia también a las personas que tienen un contrato eventual no estructural: "Creemos que habría que garantizar su permanencia con contratos estables que vayan más allá de los cuatro meses porque gran parte de las vacantes que se han producido, se han ido cubriendo con eventuales no estructurales. Son parte de la plantilla".

Los sindicatos profesionales tampoco cuentan con datos oficiales y juegan con los censos electorales. El último es de octubre de 2014, que se hizo para las elecciones sindicales del pasado mes de diciembre.

El Sindicato Médico (SM) señala que actualmente está recabando datos de personal en todos los centros. En el Puerta de Mar, por ejemplo, están analizando servicio por servicio "para tener una idea exacta de cuántos facultativos hay en cada servicio, cuántos son propietarios, cuántos interinos y cuántos eventuales; y poder así comparar los datos con un listado que tenemos de 2012 y cuantificar cuántos puestos de trabajo de médico se han perdido en este hospital".

En el caso de Atención Primaria, calculan que desde el año 2011, se han perdido entre el 15 y el 20% de puestos de trabajo en el Distrito Bahía de Cádiz-La Janda. Afirman que el SAS había anunciado una tasa de reposición del 10% de las plazas de facultativos que habían quedado vacantes, "pero no ha llegado ni al 5%".

Explican que se han perdido puestos de trabajo de médicos y los cupos de pacientes se han repartido entre el resto de facultativos, encontrándose estos "totalmente desbordados, desmotivados y quemados". Aseguran que en la mayoría de los centros del Distrito, los médicos "superan con creces" el cupo de 1.500 pacientes, que es el número máximo por cada facultativo que marca la ley. Esto supone que por cada médico aumenta el número de atenciones que realiza "pero el tiempo es el mismo e incluso menos, porque hay personal contratado al 7% o incluso al 50% de la jornada laboral".

Añaden que en periodo de vacaciones o cuando se produce una baja por enfermedad, los médicos se reparten los pacientes del que falte y sólo se hacen contrataciones cuando falta más de uno. "Pero la contratación es al 75% y prácticamente se le obliga que esté al 100%".

Destacan que en la época de gripe, en la que se han incrementado considerablemente las visitas al médico, "no hay previsión ni se aumenta la plantilla, y no se da abasto. Atención Primaria no puede absorber el aumento de demanda porque es físicamente imposible, y estamos hablando de la vida de la gente. Es un auténtico despropósito lo que está pasando".

Respecto al Hospital de Puerto Real, en 2014 se jubilaron cinco facultativos y sus plazas sí han sido cubiertas, pero "por eventuales con contratos precarios de dos o tres meses", según el Sindicato Médico, que comenta que esas plazas deberían cubrirse con interinos vacantes con contratos indefinidos hasta que haya una oferta pública de empleo y un médico coja esa plaza en propiedad y se estabilice así ese puesto de trabajo.

Destaca que en Puerto Real se han cubierto esas cinco jubilaciones porque la plantilla en ese hospital "es tan ajustada y escasa, que cuando un médico se jubila o se pone malo, si no se cubre su puesto, hay que suprimir la actividad porque no se puede mantener".

Según el SM, la inestabilidad en la plantilla médica, que va cambiando cada varios meses, provoca que no haya una continuidad asistencial y eso conlleva un descontento entre los profesionales y entre los pacientes, que ven que cada vez les atiende un médico diferente "y esto repercute mucho en la calidad asistencial. Necesitamos contratos estables". Considera que los contratos que se han hecho ahora por un año no arreglan esta situación, porque el año que viene volverán a cambiar los facultativos.

Respecto al personal de enfermería de los centros del SAS, su sindicato, Satse, coincide con los demás en denunciar una pérdida progresiva de trabajadores. En el caso concreto del Hospital de Puerto Real, fuentes sindicales señalan que en cuatro años, la plantilla fija de enfermería se ha mermado en más de 20 profesionales, destacando que este centro "funciona diariamente con la plantilla mínima exigida para un día de huelga". Detallan que la ratio enfermero-paciente está en nueve enfermos por enfermero, que pasa a 12 por la tarde y a 18 por la noche, "una ratio muy elevada en comparación con la de la comunidad europea".

Aseguran que, desde hace varios años, "la falta de profesionales hace que no se pueda prestar la calidad asistencial que se merece la población a la que atiende".

Respecto al Hospital Puerta del Mar, Satse comenta que debido a la falta de profesionales de enfermería, a pesar de las contrataciones realizadas, "a los enfermeros se les obliga a cambiar de unidades para sustituir a los profesionales que faltan cuando se produce alguna incidencia. Estos profesionales no están familiarizados con dichos servicios, por lo que la calidad asistencial hacia el usuario disminuye". Añade que con esta medida, los servicios de donde salen esos enfermeros se quedan con menos recursos humanos.

Afirma que en este centro hospitalario, "se está recurriendo a los Enfermeros Internos Residentes que están en formación para cubrir las incidencias de personal". Y destaca que a pesar de que se han realizado contrataciones para marzo al 100%, "aún siguen contratos a tiempo parcial del 75%, incumpliendo el requerimiento de la Inspección de Trabajo de realizar jornadas completas de siete horas. Así, realizan jornadas de cinco horas en contra de su voluntad, dejando algunos servicios durante esas dos horas con menos personal".

En Atención Primaria, resaltan como principal problema "la falta de sustituciones del personal, debido a los recortes presupuestarios". Para el Satse, "es imposible mantener los estándares de calidad asistencial que merecen los ciudadanos cuando los profesionales deben hacer el mismo trabajo con menos recursos. Esto, en la práctica, conlleva una disminución de las agendas, que remite a los pacientes a saturar los servicios de Urgencias".

Toda esta situación de inestabilidad y sobrecarga de trabajo provoca descontento y desmotivación en todo el personal del SAS que, además, viene sufriendo desde hace años recortes en sus nóminas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios