Provincia de Cádiz

14 procesados por venta de cocaína en Guadalcacín, Chiclana y La Línea

  • Un acusado despachaba la droga en un bar de La Barrosa, según la Fiscalía · En la operación policial, realizada hace cuatro años, fueron capturados tres kilos de coca

La Audiencia Provincial de Cádiz juzgará el próximo enero a 14 acusados de participar en la venta de cocaína en diferentes poblaciones de la provincia de Cádiz. El juicio, señalado para ocho jornadas, iba a comenzar el próximo lunes pero ha sido suspendido a petición de un abogado que debe intervenir en otra vista a partir de la semana que viene. Los procesados fueron detenidos durante una operación policial desarrollada en 2008 en la pedanía jerezana de Guadalcacín, en Chiclana, en Algeciras y en La Línea.

En una de las intervenciones de la Policía fueron localizados tres kilos de cocaína. Estaban en un automóvil que había sido seguido desde Guadalcacín y que fue interceptado en la capital gaditana. Según el relato de la Fiscalía, esa droga fue recogida en el domicilio del matrimonio formado por los procesados A.S.R. y F.F.R., que se dedicaban a vender cocaína a otras personas y procesados, entre ellos a P.H.G., quien conducía el vehículo que transportaba ocultos los tres kilos de coca.

El coche fue interceptado en la calle Sorolla de Cádiz, en el barrio de La Laguna. Los agentes registraron el interior y hallaron la cocaína en un habitáculo ubicado bajo la ventanilla trasera izquierda, tras una trampilla que se activaba con un dispositivo electrónico automático instalado de manera artesanal. Allí había 17 cilindros que contenían 3.109 gramos de cocaína con una pureza del 71,1%, cantidad que hubiese alcanzado en el mercado ilegal un precio de 193.344 euros.

Entre los acusados en este procedimiento se encuentra también L.S.F., a quien el escrito de calificación provisional de la Fiscalía sitúa junto con su esposa, A.I.M., y su cuñada B.I.M., ambas también acusadas, como grupo dedicado a distribuir cocaína en Chiclana y en el Campo de Gibraltar.

El fiscal explica que en Chiclana le facilitaban cocaína al procesado F.U.U., quien regentaba un bar en el paseo marítimo de La Barrosa.

F.U. vendía a una serie de consumidores la droga que le compraba a L.S., según señala el escrito de acusación. Agrega que los clientes contactaban con F. por teléfono y luego se dirigían a la puerta trasera del establecimiento y allí él les entregaba la cocaína a cambio de dinero.

Durante julio y agosto de 2008, relata el fiscal, F. vendía cocaína de ese modo y los investigadores estaban al tanto de las operaciones porque tenían pinchados los teléfonos de varios procesados. Para evitar ser descubiertos, los compradores y el vendedor usaban un lenguaje clave. Se referían a la cocaína con diferentes denominaciones: ortiguitas, pargo, tomates, choquitos, fresitas, fruta, caravana, botellas...

El grupo de L.S. también suministraba cocaína al procesado M.T.P., anota el escrito de acusación. Ese acusado distribuía la droga a distintos consumidores con los que previamente se citaba en diferentes lugares de Chiclana, entre ellos la parte trasera de un bar. En ocasiones también les proporcionaba hachís.

El fiscal indica que en La Línea, L.S. contaba con los también procesados J.J.H. y S.J.H. para distribuir cocaína. Ellos se desplazaban normalmente al domicilio de L. en Algeciras para abastecerse de la droga que luego vendían a múltiples consumidores.

La conexión con los procesados residentes en Guadalcacín la establecía también L.S., quien tenía distintos proveedores de cocaína y entre ellos a A.S.R y su esposa, señala el escrito de calificación provisional.

El fiscal solicita para L.S. cuatro años y medio de prisión por un delito contra la salud pública (tráfico de drogas). Para su esposa, A.I., cinco años de prisión. Y para su cuñada, B.I., también cinco años. Para A.S.R., el fiscal solicita ocho años de prisión por tráfico de drogas y otros dos años y seis meses por tenencia ilícita de armas. Para F.U., tres años y seis meses de prisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios